Rescatar al PRI, misión imposible

Ivonne Ortega, Alejandro Moreno y Lorena Piñón, aspirantes a la dirigencia nacional del PRI. Foto: @PrensaCENPRI Ivonne Ortega, Alejandro Moreno y Lorena Piñón, aspirantes a la dirigencia nacional del PRI. Foto: @PrensaCENPRI

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– El próximo domingo, el PRI elegirá a su dirigencia nacional que habrá de conducir al partido los próximos cuatro años en medio de una sus peores crisis que lo tiene postrado en el tercer lugar como fuerza política nacional.

Para cualquiera que llegue a ocupar la presidencia del partido habrá de manejar un instituto casi en cascarón, sin fuerza para ser el fiel de la balanza en los contrapesos políticos, y con una falta de credibilidad interna que amenaza con generar profundas fracturas y divisiones de grupos, muy parecidas a las sufridas en 1987 con la salida de Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muños Ledo e Ifigenia Martínez a la cabeza de un numeroso grupo de militantes.

Las cosas pintan mal para el PRI en este periodo de transición de su dirigencia. Ninguno de los aspirantes –Ivonne Ortega, Alejandro Moreno y Lorena Piñón–, han logrado encender el ánimo de los militantes para participar en la votación que se realizará el próximo domingo.

Una muestra de esta desmoralización en el PRI es que después de dos procesos de auscultación, no logró cubrir las 6 mil 156 casillas que se prevén instalar en todo el país para la elección interna de su nueva dirigencia. Sólo tienen el 10 por ciento de cobertura con presidente y secretario de casilla y el temor entre algunos de los contrincantes es que Alejandro Moreno imponga a sus seguidores, lo que amenaza con un fraude.

La contienda interna ya está manchada por todos los escándalos que se han presentado desde antes del inicio. Los aspirantes se confrontaron con quien consideran el “candidato de la cúpula”, Alejandro Moreno, quien recibió el apoyo de 11 de los 12 gobernadores que tiene el PRI actualmente y a quien acusaron de usar los recursos del gobierno de Campeche para su campaña de imagen e inflar el padrón con nuevos militantes.

Fue tan fuerte la diferencia entre los contendientes, que el exrector de la UNAM, José Narro, renunció al acusar que se estaba gestando una simulación para imponer al exgobernador de Campeche, a quien llaman “Amlito” por su supuesta cercanía con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ulises Ruiz, a pesar de su mala fama, fue uno de los más críticos de la organización del proceso, acusando que Enrique Peña Nieto está detrás de Alejandro Moreno. Esto le provocó que fuera rechazado de la inscripción bajo el pretexto de que no cumplió con los requisitos estatutarios de apoyo de los sectores partidistas.

Al quedarse marginado, el exgobernador de Oaxaca unió sus fuerzas a Ivonne Ortega y José Alfaro, que tienen más posibilidades de pelear la dirigencia, ya que desde hace un año la exgobernadora de Yucatán viene formando una corriente interna desde que el año pasado quiso ser candidata presidencial.

Tomar las riendas del PRI y sacarlo del atolladero en el que se encuentra estancado parece una misión imposible si tomamos en cuenta que de los 6 millones 605 mil 740 militantes que tenía inscritos ante el INE, más de 5 millones sufren de inconsistencias e irregularidades.

Además, tiene una complicación económica que lo obligó a hipotecar por 100 millones de pesos uno de sus edificios, ubicado en José María Lafragua número 3, en la colonia Tabacalera, para organizar su elección interna.

Quien se quede al frente del PRI tiene ante sí recuperar la credibilidad, fortalecer la unidad y generar confianza para que sea nuevamente una opción en las próximas elecciones.

Por cierto… así como están las condiciones en el PRI, no se descarta que su elección interna se vaya a tribunales. Las acusaciones de que se está fraguando un fraude con robo de urnas, relleno de casillas y la compra de votos ya se han denunciado por algunos de los candidatos.

Comentarios

José Gil Olmos, reportero desde 1998. Colaboró en el periódico El Nacional y en el diario La Jornada. Desde el 2001 es reportero de la revista Proceso. Es autor de Los Brujos del Poder, La Santa Muerte la virgen de los olvidados, Los reporteros mexicanos en la guerra de Chiapas y Batallas de Michoacán.

Load More