Reaparece el exgobernador Mario Anguiano Moreno; confía que será exonerado

Mario Anguiano Moreno, exgobernador de Colima. Foto: Miguel Dimayuga Mario Anguiano Moreno, exgobernador de Colima. Foto: Miguel Dimayuga

COLIMA, Col. (apro).- En su reaparición pública, este viernes, el exgobernador Mario Anguiano Moreno dijo tener confianza de que será exonerado de los cargos que le formuló el Congreso local, que hace casi un año lo inhabilitó para ocupar puestos públicos por un periodo de 14 años y lo sancionó con la devolución de 515 millones 174 mil 928 pesos, por presunto desvío de recursos públicos.

Junto con el exmandatario fueron sancionados Rafael Gutiérrez Villalobos, secretario general de Gobierno en su administración, y Blanca Isabel Ávalos Fernández, exsecretaria de Finanzas, a quienes se les inhabilitó por cinco y cuatro años, respectivamente, para desempeñar empleos, cargos o comisiones en el servicio público municipal y estatal.

A estos dos últimos, un juez federal les concedió un amparo en enero para no ser sancionados, y se encuentra pendiente la resolución judicial en el caso del extitular del Poder Ejecutivo.

Este viernes, Anguiano Moreno asistió como invitado especial al tercer informe de Martín Flores Castañeda, secretario general del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado (STSGE), donde declaró ante reporteros que a casi cuatro años de haber concluido su sexenio se encuentra “muy bien, muy contento, ahora con el tiempo para hacer muchas de las cosas que nos gustan, entre ellas estar en el rancho y conviviendo más con los hijos”.

Cuestionado sobre las acusaciones en su contra por presunto mal manejo de recursos públicos, el exgobernador expresó que no ha querido salir a dar su opinión porque “no llegas a ningún acuerdo, es una discusión interminable y me parece que no prestigia lo que es la política”.

Por lo anterior, añadió, “he tomado como decisión dejar que hagan las acusaciones que quieran, que presenten todos los elementos de prueba, y yo espero que tengamos los resultados finales, los que emiten las instituciones facultadas para poder calificar si hubo o no desvío de recursos”.

Tras referir que su administración ha sido la más auditada en la historia, aseguró que, de cuatro, tres están finiquitadas, pues “no hay una sola de esas auditorías en las que haya habido señalamientos donde hayan encontrado elementos reales de prueba de desvío de recursos; se decía que yo tengo propiedades en el extranjero, en Texas, en Centroamérica… estamos esperando que presenten los elementos de prueba, y la verdad es que no han presentado nada”.

La única auditoría pendiente, apuntó Mario Anguiano, es la que tiene que ver con el manejo de un crédito de 600 millones de pesos, “que ni siquiera nos entregaron a nosotros, lo recibió el gobierno interino de Ramón Pérez Díaz; esperemos que este proceso termine para poder salir con elementos de prueba y fijar un posicionamiento, ni siquiera para hacer acusaciones, sólo para poder presentarle a la población todos aquellos elementos que nosotros tenemos para demostrar que todas aquellas acusaciones eran infundadas”.

—¿Tiene confianza en que saldrá libre, sin culpa? —preguntó un reportero.

—Yo les digo que no tengo una sola duda, porque es un tema donde ni siquiera recibimos los recursos. Sería ilógico que de una acusación donde ni siquiera recibimos nosotros los recursos pudiera salir… estoy convencido que de ese tema había tres personas que estábamos con sanciones, Rafael Gutiérrez e Isabel Ávalos, ellos ya fueron exonerados, falta el nuestro, vamos a esperar a que termine ese proceso para poder fijar un posicionamiento final de este tema.

En enero pasado, tras conocerse el amparo concedido a Rafael Gutiérrez e lsabel Ávalos, el presidente de la Comisión de Responsabilidades del Congreso local, Carlos César Farías Ramos, advirtió que debido a un “deficiente trabajo” en la integración de los expedientes de la anterior Legislatura, Mario Anguiano podría ser exonerado de las imputaciones en su contra.

Los exfuncionarios fueron sancionados el 27 de septiembre de 2018, tres días antes del final del periodo de la pasada Legislatura, y cuatro meses después los dos excolaboradores de Anguiano ya estaban exonerados.

El diputado petista Farías Ramos aclaró entonces que “era previsible que así sucediera, pero no es responsabilidad de la actual Legislatura, eso debe quedar bien claro, porque era de interés público que hubiera castigo a quienes provocaron un desfalco al erario estatal”.

Consideró que otra posibilidad es que la anterior Legislatura haya actuado con “revanchismo político” en contra del exgobernador y sus colaboradores. “Sin sacarle vueltas, hay dos conclusiones: un trabajo malhecho o una farsa desde un principio”.

Durante la entrevista de este día, Anguiano se negó a opinar sobre la actual administración de José Ignacio Peralta Sánchez, pues “no creo que sea yo la gente autorizada para emitir una calificación; la verdadera opinión, la que realmente vale, es la de la población, y yo dejaría que sea ella la que emita las opiniones”.

En relación con la situación del Partido Revolucionario Institucional (PRI), estimó que es muy difícil, dado que las condiciones que se dieron desde antes y en las pasadas elecciones, “los resultados que tuvo Morena y que fueron verdaderamente avasalladores, que no lo esperábamos muchos, puso a todos los partidos políticos en una condición complicada, muy crítica, por lo que me parece que el PRI tiene muchas cosas por hacer para poder volver a retomar y ganar la credibilidad de la población”.

Comentarios

Load More