Ánimo continuista en Morena para retener la Mesa Directiva en San Lázaro

La bancada morenista. Foto: Octavio Gómez La bancada morenista. Foto: Octavio Gómez

Se complica la sucesión en la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, actualmente en manos de Porfirio Muñoz Ledo. Aunque un acuerdo político de 2018 establece la rotación en el cargo y en el segundo año le correspondería al PAN, algunos diputados de la fracción mayoritaria, como Dolores Padierna, opinan que es mejor no soltar ese puesto a fin de allanar el camino al programa legislativo de la 4T. En esta transición es clave el coordinador de Morena, Mario Delgado, quien enfrenta el reto de mantener el control de la cámara y de llegar a la presidencia de su partido.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- “Ceder la presidencia de la Mesa Directiva sería una inocentada”, opina la vicepresidenta de ese organismo en la Cámara de Diputados, la morenista Dolores Padierna, quien sostiene que se trata de evitarle obstáculos al paquete legislativo de la 4T, que aún no concluye.

Del otro lado de su oficina, su compañero y también vicepresidente Marcos Adame, junto con otros cinco panistas, se alista para contender en su partido para obtener la candidatura a sustituir a Porfirio Muñoz Ledo en la presidencia del máximo órgano camaral.

Las tensiones entre Morena y PAN por el poder arrancaron los últimos días de julio. El segundo alega que por ley le corresponde encabezar el segundo año legislativo y evoca un acuerdo político del 5 de septiembre de 2018, donde se dijo que la presidencia sería rotativa.

Mario Delgado, cabeza de 258 diputados morenistas y presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo, que agrupa a representantes de los ocho partidos), sostiene que “se va a respetar la ley”. Pero los tiempos de esta pugna se le juntaron con los de la elección para la presidencia nacional de Morena, a la que él aspira.

La 4T necesita mantener la mesa directiva para sacar adelante un complicado presupuesto de egresos 2020, la ley de austeridad (que fijará los grandes criterios de dicho presupuesto), las leyes secundarias en materia educativa, el fuero, la consulta popular y la revocación de mandato.

“Priorizando la 4T es que necesitamos que Martí Batres y Porfirio Muñoz Ledo continúen al menos otro año más para terminar, porque no nos han dejado terminar”, alega en entrevista Dolores Padierna.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2231, ya en circulación)

Comentarios

Load More