AMLO firma el Pacto Oaxaca para “fomentar un crecimiento con bienestar” en el sur-sureste

Firma del Pacto Oaxaca. Foto: Twitter @alejandromurat Firma del Pacto Oaxaca. Foto: Twitter @alejandromurat

OAXACA, Oax. (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador firmó este miércoles el “Pacto Oaxaca, Hacia un Sur Sureste del Futuro”, con el objetivo de “fomentar un crecimiento con bienestar” en el sur-sureste del país, y para ello, subrayó, se unirán los sectores privado, social y político.

De acuerdo con el Ejecutivo, un progreso sin justicia es un retroceso, “y ya no queremos eso, hay que incluir a todos los estados”, en este caso: Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Campeche, Tabasco, Quintana Roo, Yucatán, Puebla y Veracruz.

Para el “nuevo paradigma”, López Obrador anunció cuatro eslabones de la cadena: el apoyo micro-empresarial y el rescate del campo desde abajo y con la gente, e impulsar los proyectos estratégicos y el desarrollo energético (Tren Maya, corredor interoceánico del Istmo de Tehuantepec y aeropuerto en Santa Lucía).

En el tercer eslabón –dijo– se trata de dar facilidades a la inversión y apoyar a la iniciativa privada, simplificando en primer lugar el pago de impuestos, es decir, que no haya tanto trámite y que nadie diga que necesita mensajes de confianza. “No vamos a cometer ningún acto arbitrario en contra del sector privado”, puntualizó el presidente.

El cuarto eslabón tiene que ver con “procurar que siga llegando la inversión extranjera y que le apuesten a México, y eso –recalcó– tiene que ver con algo que vamos a seguir cuidando: la relación con Estados Unidos, y lo mejor es la cooperación para el desarrollo, no aranceles, no medidas de fuerza. Lo mejor es que trabajemos de manera coordinada, y lo ha entendido el presidente Donald Trump. Contrario a lo que se pueda pensar, es buena la relación”.

Durante su intervención de 50 minutos, López Obrador precisó que para “el crecimiento del sureste necesitamos al sector privado, al sector social y al sector público, y ya hay proyectos importantes para detonar el crecimiento, por ejemplo, la construcción del Tren Maya. Es una inversión de 120, 150 mil millones de pesos, nunca se había invertido tanto, me refiero a una inversión pública”, detalló.

Luego de calificar el encuentro con el sector privado como “un acto de unidad para encabezar actividades productivas en el sur-sureste, el tabasqueño también presumió que el viejo sueño mexicano del puente multimodal planeado desde el porfiriato será una realidad.

Y celebró estar reunidos con “este propósito noble” de ponerse de acuerdo, sector privado, sector social y sector público, para impulsar el desarrollo del sur-sureste del país, luego de lo cual dio un espaldarazo al presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes Díaz –presente en el acto–, a quien calificó como una “persona excepcional”.

Respecto de la reactivación en la industria petrolera, añadió: “Estamos trabajando en 22 campos petroleros para aumentar la producción y frenar la decadencia en la producción. En Villahermosa y en el sur de Veracruz ya hay más movimiento, más vuelos, más visitantes, están de nuevo rentándose las casas”.

De igual manera, consideró que la inversión de ocho mil millones de dólares va a ayudar mucho, porque ya se están reactivando las empresas locales y el comercio.

“En los últimos años, la mitad de la inversión en Pemex se destinaba al norte del país y a las aguas profundas; la otra mitad, al sureste, cuando es sabido que el petróleo está en el sureste, en tierra y en aguas someras”, puntualizó.

Además, recalcó, deben aprovecharse los recursos naturales del sur y sureste, como el agua, donde se concentra el 70%, y por eso se está impulsando el sector agropecuario.

Otro proyecto extraordinario, abundó, es el del Istmo, uno de los más rentables por razones culturales y de soberanía. “Son 220 kilómetros, es decir, tiene el mismo potencial de Panamá, aunque tenemos una situación geográfica mejor que Panamá”, soltó.

Sin embargo, “aunque hay interés de países extranjeros, queremos que el desarrollo lo haga el sector público y los empresarios mexicanos, con la participación de las comunidades. Ahí tenemos muchas ventajas comparativas, tenemos la geografía y los dos puertos de Coatzacoalcos y Salina Cruz”.

Añadió: “Queremos que el Istmo se convierta en una zona franca y apoyar con incentivos fiscales en todo el Istmo. La preocupación que se tiene es el gas. Que no falte el gas en el sureste. De alguna manera se va a resolver, y pronto. Es un compromiso”.

En su oportunidad, el presidente de la Concamin, Francisco Cervantes Díaz, dijo a López Obrador que era un honor “tenerlo entre nosotros”, porque “México vive un momento histórico, porque de nosotros depende que ese futuro sea de paz y bienestar, fincada sobre el crecimiento. De nosotros depende generar el desarrollo social. Debemos revertir la tendencia de la pobreza. México no debe ser más el país con 52 millones en la pobreza”, soltó, luego de lo cual manifestó que el incremento de inversión pública debe ser acompañado de inversión privada, y que tenga un impacto positivo en el bienestar de la población.

Remató: “Hoy entregamos una propuesta de política industrial con crecimiento económico e inclusión social (y) cuenta con nosotros para darle vida a una etapa de prosperidad y fraternidad en nuestro país”.

A su vez, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, no escatimó en elogios al presidente, quien, apuntó, es “la variable que faltaba para el desarrollo del sur-sureste y se llama Andrés Manuel López Obrador”.

Comentarios

Load More