El Banxico baja tasa de interés a 8%; sugiere impulsar ambiente de confianza para la inversión

El Banco de México. Foto: Especial El Banco de México. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).—La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió bajar la Tasa de Interés interbancaria de 8.25% a 8.00%, después de seis meses de mantenerla sin cambios.

De acuerdo con el comunicado sobre política monetaria, la disminución en las tasas fue “tomando en cuenta que la inflación general ha disminuido conforme a lo previsto por este instituto central, la ampliación en la holgura mayor a la esperada, y el comportamiento reciente de las curvas de rendimiento externas e internas a diferentes plazos”.

Sin embargo, señaló que un miembro de la Junta de Gobierno votó por mantener dicho objetivo en 8.25%.

El banco central explicó que el entorno actual de la economía sigue presentando importantes riesgos de mediano y largo plazos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y el proceso de formación de precios en la economía.

En este sentido, consideró que es particularmente importante que además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas.

“En este contexto, es necesario atender el deterioro en la calificación crediticia soberana y de Pemex, así como cumplir las metas fiscales para 2019. En adición, es importante que el Paquete Económico para 2020 genere confianza. Asimismo, es indispensable fortalecer el estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad”, advirtió.

Actividad económica estancada

Según el comunicado, la información oportuna indica que en el segundo trimestre de 2019 continuó el estancamiento que la actividad económica en México ha venido registrando en los trimestres previos, como reflejo de una mayor debilidad en la mayoría de los componentes de la demanda agregada.

Así, agregó, las condiciones de holgura de la economía continuaron relajándose, incluso más de lo previsto, ampliándose la brecha del producto en terreno negativo. En un entorno de marcada incertidumbre, el balance de riesgos para el crecimiento continúa sesgado a la baja.

La inflación disminuyó

Por el lado de la inflación, destacó que entre junio y julio la inflación general disminuyó de 3.95% a 3.78%.

Ello debido, principalmente, a una reducción del componente no subyacente, el cual pasó de 4.19% a 3.64%, reflejando menores incrementos especialmente en los precios de los energéticos, así como en los de las frutas y verduras, mientras que la tasa de crecimiento de los precios de los productos pecuarios ha aumentado en el margen.

La inflación presenta los siguientes riesgos:

De entrada, que se mantenga la persistencia mostrada por la inflación subyacente y la posibilidad de que la cotización de la moneda nacional se vea presionada por factores externos o internos.

Al respecto, el Banxico adelantó que “si la economía requiere un ajuste del tipo de cambio real, el Banco de México contribuirá a que este ocurra de manera ordenada, evitando efectos de segundo orden sobre la formación de precios”.

Otros riesgos son la amenaza de imposición de aranceles por parte de Estados Unidos y que se adopten medidas compensatorias, si bien este riesgo se ha mitigado; que los precios de los energéticos reviertan su tendencia o que aumenten los precios de los productos agropecuarios; un entorno de debilidad en las finanzas públicas; y el escalamiento de medidas proteccionistas a nivel global.

Adicionalmente, que dada la magnitud de diversas revisiones salariales se generen presiones de costos, en la medida que estas superen las ganancias en la productividad.

En este contexto, el Banco de México aclaró que “mantendrá una postura monetaria prudente” y dará un seguimiento especial, en el entorno de incertidumbre prevaleciente, al traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios, a la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, en un contexto externo en el que persisten riesgos, así como a la evolución de las condiciones de holgura y presiones de costos en la economía.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More