Disturbios ensombrecen la manifestación #NoMeCuidanMeViolan; “¡Exigir justicia no es provocación!”, claman

Marcha contra la violencia a mujeres. Foto: Eduardo Miranda Marcha contra la violencia a mujeres. Foto: Eduardo Miranda

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Aunque originalmente la movilización #NoMeCuidanMeViolan buscaba visibilizar la violencia policiaca ante recientes casos de abuso, la situación se salió de control cuando un grupo de manifestantes llegó a las inmediaciones de la Secretaría de Seguridad Ciudadana capitalina y vandalizó la estación del Metrobús Insurgentes y posteriormente la estación de policía localizada en la calle Florencia, donde provocaron un incendio.

Otro grupo lanzó bengalas a las instalaciones de la dependencia que se encuentran en la calle de Liverpool, mientras algunas otras participantes dañaron con grafiti la columna del Ángel de la Independencia, y una camioneta de un colectivo feminista que acudió a la marcha desde Guerrero.

Los disturbios. Foto: Eduardo Miranda
Los disturbios. Foto: Eduardo Miranda

Entre las manifestantes, hubo quienes incluso prendieron fuego al interior de la estación Insurgentes. Algunas mujeres optaron por retirarse, mientras que otras avanzaron unos metros más a las instalaciones de la Secretaría Seguridad.

Con sombreros de brujas y al unísono de “Somos malas, podemos ser peores”, las mujeres terminaron por romper cada uno de los cristales del Metrobús y pintaron cada muro a su paso. Los varones terminaron por salir del contingente, bañados en pintura.

Aún con el fuego ardiendo debajo del letrero de la estación Insurgentes, las inconformes avanzaron sobre Paseo de la Reforma

Durante la manifestación dos personas presentaron ataques de asma y pánico, y una más resultó descalabrada.

“Ni una más, ni una asesinada más” y “con falda o pantalón, respetarme cabrón”, corearon a su paso las manifestantes por el camino de humo rosa y morado.

A su paso, la calle quedó impregnada de brillantina y polvo rosa con sabor azucarado y en él, las mujeres aprovecharon para delinear “no más violencia”

“Esos son, esos son los que chingan la nación”, lanzaron al llegar al edificio gubernamental, cuyo paso estaba impedido por el grupo de mujeres “Atenea”, un autobús y una camioneta blanca que terminó pintarrajeada y con los vidrios rotos.

Desde el edificio algunos hombres asomaron la cabeza y de inmediato las mujeres respondieron “tienen miedo, tienen miedo” y lanzaron bengalas en su dirección.

Los destrozos. Foto: Eduardo Miranda
Los destrozos. Foto: Eduardo Miranda

Ya en la Glorieta de los Insurgentes, un grupo de mujeres comenzó a lanzar botes de pintura contra el grupo de policías que terminó por tomarse de las manos y hacerse uno solo con los refuerzos de la policía auxiliar y los uniformados varones de color azul.

Manifestantes y policías. Tensión. Foto: Eduardo Miranda
Manifestantes y policías. Tensión. Foto: Eduardo Miranda

Las manifestantes advirtieron a las y los representantes de la prensa que no se podría grabar la movilización.

Juan Manuel Jiménez. de ADN40, realizaba una transmisión en vivo, y algunas mujeres le lanzaron diamantina. Sin embargo, un hombre lo golpeó directamente en la cara y lo derribó. El sujeto huyó en medio de jaloneos de algunas manifestantes que rechazaban su actuar contra el comunicador.

El reportero David Rodríguez, de Multimedios también fue agredido por algunas mujeres quienes le lanzaron pintura directo a los ojos.

Mujeres con  el rostro cubierto, igual que las que hace un par de días vandalizaron las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia de la CDMX, ahora pintaron de rojo, morado y rosa todo lo que encontraron a su paso con la leyenda “Estado violador”, “Ni una más” y “No tenemos miedo”.

Cientos de mujeres respondieron a la convocatoria realizada a través del hashtag #NoMeCuidanMeViolan y durante la primera parte, la manifestación transcurrió de forma pacífica, entre diamantina rosa, el nuevo símbolo de la lucha feminista.

Mientras unas sostenían las cabezas dibujadas de cerdos rosas con boinas de policía, otras montaron en la plataforma donde se encuentra el monumento “El Sereno”, a quien le colocaron un pañuelo verde, en sintonía con el símbolo pro aborto.

Desde ahí, las organizadoras leyeron una carta dirigida a las autoridades capitalinas con una exigencia puntual: decretar la alerta de Violencia de Género, sancionar la filtración de información y enjuiciar a los policías responsables de violación y acoso sexual.

Una chica con la ropa interior roja y encaje por encima de una blusa que le llegaba hasta las rodillas, ironizaba sobre la estigmatización contra el sector femenino, mientras otra alzaba un cartón que revivía el testimonio de una estudiante de la Prepa 3 a la que presuntamente encontraron semidesnuda en su escuela: “Sí le conté a mi mamá lo que estábamos haciendo, venimos a protestar”.

Junto al rostro enmarcado de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, estampado con la frase “Shame baum protege policías violadores”, las inconformes pegaron decenas de hojas impresas con los nombres de las mujeres desaparecidas en el país.

Al menos tres mujeres, entre ellas una policía recibieron atención médica en una ambulancia que llegó hasta la zona.

(Con información de Sara Pantoja)

 

 

Comentarios

Load More