El acuerdo del Cisen de Peña con la CIA: espionaje a la carta

Eugenio Ímaz Gispert, exdirector del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen). Foto: Octavio Gómez Eugenio Ímaz Gispert, exdirector del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen). Foto: Octavio Gómez

Un reporte que Eugenio Ímaz, entonces director del Cisen, entregó en 2013 al gobierno de Estados Unidos da cuenta de una red de espionaje entre la entidad mexicana y la CIA, nacida en el sexenio de Felipe Calderón y fortalecida en el de Enrique Peña Nieto. Documentos obtenidos por Proceso revelan que el organismo mexicano de inteligencia vigiló, por cuenta de la agencia estadunidense, a ciudadanos y diplomáticos extranjeros y muestran la operación de presuntos extremistas islámicos en territorio nacional.

WASHINGTON (Proceso).- En el contexto de la lucha contra el terrorismo internacional, el gobierno de Enrique Peña Nieto ratificó con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) un sistema de espionaje en México contra objetivos civiles y diplomáticos de varios países, revelan documentos clasificados.

El expediente del cual Proceso tiene una copia contiene el informe que Eugenio Ímaz Gispert, entonces director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), presentó en Washington –el 15 y 16 de abril de 2013– sobre los avances del espionaje internacional realizado con la agencia estadunidense.

Con el título “Notas”, los documentos clasificados del gobierno de Peña Nieto exponen a varios ciudadanos y diplomáticos de China, Corea del Norte, Cuba, Irán, Rusia y Venezuela como blancos del espionaje realizado desde México.

Los “Objetivos de interés para la CIA” hablan respecto de China de un proyecto de intercambio de información sobre agentes de inteligencia bajo cobertura de corresponsales en el país.

En cuanto a Corea del Norte, se refiere a un acuerdo para compartir datos relacionados con las operaciones clandestinas realizadas por diplomáticos norcoreanos en México y su conexión con América Latina.

Respecto de Irán hay un seguimiento técnico-operativo a un objetivo prioritario de atención (consejero de la sede diplomática en México). También se pide rastrear las actividades de los presuntos miembros de una red “dedicada a la introducción ilegal de iranés (sic) al país”, para ser trasladados a Estados Unidos, así como monitorear a una agencia turística ubicada en Quintana Roo, presuntamente vinculada con funcionarios de Irán y utilizada para el tráfico de indocumentados de ese país en territorio mexicano.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2233, ya en circulación)

Comentarios

Load More