Ofrecen recompensa por “mareros” que causaron trifulca en clásico de Honduras

Un hombre y un joven caminan con los ojos cerrados debido a los gases lacrimógenos disparados por la policía durante la trifulca entre los fanáticos de Motagua y Olimpia, en el estadio de Tegucigalpa. Foto: AP

CIUDAD DE MEXICO (apro).- El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, condenó este lunes los actos de violencia suscitados durante el clásico del futbol local, entre los equipos Motagua y Olimpia, que dejó un saldo de cuatro aficionados muertos y varios más lesionados, entre ellos tres futbolistas.

Por estos hechos, la policía de Honduras anunció una recompensa por 14 mil 300 dólares a la persona que colabore y proporcione información de los responsables de la tragedia.

Por medio de un comunicado, el mandatario hondureño Juan Orlando Hernández indicó que instruyó a las fuerzas de seguridad de su país “capturar a los actores de estas muertes y agresiones que han llenado de dolor y luto a toda la nación y al mundo deportivo”.

“Condenamos la indignante conducta terrorista, inhumana, llena de saña y maldad en actos provocados el día de ayer por mareros y pandilleros disfrazados de barras, esto no va a quedar impune”, advirtió el presidente en su comunicado.  

El presidente se comprometió que “Honduras debe sacar a los pandilleros terroristas del futbol” para culminar con la violencia social que vive el país.

https://twitter.com/JuanOrlandoH/status/1163272050288578561?s=20

El llamado clásico capitalino del futbol hondureño era considerado de alto riesgo. Con todo y ello, las autoridades no pudieron impedir la violencia desatada entre los aficionados de ambos equipos.

Orlando Hernández también expuso en su comunicado que el incidente “no quedará impune” y reiteró que instruyó a las fuerzas de seguridad a trabajar “sin descanso para capturar a los responsables, investigar las diferentes conexiones y cambiar radicalmente el manejo de estos eventos”.

El partido entre el equipo visitante Motagua y Olimpia estaba programado para disputarse el sábado anterior. No obstante, el autobús del equipo Motagua fue agredido a pedradas y botellazos por los aficionados locales cuando se dirigía el Estadio Nacional. Tres jugadores resultaron heridos.

Sin embargo, el enfrentamiento entre los fanáticos de ambos equipos prosiguió con un saldo de cuatro personas fallecidas. (Con información de agencias)

El funeral de Velis Baquedano, quien murió en medio de una pelea entre los fanáticos de los equipos rivales de fútbol hondureño. Foto AP Elmer Martinez

 

Comentarios

Load More