A casi 10 años del asesinato de Mariano Abarca, su familia sigue apelando en tribunales de México y Canadá

Mariano Abarca, líder del movimiento antiminero de Chicomuselo, Chiapas. Foto: Especial Mariano Abarca, líder del movimiento antiminero de Chicomuselo, Chiapas. Foto: Especial

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., (apro).- A pocos meses de cumplirse los 10 años del crimen del Mariano Abarca Roblero, el líder del movimiento antiminero en la Sierra Madre de Chiapas, sus familiares y amigos reiteraron que no cejarán hasta alcanzar justicia en la Corte de Canadá, en contra de la diplomacia de ese país en México y la empresa minera Blackfire.

En 2009, Abarca Roblero fue asesinado en Chicomuselo por oponerse a la explotación de la empresa canadiense de una mina de barita en ese municipio.

En conferencia, José Luis Abarca Montejo y Uriel Abarca Roblero, hijo y hermano de Mariano Abarca, respectivamente, así como Gustavo Castro, de la organización Otros Mundos y de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), informaron sobre la apelación de una decisión judicial sobre el caso en la Corte Federal de Canadá.

El juez de la Corte Federal de ese país, Keith Bowell, admitió en julio pasado la posibilidad de que el dirigente “quizás no habría sido asesinado” si la embajada canadiense en México hubiera “actuado de otra manera”, y aún así rechazó ordenar una investigación.

El 22 de julio del 2009, Mariano Abarca y miembros de la REMA, estuvieron frente a la embajada de ese país en la Ciudad de México, donde denunciaron abusos y evidenciaron la contaminación que Blackfire hacía en sus minas ubicadas en Chicomuselo, donde el activista encabezó un movimiento de resistencia civil por la contaminación ambiental.

El 17 de agosto del 2009, el gobierno de Juan Sabines Guerrero, vía la Fiscalía General del Estado, ordenó detenerlo y arraigarlo luego de una denuncia de la empresa minera en su contra. Tras la presión social, Abarca fue liberado.

Mariano había responsabilizado a la minera de varias amenazas de muerte que había recibido a lo largo de varios días. Incluso interpuso recursos penales por cada amenaza, sin embargo nunca se le garantizó su seguridad, de acuerdo con la versión de su familia.

El viernes 27 de noviembre del 2009 por la tarde, un par de sicarios llegó hasta el domicilio de Abarco y le disparó a quemarropa.

“Mariano Abarca acudió hace 10 años a la embajada de Canadá para denunciar el hostigamiento y acoso de la minera BlackFire a comunidades de Chiapas. La respuesta fue su encarcelamiento y posterior homicidio. Una década después, la familia Abarca continúa apelando a los tribunales de México y Canadá para exigir justicia”, dijo su hermano Uriel.

Recordó que Mariano Abarca Roblero fue precursor en la lucha por la conservación del medio ambiente, cuando en Chiapas iniciaba el avance del Modelo Extractivo Minero.

Dijo que con engaños, la canadiense Blackfire entró al ejido Grecia, en el municipio Chicomuselo, para extraer barita e intentó someter a la población mientras contaminaba sus ríos y tierras.

La respuesta al activismo de Mariano tuvo lugar el 17 de agosto de 2009, hace 10 años, cuando fue arrestado.

Blackfire lo acusó de los delitos de Atentados Contra la Paz y la Integridad Corporal y Patrimonial de la Colectividad y del Estado, Asociación Delictuosa, Delincuencia Organizada y Ataque a las Vías de Comunicación.

Señalaron que la falta de pruebas y la solidaridad nacional e internacional hicieron que el 24 de agosto del año 2009 Mariano Abarca Robledo fuera liberado.

Sin embargo, continuaron las amenazas. El 23 de noviembre, Mariano presentó una queja ante la policía, en la que manifestaba que dos empleados de la Blackfire lo habían amenazado de muerte. El 27 de noviembre de 2009 Mariano Abarca fue asesinado.

La familia y las organizaciones que los acompañan han pedido durante los 10 años que han pasado desde entonces, que se investigue y detenga a los culpables de su asesinato, que la embajada de Canadá en México asuma su responsabilidad por haber protegido a la empresa que violó los derechos humanos de los habitantes de Chicomuselo, y que puso en riesgo la vida de Mariano, hasta llegar a su muerte.

El 66 de febrero de 2018 la familia de Mariano presento una denuncia al Comisionado para la Integridad de la Administración Pública de Canadá, en la que solicitó la investigación de las acciones y omisiones de la embajada en México, cuya petición fue negada por lo que se interpuso un recurso de revisión frente al Tribunal canadiense.

La petición fue negada, pero la corte asume que si la embajada hubiera actuado de una determinada manera, Mariano seguiría vivo.

Comentarios

Load More