Exhiben inconsistencias en los portales de Compranet y POT

Todos los contratos MX, un proyecto de PODER

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En una revisión de los contratos adjudicados por el gobierno federal y que aparecen en los portales de Compranet y de Obligaciones de Transparencia (POT), el movimiento Poder detectó una serie de inconsistencias que poco ayudan a la transparencia y a la rendición de cuentas, como contratos con importe cero, y modificaciones constantes en los campos de datos y títulos que no especifican el producto o el bien adquirido.

Aunque resulta imposible apuntar a que esas prácticas sean resultado de la corrupción, al menos dejan entrever ciertas fallas en los procedimientos de captura de la información, el cumplimiento parcial de la normatividad y la falta de seguimiento a las mejores prácticas en materia de contratación.

Por ejemplo, la búsqueda de contratos en el portal Compranet muchas veces se vuelve un ejercicio imposible, mientras que los contratos reportados en el POT no cuentan con todos los campos que sí contiene el portal de Compranet. Además, no existe un sistema de evaluación de las Unidades Compradoras, responsables de capturar la información en las plataformas, por lo que no hay incentivos para que la información que aparece se encuentre completa, esté correcta y sea entendible.

Ambos portales –el POT y Compranet– han sido agregados a una enorme base de datos en QuiénEsQuién, Wiki y los contratos, y las unidades compradoras han sido evaluadas en TodosLosContratos, un proyecto de PODER que revisa las prácticas en materia de transparencia de las contrataciones públicas.

Aquí presentamos 10 malas prácticas que hemos detectado sobre cómo se reportan dichas contrataciones.

1.- Importe cero

En Compranet (antes Compranet Plus) se revisaron 466 contratos con importe 0. De todos ellos, 366 tienen el estatus de “Terminado”, término que se utiliza cuando el contrato se canceló antes de tiempo por razones imputables al proveedor.

Aunque el estatus por sí mismo habla de que hubo alguna falla por parte del contratista, no todos los contratos con ese estado cuentan con documentos en su enlace de Compranet que expliquen más a fondo qué paso, como sucede con el caso del contrato del 5 de agosto de 2018 entre ECOSUR-Tapachula, El Colegio de la Frontera Sur y Fridda Sugey Lopez Santiago. El importe es de 0 y no hay documentos adjuntos en la página del contrato.

Asimismo, 99 contratos tienen el estatus de “Expirado”, que significa que el contrato fue finalizado en tiempo. En el mejor de los casos, se encuentran contratos donde se adjuntan documentos y se puede revisar que, a pesar de que el contrato sí tiene un importe mínimo o máximo, la información en Compranet sigue mostrando 0.

Ejemplo de lo anterior es la contratación que hizo el Departamento de Recursos Materiales de la delegación de la entonces Procuraduría General de la República en el estado de Baja California con la empresa Vidamia, para la compra de boletos aéreos. El importe que aparece en Compranet dice 0, pero en la ampliación del contrato para 2019 se indica como importe máximo un millón 849 mil 755 pesos y un millón 202 mil 340 pesos, como importe mínimo.

Dentro de los contratos con importe 0, se detectó uno con el estatus de “Activo”. Se trata del contrato para la Red Compartida, una Asociación Público Privada, con la empresa de telecomunicaciones Altan Redes, S.A.P.I. de C.V. Fue uno de los proyectos más emblemáticos de la administración de Enrique Peña Nieto. En el contrato no hay documentos que indiquen la cancelación del contrato, por el contrario, se encuentra el contrato firmado.

Para conocer cómo se buscan los contratos con importe cero y otros trucos para investigar con QQW y Kibana, da clic en nuestro Manual.

  1. Títulos imprecisos

En el portal de Compranet no existe el campo de ítem, unidad o cantidad, que explicaría qué y cuánto se compra de un producto o las características de los servicios adquiridos. Sin esto, el título de cada contrato tendría que ser explicativo, comprensible y preciso de tal forma que no quedaran dudas sobre lo que se está pagando con dinero público.

Sin embargo, no siempre sucede así. Hay 744 mil 873 contratos en los que el título no es preciso; en cambio, está plagado de abreviaciones, códigos, nombres de los proveedores y palabras que no dicen nada sobre el tipo de servicio o bien contratado.

“Servicios Profesionales”, por ejemplo, es un título común. Tal es el caso del contrato firmado en 2008 por el Departamento de Comité de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y Martha Sofía Hellion Tova.

Lo mismo sucede con el contrato suscrito el 5 de octubre de 2018 por el Centro SCT Veracruz de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la empresa Nacional de Obra y Diseño, S.A. de C.V. Fue etiquetado con el siguiente código: IO-009000938-E160-2018.

Para saber cómo se buscan los contratos con títulos imprecisos y otros trucos para investigar con QQW y Kibana, da clic en nuestro Manual.

  1. Responsables de Unidades Compradoras que son proveedores

Esto significa que el punto de contacto capturado para el responsable de la unidad compradora, servidor público adscrito a alguna institución pública que realiza compras es igual al nombre del proveedor, es decir, a quien presta el servicio.

Un ejemplo es el contrato AA-008F00999-N39-2010, del 15 de agosto de 2010, que suscribieron la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios y el proveedor Felipe Alfonso Delgado Dorado. En el punto de contacto del responsable de la unidad compradora, aparece el nombre del proveedor.

La institución pública volvió a firmar un contrato en 2011 con Felipe Alfonso Delgado Dorado y otra vez capturó al proveedor como punto de contacto de la unidad compradora.

Es fácil identificar que se trata de un error en la captura de la información, sin embargo, se vuelve confuso entender qué campo es correcto.

Este mismo problema se encontró en el contrato SA-008000991-N2-2013, celebrado en 2013 entre una unidad compradora de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) y Homero Elieser Salazar Sepúlveda.

 Falta transparencia en la temporalidad de las contrataciones

Los contratos tienen diversas fechas relacionadas, la de inicio y la de fin, además de las fechas de publicación de la convocatoria y cierre de recepción de las propuestas. Si bien la mayoría de los contratos que aparecen en los portales de Compranet y el POT indican la fecha de inicio y la de fin, los del POT no incluyen los campos de las fechas de publicación de la convocatoria y cierre de recepción de las propuestas, por lo que es imposible saber cuánto tiempo les tomó el proceso de contratación.

Es el caso, por ejemplo, del contrato firmado en 2006 por la unidad compradora Administración de Operación de Recursos y Servicios del Servicio de Administración Tributaria (SAT) con la empresa Conaseg de México, S. de R.L. de C.V., por la cantidad de 774 mil 450. Ese contrató inició el 31 de diciembre de 2006 y terminó el 11 de julio de 2009, pero no se sabe cuándo se abrió la convocatoria ni cuándo se cerró la recepción de las propuestas.

  1. Sin documentos en el enlace

Cada contrato tiene su propia dirección de Internet en Compranet y en el POT. Sin embargo, no todos tienen documentos adjuntos que permitan conocer más detalles de cómo se realizó la contratación. Es común que esos documentos lleguen a manos de investigadores a través de una solicitud de acceso a la información.

Existen documentos relacionados con un proceso de contratación que deberían ser públicos y estar disponibles en las plataformas de contratación, como la convocatoria, la justificación de adjudicación directa si no es un concurso abierto, las propuestas presentadas, el fallo, las juntas de aclaraciones, y el propio contrato.

Muchas veces lo único que se adjunta, sobre todo en Compranet, es un formato llamado “Datos Relevantes”, donde viene alguna información del contrato, como el título, proveedor, importe, fecha y si forma parte de un contrato Marco. Esta información no es suficiente cuando se investiga contrataciones públicas.

Algunos ejemplos se pueden encontrar en Kibana, como es el caso del contrato firmado en marzo de 2008 por el SAT con la empresa Flour y Asociados, S.A. de C.V., alojado en el POT y donde no se publican documentos adjuntos.

  1. Sin información de contacto

Una buena práctica en la política de transparencia es llevar un registro de todos los actores que participan en un proceso de contratación sea por parte del gobierno y por parte de los licitantes, así como crear mecanismos para controlar el contacto entre ellos, tal y como indica la Comisión Federal para la Competencia Económica (Cofece). Pero ese registro no es público en ninguna plataforma de contratación.

Sólo Compranet incluye un campo de información de contacto de la UC, no así el POT. Dada la recomendación de Cofece sería importante conocer qué servidores públicos participaron en la contratación, además del nombre de todas las empresas licitantes en proceso abiertos.

 

  1. Campos cambiantes

Compranet se compone de dos datasets: Compranet 3.0, que contiene los contratos de 2002 a 2011 y Compranet, que contiene los contratos de 2010 a 2018. Ambas fuentes han sido incluidas en QuienEsQuien.Wiki / Kibana, y analizadas para detectar posibles malas prácticas a través de sus campos. A esto se suma que los campos del POT no replican muchos de los que existen en ambas versiones de Compranet.

Sin embargo, los campos que la SFP –responsable de Compranet hasta 2019– incluyó en un dataset y en otro no son exactamente iguales, lo que dificulta cruzar datos y por ende encontrar patrones que puedan indicar corrupción, lo cual ya es en sí mismo una mala práctica.

En el campo “Tipo de Contratación” en Compranet 3.0 se hace un desglose por servicios, adquisiciones, arrendamientos, obra pública y servicios relacionados con la OP. En Compranet Plus se respeta ese campo, pero se adiciona “Plantilla Expediente”, en el que sí se indica en cada contrato si fue firmado bajo la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público (LAASSP) o bajo la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas (LOPSRM), lo cual facilita el uso de filtros para delimitar más concretamente la búsqueda de contratos.

El POT no tiene ningún campo relacionado con la ley bajo la cual se contrata.

Para saber cómo se rastrea el campo cambiante de Tipo de Contratación y otros trucos para investigar con QQW y Kibana, da clic en nuestro Manual.

  1. Mismos proveedores con nombres diferentes

Dado que los datos que aparecen en cada contrato son capturados manualmente por personal de la unidad compradora, existen errores en los nombres de los proveedores que hacen que se identifiquen como diferentes, cuando en realidad son los mismos.

Por ejemplo, en Kibana se encuentran contratos con “Cal y Mayor y Asociados SC”, “Cal y Mayor y Asociados S.C.”, “Bufete Canales Cal y Mayor y Asociados, S.C.”, “Cal y Mayor y Asociados”, como proveedores. En realidad, se trata del mismo, Cal y Mayor y Asociados, S.C., pero el hecho de que esté capturado de forma diferente dificulta algunas tareas, como identificar absolutamente todos sus contratos, así como contar el total de contratos e importe que obtuvo la empresa a través de contrataciones públicas.

Para el reportaje sobre la leche, de la red PALTA, alianza entre siete medios de América Latina incluido PODER y próximo a publicarse, se tuvo que hacer una limpieza exhaustiva de los nombres de los proveedores, pues una primera búsqueda daba resultados que alteraban el listado de las empresas con más contratos y dinero ganado a través de ellos.

El hecho de que Industrias Lácteas Asturianas (ILAS Mexico, S.A. de C.V.) estuviera escrito de cuatro formas diferentes, evitaba que la firma que más dinero obtuvo por la venta de leche a Liconsa entre 2012 y 2018 se identificara de forma unívoca, y en cambio quedará repartida en cuatro empresas menores.

Estas diferencias también suceden porque existen al menos dos repositorios de contratos públicos en México, pero no siguen un mismo estándar. Así que los nombres que se capturan en Compranet y en el Portal de Obligaciones de Transparencia pueden diferir sin necesidad de que sean diferentes proveedores.

  1. Contratos sin Método de Contratación

Existen tres tipos de adjudicación de un contrato: abierta, cuando el proceso se abre para que proveedores compitan; por invitación a cuando menos tres, cuando la UC decide quiénes serán los tres o más proveedores que concursarán, y directa, cuando se le da a uno o varios proveedores sin necesidad de que concursen.

La adjudicación directa y las invitaciones a cuando menos tres han sido dos mecanismos criticados por expertos, dado que se podrían prestar para ser canales de corrupción y favores entre servidores y empresarios. Por eso es imperante conocer bajo qué tipo de adjudicación se hizo cada contrato.

Desafortunadamente no todas las unidades compradoras reportan esta información en los  contratos. Por ejemplo, el Hospital de Alta Especialidad de Ciudad Victoria “Bicentenario 2010”, o la Jefatura de Servicios de Adquisición de Medicamentos del ISSSTE.

  1. Dependencias sin rastro

No existe un registro histórico de dependencias del estado, incluidas empresas paraestatales, que solían ser contratistas y dejaron de serlo por alguna razón. Es el caso de Ocean Garden Products, Inc. empresa estatal camaronera con una larga historia de opacidad antes de ser vendida a capital privado en 2005.

El único contrato público de Ocean Garden Products Inc. tiene fecha del 11 de octubre de 2004, con Seguros Comercial América, S.A. de C.V., por servicios y aseguramiento integral de los bienes patrimoniales por mil millones 670 mil 511 pesos con 32 centavos. El enlace contiene documentos sobre la convocatoria y la junta de aclaraciones, pero no está adjunto el contrato.

Antes de ser vendida al consorcio Acuícola Boca, Granjas AquaTech y Grupo Industrial Pesquero Mexicano, Ocean Garden Products pertenecía al Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) y había sido señalada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por “una deuda irregular superior a los 105 millones de dólares y acusó a su presidente ejecutivo por un presunto quebranto patrimonial cercano a los 11 millones de pesos”, según documentó Nancy Flores en la Revista Fortuna.

A pesar de que Compranet registra contratos de 2002 a 2018 no existe rastro de la empresa y sus contrataciones antes de 2004.

Para conocer trucos para investigar con QQW y Kibana, da clic en nuestro Manual.

Si te interesa saber cómo puede mejorar el sistema de contratación abierta en México consulta el informe “Contrataciones abiertas para la rendición de cuentas. El caso de México.” (Con información de Félix Farachala; edición, Eduard Martín-Borregón).

 

Comentarios

Load More