La UADY ha recibido 22 denuncias sobre equidad, discriminación y violencia de género

Marcha de estudiantes de la UADY del pasado 11 de junio. Foto: Tomada de Facebook UADY sin acoso Marcha de estudiantes de la UADY del pasado 11 de junio. Foto: Tomada de Facebook UADY sin acoso

MÉRIDA, Yuc. (apro).– La Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) aseguró que todas las quejas que ha recibido sobre equidad de género, discriminación y violencia contra las mujeres han sido atendidas “con perspectiva de género, apegadas a las leyes vigentes y conforme a la normativa internacional aplicable a estos casos”.

Alejandro Pulido Cayón, vocero de la máxima casa de estudios yucateca, informó que han recibido 22 denuncias, por las cuales se integraron 15 expedientes.

Aclaró que en uno de los expedientes se acumularon varios casos por tratarse de la misma persona imputada, un profesor de preparatoria al que se le rescindió el contrato tras comprobarse las acusaciones.

Añadió que en la Facultad de Ingeniería se presentó otro caso de acoso, pero las investigaciones se cerraron, al menos en cuanto a la UADY respecta, luego de que el profesor involucrado presentó su renuncia.

En los otros casos, las partes llegaron a acuerdos, salvo en el polémico caso del Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, donde el jurídico de la UADY sancionó con ocho días de suspensión y seis meses sin prácticas a un estudiante que fue acusado de “probable acoso”, que no de violación, a una compañera.

Dicha sanción causó revuelo entre estudiantes del movimiento “UADY sin acoso”, que exigió a la institución que “no forme feminicidas”.

Pulido comentó que, aunque el “Protocolo de prevención, atención y sanción de la violencia de género, discriminación, hostigamiento, acoso y abuso sexuales” entró en vigor la semana pasada, se estuvo elaborando desde hace tres años y no surgió a raíz de las recientes protestas contra la UADY, las cuales “si acaso lo catalizaron”.

Aclaró que desde 2010, la UADY institucionalizó la perspectiva de género, por lo que este tipo de denuncias siempre han sido atendidas, aunque antes de la entrada en vigor del Protocolo y la Comisión encargada de aplicarlo, eran investigadas y resueltas por el área jurídica.

Comentó que fue personal de la Coordinación Jurídica la que investigó y dispuso la sanción al estudiante, y destacó que fueron abogadas las que se encargaron de la investigación del caso.

 

Estudiante denuncia linchamiento

Satanizado por la comunidad universitaria, D.V.C., el estudiante del Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) acusado por una de sus compañeras de “presunto abuso sexual”, rompió el silencio para dar a conocer su versión.

En una carta abierta dirigida a la comunidad universitaria y al público en general, que difundió a través del Diario de Yucatán, el joven asegura que ha sido difamado en notas periodísticas y redes sociales, donde se le ha atacado “con adjetivos inválidos, señalamientos de odio y textos radicales sin tener un sustento real ni fidedigno”.

Dijo que “tras un proceso desgastante”, la UADY lo sancionó por “un beso no consensuado” en una salida en la que ambos estudiantes implicados coincidieron en Río Lagartos, y aseguró que “no hubo agresión sexual, abuso ni acoso”.

Insistió en que “no hay nada qué castigar en función de lo que acusa la alumna, ya que las declaraciones no tenían fundamento más que su percepción bajo los influjos de estupefacientes (lo declaró por escrito ella misma)”.

Añadió que la chica que lo acusa “en su denuncia hace mención en todo momento de supuestos como ‘yo pensé, yo creí’; posteriormente en los interrogatorios ratifica que jamás fue obligada a nada, ni violentada y mucho menos abusada”.

Y reprochó que “mientras tanto, en notas periodísticas su caso se expuso como ‘abuso sexual’, cuando el acta levantada era por un ‘probable acoso’, por tanto, no es justo que personas y diarios hagan señalamientos como abusador, agresor sexual, acosador o peor aún violador”.

Sostuvo que el día en cuestión “había mucha gente en la zona (el grupo de estudiantes, trabajadores, estudiantes de otra escuela, investigadores de una institución científica, incluso un camión repleto del personal de la Marina), por lógica era imposible que sucedieran los supuestos hechos de una agresión contra cualquier persona ahí presente”.

Asegura que la denunciante no pudo presentar ningún testigo “real” y, en cambio, la chica que él presentó como testigo “fue fuertemente agredida por mujeres ya identificadas en calles del centro de Mérida, causándole laceraciones en cara, brazos y pecho”, por lo cual hay una denuncia en el Ministerio Público.

Destacó que las agresoras de su testigo la atacaron porque “estaba protegiendo a un ‘violador’”.

Argumentó que la estudiante que lo acusa ha interpuesto ante el Ministerio Pública otras denuncias por agresión sexual contra otras personas.

Consideró que “V.C.V. ha sido mal aconsejada, asesorada por gente totalmente ajena y ahora se siente cobijada por grupos radicales que buscan solo baños de sangre”.

Por último, dijo que debido a las calumnias se siente amenazado por estudiantes que desconocen lo sucedido, “sólo suponen y hablan sin fundamento, pero que amenazan mi integridad con publicaciones en donde mencionan golpearme o tomar acciones en mi contra, incluso han ventilado mi nombre completo”.

Al respecto, la UADY emitió un comunicado dirigido a la comunidad universitaria y la sociedad en general, en el que respondió:

“En los últimos días, a través de medios de comunicación y en redes sociales se ha dado relevancia a temas sobre equidad de género, discriminación y violencia contra las mujeres, que particularmente aludieron a la sanción impuesta” a uno de sus alumnos, “así como a una funcionaria que presuntamente se habría expresado de manera contraria a los principios éticos de esta Casa de Estudios”.

Afirmó que, “en el caso específico de los hechos ocurridos en el Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, la sanción emitida fue proporcional a la falta acreditada durante el proceso que se llevó a cabo, sin que ello afecte el derecho de las partes a recurrir a las instancias que consideren pertinentes”.

También aseguró que las denuncias públicas “sobre conductas presuntamente contrarias a los principios éticos de la UADY, efectuadas en las redes sociales de una funcionaria universitaria”, procederá “a indagar las circunstancias en las que fueron hechas y, conforme al Estatuto General y las disposiciones del Contrato Colectivo de Trabajo respectivo, tomará las medidas disciplinarias que correspondan”.

Dicho punto alude a una profesora denunciada por haber emitido en sus redes sociales comentarios personales en contra del movimiento feminista.

En su comunicado, la UADY dijo también que “se encuentra en proceso de educación para crear un nuevo paradigma de convivencia entre todas las personas que integran su comunidad”, y añadió que para la institución es “primordial fomentar una cultura de respeto, de prevención y denuncia, que nos lleve a un ambiente armónico y de empatía”.

Load More