Concesionaria de agua en Puebla rechaza ser la generadora de espuma tóxica en Valsequillo

La búsqueda de Juan Ignacio Mendoza. Foto: Twitter @PCPueblaCapital La búsqueda de Juan Ignacio Mendoza. Foto: Twitter @PCPueblaCapital

PUEBLA, Pue. (apro).- La concesionaria Agua de Puebla para Todos rechazó que la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales San Francisco sea la causante de la nube de espuma tóxica que se formó en la presa de Valsequillo y que provocó la muerte de una persona, en julio pasado.

En un comunicado, luego de las acusaciones que hizo en su contra la organización civil Movimiento Antireeleccionista Poblano, la concesionaria del servicio de agua aseguró que esa planta y las otras que opera, trabajan a su nivel de diseño y en apego a las normas oficiales mexicanas.

Las plantas tratadoras de agua a su cargo, añadió, procesan al día al menos 2 mil 400 litros por segundo, e incluso descargas “ilegales” que provienen de industrias y casas habitación.

Sostuvo que ese proceso se respalda en 24 monitoreos de calidad a la descarga, ejecutados en 2018 y lo que va del 2019 por un “laboratorio acreditado”.

Aguas de Puebla indicó que de 2016 a la fecha ha invertido en las plantas de tratamiento más de 209 millones de pesos para optimizar los procesos y asegurar la operación diaria de las mismas.

El gerente de Calidad del Agua de la concesionaria, Daniel Lugardo González, rechazó que las plantas de tratamiento no funcionen de manera adecuada en la zona de cobertura a cargo de Agua de Puebla.

Afirmó que, de acuerdo con lo consultado en el Sistema Nacional de Información del Agua, de manera previa a la entrada de Concesiones Integrales, S.A. de C.V. a la zona de cobertura, la calidad del río Atoyac ya presentaba altos niveles de contaminación.

A la Planta San Francisco, así como al resto de las plantas de tratamiento, abundó, llegan descargas arrojadas de manera clandestina por industrias y viviendas de manera irregular.

Se estima que de los 2 mil 400 litros de aguas residuales por segundo que son tratados en las plantas, al menos el 35% que ingresa proviene de comunidades que carecen de plantas tratadoras o las tienen fuera de funcionamiento, indicó.

“Por lo cual, el volumen de agua que ingresa a los colectores cuenta con severos niveles de contaminación, y a pesar de ello son procesadas para reducir la afectación al ambiente”, soltó.

Lugardo González aseguró que la nube de espuma que se formó en Valsequillo obedece a un proceso generado por la descarga en los afluentes de agua con jabón en grandes cantidades, que al ser arrastrada por la corriente y el movimiento natural, provocó que se formara la capa blanca.

“Dichas aguas jabonosas provienen de descargas hechas tanto de casas habitación como de algunas industrias, y al ser arrastradas se genera un efecto similar al de jabón en una ‘lavadora’, que es lo que en ocasiones se logra ver como si se tratara de una nube blanca sobre el agua”, explicó.

El pasado 20 de julio, un asesor inmobiliario identificado como Ignacio “N” cayó en esa espuma y fue arrastrado por las aguas del canal, cuando se acercó para tomarse una fotografía con la “nube”.

A partir de eso, el observatorio ciudadano Movimiento Antirreeleccionista inició una investigación que consistió en seguir el cauce de la espuma tóxica.

Ayer presentó un video para demostrar que la espuma que contamina las aguas del río Atoyac desemboca en la laguna de Valsequillo y sigue hasta el distrito agrícola de riego de Tecamachalco, pero sale de las descargas generadas por la planta tratadora San Francisco, ubicada en la reserva territorial Atlicáyotl.

Los integrantes de la organización acusaron a la empresa concesionaria del servicio de agua de Puebla de incumplir con el proceso de saneamiento del líquido, por lo que pidieron a las autoridades estatales y municipales fincar las responsabilidades correspondientes y analizar la revocación de la concesión otorgada desde 2014.

Comentarios

Load More