Android ya no estará en el mundo de caramelo

La escultura de Android en el Googleplex de California, rodeado de postres. Foto: Especial La escultura de Android en el Googleplex de California, rodeado de postres. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Las nomenclaturas de los sistemas operativos computacionales suelen ser un buen recurso de mercadotecnia para atraer la atención sobre lo que previsiblemente sería información técnica, inaccesible y aburrida.

Un ejemplo es Android, el sistema operativo para dispositivos móviles propiedad de Google, que había sostenido una tradición de nombrar cada evolución suya con un conocido nombre de dulce, galleta o chocolate, y que esta semana llegó a su fin.

La forma más sencilla de ir nombrando cada evolución de un sistema operativo es la numérica. Sin embargo, las principales compañías han ensayado variantes que, más allá de su funcionalidad, vuelven amigable lo que de origen es árido.

Microsoft designó casi siempre los avances de su sistema Windows con números y decimales, salvo algunas excepciones: NT, Vista, XP. En Apple, el sistema operativo de las computadoras Macintosh fue numérico hasta que llegó a su versión 10, y cuyas versiones siguientes evolucionaron por medio de decimales (10.1, 10.2) y nombres clave que, por alguna razón nunca precisada, fueron de felinos.

Así, los distintos sistemas operativos de las computadoras Mac se llamaron Cheetah, Puma, Jaguar, Panther, Tiger, Leopard, Snow Leopard, Lion y Mountain Lion. La tradición se rompió en 2013, cuando Apple decidió rendir homenaje a la geografía de California designando sus sistemas con los nombres que aluden a lugares icónicos de ese estado: Mavericks (una localidad para surfear), Yosemite (un parque nacional), El Capitan (una formación rocosa), Sierra y High Sierra (una cordillera), Mojave (un desierto) y próximamente Catalina (una isla).

Con apenas 11 años de existencia que cumplirá el próximo 23 de septiembre, Android basó alguna parte de su popularidad en haber utilizado nombres de golosinas para designar sus sistemas operativos. Los postres elegidos irían en orden alfabético.

Las primeras versiones de Android fueron Alpha y Beta y a partir de ahí se llamaron Cupcake (panqué), Donut (dona), Eclair (un postre francés), Froyo (yogurt congelado), Gingerbread (galleta de jengibre), Honeycomb (panal de dulce) Ice Cream Sandwich (helado sándwich), Jelly Bean (caramelo en forma de frijol), KitKat (la marca de chocolates), Lollipop (paletita), Marshmallow (malvavisco), Nougat (otro postre francés), Oreo (la marca de galletas) y Pie (pastel).

En esta ocasión debió tocarle a la letra Q. Pero no será así, porque Google decidió que se llamará 10.

¿La razón? De acuerdo con su comunicado, aunque reconocían que parte de la diversión entre sus fans era adivinar qué empalagoso nombre le pondrían al siguiente sistema operativo, esta nomenclatura no siempre fue entendida a escala global. No todos los países del mundo sabían que se referían a un postre o éste simplemente no era conocido, además de que algunos nombres generaron problemas de pronunciación.

Y sí, Google decidió que era mejor regresar al sistema decimal. Sólo falta que a las sucesivas versiones les ponga también nombre de gatos.

Comentarios

Load More