La UNAM desarrolla misión para enviar robots a la Luna en 2021

Gustavo Medina Tanco, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares y responsable del proyecto. Foto: www.dgcs.unam.mx Gustavo Medina Tanco, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares y responsable del proyecto. Foto: www.dgcs.unam.mx

CIUDAD DE MÉXICIO (apro).- La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrolla la misión Colmena a través de la cual pretende lanzar nueve robots pequeños a la superficie lunar en 2021.

“Se trata de una acción para posicionar tecnológicamente a México en una nueva etapa de exploración científica y explotación comercial, que probablemente se desarrollará en asteroides y lunas”, afirmó Gustavo Medina Tanco, responsable del proyecto.

El también investigador del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) detalló que los equipos, semejantes a engranes, tienen ocho centímetros de diámetro por cuatro de altura, y se desplegarán aleatoriamente por la superficie lunar, por la cual navegarán de manera autónoma hasta encontrarse unos a otros, formar un enjambre, conectarse eléctricamente y crear un panel solar del mayor tamaño posible.

La misión, precisó, es completamente desarrollada en el Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX) del ICN, y cuenta con el apoyo de la Agencia Espacial Mexicana (AEM), del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), del gobierno del estado de Hidalgo y de diversas empresas de tecnología socialmente comprometidas con el desarrollo científico, tecnológico y económico de México.

Medina Tanco indicó que el lanzamiento de Colmena está programado para 2021 y estará a cargo de la empresa privada estadunidense Astrobotic, la cual también llevará experimentos de otros países y de la NASA.

La carga útil de Colmena, apuntó, incluye a los nueve robots, además de un módulo de telecomunicaciones, telemetría y despegue, con una masa total de 500 gramos.

Su lanzamiento, subrayó, constituye un desafío tecnológico único debido a su baja masa total, sumada a los rigores del lanzamiento del viaje en el medio interplanetario y de la supervivencia sobre la superficie lunar.

Además, el universitario destacó que en el diseño, construcción y validación de Colmena participan alumnos de la UNAM, de carreras vinculadas con ingeniería, física, matemáticas, actuaría, psicología, arte y diseño, entre otras, quienes trabajan en un ambiente multidisciplinario.

“Esta misión es también una oportunidad para formar recursos humanos en el sector espacial”, remarcó el responsable del proyecto, que cuenta en su laboratorio con 50 participantes, desde estudiantes de bachillerato hasta doctorado.

Medina Tanco explicó que los asteroides y lunas generalmente no tienen atmósferas o campos magnéticos propios, y sus superficies están expuestas al bombardeo meteorítico y de partículas de alta energía del viento solar.

“Como consecuencia, estos cuerpos celestes poseen una capa de regolito, un polvo muy fino, abrasivo, radiactivo y cargado electrostáticamente, sumamente dañino para toda la tecnología que se pretenda desplegar en ese ambiente, especialmente cerca del suelo”, indicó.

Por ello, adelantó, la estrategia del LINX es desarrollar enjambres de robots muy pequeños, que puedan operar de forma cooperativa para desarrollar ensamblajes de estructuras o tareas grupales, haciendo uso de propiedades de sistemas complejos y sus propiedades emergentes.

“Los equipos harán mediciones del polvo regolito, que levitará por encima de los robots debido a procesos de plasma polvoso, energizados por el viento solar”, aseguró el experto y encargado del proyecto.

 

Comentarios

Load More