“Colibríes y flores” resuenan en el Sindicato Rupestre

Guillermo Manzo en el Sindicato Rupestre. Foto: Twitter @SRupestre Guillermo Manzo en el Sindicato Rupestre. Foto: Twitter @SRupestre

CUIDAD DE MÉXICO (apro).- El espíritu revolucionario y libre de nuestra ciudad resonó en el Sindicato Rupestre como parte del show “Colibríes y flores”, el cual congregó a grandes representantes de la música independiente así como a sus fieles seguidores.

Lety Servín, Rafa Mendoza, Roberto y Julia González, Guillermo Manzo y Beto Ponce en compañía de Iris Bringas y Jehová Villa, ofrecieron un estrepitoso concierto reflejo de la calidad sonora de la ahora llamada CDMX.

La noche del pasado sábado se bañó de aquellas letras y rolas llenas de poesía, protesta social y política, todo inmerso en un ambiente desenfadado y de hermandad que sólo el Sindicato Rupestre puede generar.

El espacio, ubicado en el Foro Sonart de la Calzada de Tlalpan número 1526, colonia Portales, abrió sus puertas para abrigar a amigos de la vieja guardia, así como nuevas generaciones que llevan tatuado el corazón rupestre.

Guillermo Manzo tuvo el encargo de emprender el vuelo cuando el reloj pasaba las 20:00 horas, quien compartió “Lo que nunca va a pasar” y “No nos cuidan, nos violan” (disco Brote de bambú) en apoyo absoluto a las mujeres que han sufrido de acoso y al movimiento de protesta femenista; añadiendo “El corrido de la voz”, dedicado a la periodista Carmen Aristegui y a la censura que tuvo con el gobierno de Peña Nieto.

Después llegó la estafeta a la insignia rupestre Beto Ponce, quien subió al escenario que goza de la cercanía del público en compañía de Iris Bringas y Jehová Villa, para rasgar “Calzada De Tlalpan”. Continuó con rolas como “Brindis por un difunto” y “Llévate lejos tu blues”, reviviendo añoranzas rockeras logrando una magia especial entre Ponce y Villa en la guitarra, junto con Bringas en los coros y cajón. Regalaron un acto cercano a una hora, del que destacó “Mírame Desaparecer” y sin faltar “Tren de Guanatos”.

Después llegó el turno a Roberto y Julia González, el dúo conformado entre padre e hija de quienes se escucharon “La guerra”, “Quiero estar contigo”, “El gato” y la emblemática “El huerto”, concediendo la alternativa a Leticia Servín.

La originaria de Morelia, Michoacán, derrochó una intensa noche con su calidad vocal y estremecer, bien recibida por la audiencia con incesantes aplausos entre cada corte.

Servín concedió la apasionante “Colibrí” haciendo retumbar el foro y la desgarradora “Isis” con las ambivalencias que da el enamoramiento sin importar espacio o tiempo.

El trovador Rafael Mendoza prosiguió con el encuentro, quien entonó “Soy Mi Voz”, invitando a Leticia Servín para interpretar a dúo la canción popular mexicana “Cielito lindo” y un frenético arreglo en conjunto para “¿Qué Me Pasa?”.

El festín daba cerrojazo con “Una Gota de Mi Sangre”, “Enteramente para mí” y los versos a capela para “Los pétalos de una flor”, dejando satisfechos a los invitados.

Poco después de las cero horas en punto, reventó el toquín del Sindicato Rupestre, entregando los promotores las credenciales honorarias a los músicos y fans participantes.

El foro del Sindicato Rupestre con el espectáculo “Colibríes y flores” demostró una vez más que es el nido que cobija a los rupestres, pero también para todos aquellos que en su interior vibra un corazón underground y libertario.

Comentarios

Load More