Revisarán a fondo solicitudes para apoyar con víveres a comunidades, dice Astudillo

Pobladores de Tierra Caliente hallaron municiones en cajas de despensa del DIF Guerrerro. Foto: Especial Pobladores de Tierra Caliente hallaron municiones en cajas de despensa del DIF Guerrerro. Foto: Especial

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador Héctor Astudillo Flores anunció que de ahora en adelante se revisará cada una de las solicitudes que se reciban para apoyar con víveres a las comunidades colapsadas por la narcoviolencia.

Ello, luego de que el domingo 25, soldados y policías estatales fueron retenidos por pobladores en la región de Tierra Caliente, debido a que resguardaban un cargamento de municiones escondidas en despensas del DIF estatal.

“Lo que aconteció es algo que llama la atención, o sea, vengan a ayudarme, acompáñenme y llevamos municiones, y eso es un asunto altamente delicado. La recomendación que hemos hecho en mi carácter de gobernador es que, cada vez que alguien pida este tipo de ayudas, hay que ponerle mucho cuidado, y si alguien pide incorporarse a un convoy que va en auxilio de una población, hay que revisarlo minuciosamente para saber qué lleva”, indicó Astudillo en un acto público realizado este martes.

El mandatario justificó la acción policiaco-militar del domingo, con el argumento de que la Comisión Estatal de Derechos Humanos emitió una recomendación al gobierno para que atendiera la crisis alimentaria que se vive en la sierra del municipio de Coyuca de Catalán, donde la confrontación entre grupos armados ha dejado una estela de muerte y desplazados.

Precisó que el comisario de Zihuaquio, Guadalupe Vejar, solicitó el resguardo de policías estatales y soldados para trasladar despensas del DIF estatal que le fueron entregadas en el ayuntamiento de Coyuca, en dos camionetas donde también llevaban escondidos dos mil 70 cartuchos para fusil AR-15 y pistola calibre .9 milímetros.

“Los policías estatales y soldados se sumaron al convoy, en pocas palabras, porque llevaban víveres, y obviamente en otro lugar sabían que llevaban cosas que no precisamente eran correctas”, destacó en referencia a la acción realizada el pasado fin de semana por habitantes de la comunidad El Mono, quienes interceptaron la caravana, descubrieron los cartuchos escondidos en las despensas del DIF estatal y retuvieron a los uniformados.

De igual manera, mencionó que ese delito no quedó impune, porque se detuvo y consignó ante autoridades ministeriales al comisario de Zihuaquio y a dos acompañantes, pero deslindó al Ejército y a la policía estatal.

A partir de ese hecho, abundó, se revisarán las solicitudes de ayuda humanitaria que envíen los pueblos que están en medio de conflictos armados, como es el caso de la región de Tierra Caliente y zonas como la Sierra y la Montaña, donde habitan los más pobres de la entidad.

“Cada misión que sea acompañada por elementos policíacos o de las Fuerzas Armadas, será revisada de manera minuciosa”, advirtió el gobernador.

Comentarios

Load More