El Banco de México reduce pronóstico de crecimiento para 2019

El Banco de México. Foto: Especial El Banco de México. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro). — El Banco de México (Banxico) redujo el pronóstico de crecimiento económico a un rango de 0.2% y 0.7% desde uno ubicado entre el 0.8% y 1.8% para el 2019.

De acuerdo con el banco central, la revisión a la baja de la previsión se deriva del hecho de que, de acuerdo con la información publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre fue menor a lo previsto.

“Lo que indica una debilidad más profunda de los componentes de la demanda interna a lo estimado con anterioridad, así como de ajustes a la baja en el crecimiento esperado a lo largo del horizonte de pronóstico para la producción industrial en Estados Unidos y en la plataforma de producción petrolera”, explicó el Banxico en su Reporte Trimestral de Inflación.

Para la institución, encabezada por Alejandro Díaz de León, se considera que dichos efectos podrían ser parcialmente contrarrestados en el corto plazo por las acciones anunciadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para la normalización del gasto público.

Así, acotó, si bien se continúa anticipando que en los próximos trimestres se observe una recuperación en el ritmo de crecimiento de la economía, se estima que esta será gradual.

Los riesgos para la economía

El Banxico adelantó que en un entorno de marcada incertidumbre, los elementos de riesgo externos e internos que persisten dan lugar a que el balance de riesgos para la actividad económica del país se mantenga sesgado a la baja.

Entre los riesgos a la baja en este horizonte destacan que persista la incertidumbre respecto a la posibilidad de un surgimiento de disputas comerciales o un escalamiento mayor de las ya existentes, que afecte al crecimiento, la inversión y el comercio globales, así como a los mercados financieros internacionales, en detrimento de la actividad económica en México.

En este sentido, explicó, persiste la posibilidad de que Estados Unidos anuncie acciones en materia comercial en contra de México, posiblemente asociadas con temas no comerciales.

“Ello ocasionaría mayor incertidumbre y afectaría las decisiones de gasto de los consumidores y/o a la inversión. Estas afectaciones serían mayores si dichas acciones fueran implementadas y podrían conducir a un deterioro de la competitividad de la economía mexicana y afectar negativamente a la actividad económica”, advirtió.

Por otra parte, mencionó que el proceso de ratificación del T-MEC se prolongue en Estados Unidos y Canadá, generando mayor incertidumbre y afectando a la inversión.

Otro riesgo es que se observen episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales originados por diversos factores:

Mayores tensiones comerciales a nivel global que den como resultado un menor apetito por riesgo; posibles sorpresas inflacionarias que ocasionen aumentos imprevistos en las tasas de referencia de los principales bancos centrales o en las expectativas para la trayectoria de estas; un posible contagio proveniente de otras economías emergentes; o acontecimientos geopolíticos que pudieran reducir las fuentes de financiamiento externo.

Asimismo, el Banco de México consideró que otro de los riesgos es que persista el ambiente de incertidumbre interna que ha venido afectando a la inversión y que ello ocasione que se difieran planes de inversión o que los consumidores reduzcan su gasto de manera precautoria; además de que se observe un deterioro adicional en la calificación de la deuda soberana o de Pemex, lo que podría afectar el acceso a los mercados financieros.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More