La situación de Pemex continúa representando un factor de riesgo: Banxico

Oficinas del Banco de México capitalinas. Foto: Tomada de Facebook /Divulgación Banxico Oficinas del Banco de México capitalinas. Foto: Tomada de Facebook /Divulgación Banxico

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) manifestó su preocupación porque el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo, no acaba de generar confianza entre los inversionistas, además de que el plan de rescate de Petróleos Mexicanos (Pemex) no abona al optimismo.

En la Minuta que da cuenta de la reunión de la Junta de Gobierno del Banxico, con motivo de la decisión de política monetaria anunciada el pasado jueves 15, a la que asistieron el secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera, y el gobernador del banco central, Alejandro Díaz de León, se advirtió:

“La mayoría coincidió en que la situación de Pemex continúa representando un factor de riesgo. Afirmó que el plan de negocios anunciado a mediados de julio no ha logrado restablecer la confianza en sus perspectivas financieras, debido a las dudas sobre la viabilidad de aumentar la producción de crudo”.

De hecho, los asistentes consideraron que la situación de la petrolera podría tener repercusiones en las finanzas públicas y en la calificación de la deuda soberana de México.

En cuanto a los riesgos que pudieran afectar el desempeño de los activos financieros en México, todos los miembros mencionaron la incertidumbre respecto de las perspectivas crediticias para la calificación tanto de la deuda de Pemex como de la soberana.

De igual manera, la mayoría resaltó la incertidumbre en torno a la relación bilateral entre México y Estados Unidos. Y con respecto al riesgo de revisiones a las calificaciones crediticias, uno argumentó que a pesar de que diversos instrumentos incorporan ya dichas revisiones, su materialización podría aumentar la volatilidad de los mercados y reducir la capacidad de financiamiento de la economía.

No obstante, otro integrante de la Junta de Gobierno estimó que el impacto indirecto sobre el costo financiero de la deuda soberana ha sido limitado hasta ahora.

“Si bien no puede descartarse que Pemex pueda perder relativamente pronto el grado de inversión, esto no necesariamente debería dar lugar a movimientos desordenados en los mercados, considerando que una parte importante del mercado ya ha descontado esa posibilidad”, abundó.

En este entorno, otro miembro de la Junta de Gobierno consideró “importante” que el Paquete Económico para 2020 genere confianza. “Es indispensable fortalecer el Estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad”.

Finalmente, uno más apuntó la necesidad de incrementar la productividad con la adopción de nuevas tecnologías y fortaleciendo el capital humano.

En el mismo tono, la mayoría alertó que se mantiene la percepción de vulnerabilidad de las finanzas públicas, además de advertirse sobre la debilidad de la confianza de los inversionistas en la economía mexicana.

“Uno de ellos notó que a lo anterior contribuyen algunas decisiones de la nueva administración, como la cancelación del NAIM, la suspensión de las rondas de asociaciones público-privadas y el inicio de los procesos de arbitraje internacional relacionados con los gasoductos”, reveló la Minuta.

Tales medidas, en adición a la inseguridad y la falta de Estado de derecho, dañan el nivel de competitividad del país y restan certeza jurídica de las relaciones comerciales entre México y sus socios comerciales de América del Norte, lo que podría contribuir al retraso en la aprobación e implementación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More