“No más racismo”, claman migrantes africanos durante marcha en Tapachula

Más de 400 migrantes africanos marcharon en Tapachula. Foto: Tomada de @CDHFrayMatias Más de 400 migrantes africanos marcharon en Tapachula. Foto: Tomada de @CDHFrayMatias

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- “No somos apátridas, no somos criminales, somos objeto de intereses políticos”, dijeron unos 400 migrantes extracontinentales, la mayoría de ellos africanos, que marcharon la mañana de este viernes en Tapachula, para exigir así su documento de salida del país.

Desde la Estación Migratoria Siglo XXI, los migrantes marcharon con consignas hasta la plaza central de Tapachula, donde realizaron un performance para denunciar así también, los abusos que han sufrido y el desdén del gobierno mexicano, particularmente de las autoridades migratorias y los cuerpos policiacos federales.

“Queremos seguir nuestro camino”, “Libertad”, “Liberen a los migrantes, no queremos pedir refugio en México, queremos ser tratados como los demás seres humanos”, “África Libre”, “No más racismo”, “Migración es una mafia” son algunos de los mensajes en español, francés, inglés y otros idiomas, que llevaban en cartulinas y mantas los migrantes.

Los migrantes africanos denunciaron que el Instituto Nacional de Migración (INM) está cobrando entre 100 y hasta 300 dólares a ciudadanos de otros países como la India que han podido pagar por ese oficio de salida y lamentaron el cobro por el documento que debería otorgarse sin costo alguno.

Consideraron que han sufrido xenofobia y racismo por su color de piel. Que por ello no han recibido alimentos, ni medicinas, ni ningún otro tipo de atención por parte del gobierno mexicano, al contrario, señalaron, han sido reprimidos por la policía y la Guardia Nacional.

Los migrantes africanos dijeron que no son delincuentes, que sólo buscan seguir su camino hacia la frontera norte de México tras reiterar que no desean quedarse en el país.

En la plaza central, los migrantes realizaron un mitin y un performance para denunciar lo que han vivido a su paso por México.

Un fuerte cerco policiaco protegió la presidencia municipal, por órdenes del alcalde, Óscar Gurría Penagos.

Los migrantes que bailaron y cantaron tocaban botes y otros objetos para musicalizar su canto.

“No somos apátridas, no somos criminales, somos objeto de intereses políticos”, decía la manta principal con las banderas de México y Estados Unidos en ambos extremos.

 

Comentarios

Load More