Hocico, catarsis electro dark de locura

Hocico se presentó la noche del sábado 31 de agosto nuevamente el Plaza Condesa. Foto: Carlos Enciso

CUIDAD DE MÉXICO (apro).- Una catarsis dantesca genera siempre la banda de electro dark Hocico en cada presentación, llevando a su público más allá de los bordes de la locura. La noche del sábado 31 de agosto nuevamente el Plaza Condesa atestiguó este poderío sin igual que goza el dueto conformado por Erk Aicrag (voces) y Racso Agroyam (sintetizadores).

Durante cerca de dos horas, ambos compartieron una síntesis de su historia musical desde rolas pocas veces tocadas, una selecta muestra de su reciente placa Artificial Extinction, así como sus infaltables éxitos. Pasadas las 22:20 horas, el par de músicos arribó al escenario; como telón de fondo, una pantalla para apreciar los pasajes macabros del lado oscuro de los sentimientos humanos. El pedestal del micrófono cubierto de cráneos recibió los cantos ásperos de Aicrag con “Blackout” e inmediatamente “Dark Sunday”, contundente apertura para transformar el foro casi en el mismísimo averno.

Los sonidos Electronic Body Music (EBM) y Aggrotech, pusieron a bailar a los reunidos en su mayoría vestidos de tradicional negro, luego de escuchar “Sex Sick”. Demoledor slam generó “In the Name of Violence” mientras Erk berreaba: “¡Están listos para morir!”, siguiéndole un collage de universos siniestros que escurrían en la pantalla, con imágenes de erotismo sadomasoquista y espíritus poseídos por demonios al estilo del filme setentero El exorcista.

Los sonidos Electronic Body Music (EBM) y Aggrotech, pusieron a bailar a los asistentes. Foto: Carlos Enciso

El set sumó los intensos beats y mezclas de una belalugosiana “Bite Me!”, para dar paso a las caóticas “I Abomination” y “Psychonaut” de su nueva discografía Artificial Extinction. Sonaron las memorables “Poltergeist” y “Dead Trust”, además “Palabras de sangre” cuyo corte fue bien recibido por su público que –obviamente—idolatra a Hocico. Durante todo el acto la gente no paró de corear cada tema y el vocalista –muy agradecido– incitó a las multitudes bajándose incluso del entablado para acercarse a cantar entre sus demenciales fans.

Después de “A Fatal Desire” discurrieron ilustraciones de perros furiosos escuchándose sus ladridos resonar la rola “Tiempos de furia”. Llegaba un primer receso, desapareciendo Aicrag y Agroyam por minutos, para retornar con los regalos “Bienvenido a la maldad” y “Ecos”. Con los ánimos al máximo, Erk gritaba: “Las puertas están cerradas, nadie podrá salir de aquí, esta noche moriremos juntos”.

Foto: Carlos Enciso
Foto: Carlos Enciso
Foto: Carlos Enciso
Foto: Carlos Enciso

Aullidos ensordecedores al unísono arrojó su tropa para el devenir del cerrojazo definitivo con “Odio bajo el alma” y la siempre aclamada “Sexo bajo testosterona”. Erk Aicrag y Racso Agroyam se despedían visiblemente contentos por la infinita conexión que borboteaba éxtasis y partir pasada la medianoche hacia las oscuras calles de la Condesa.

Hocico surgió del underground de la Ciudad de México en 1993, inspirándose musicalmente en el lado oscuro y los problemas del entonces llamado Distrito Federal, actualmente evolucionando hacia escalofriantes temas mundiales.

Comentarios

Load More