Casos de muerte de embarazada y paciente portador de VIH derivan en recomendaciones de CNDH al IMSS

Zoé Robledo, director del IMSS. Foto: J. Raúl Pérez Zoé Robledo, director del IMSS. Foto: J. Raúl Pérez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), dirigidas al director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, revelan la persistencia de irregularidades cometidas por personal médico en agravio de derechohabientes.

Este lunes el organismo dio a conocer dos documentos recomendatorios relacionados con un caso ocurrido en 2014, en el que se comprobaron actos de discriminación hacia un paciente portador de VIH, que derivó en la pérdida de la vista de un ojo, y otro vinculado con la muerte de una mujer embarazada y de su producto, en enero de 2019.

De acuerdo con la recomendación 50/2019, derivada de una queja presentada en enero de 2018, personal de urgencias del Hospital General Regional 1 de Culiacán, Sinaloa, negó el servicio a una persona portadora de VIH, el 26 diciembre de 2014, por estar en temporada vacacional. El hombre había sufrido daños en el ojo derecho al manipular el tronco de un árbol.

El 12 de febrero de 2015, pese a que tenía programada una cita para ser operado, se le notificó que no podía ser intervenido por ser portador de VIH.

Una directiva del nosocomio le explicó que la negativa para atenderlo se fundaba en que “no expondría al personal ni a los pacientes a una contaminación”. Después de diversos trámites, el 9 de marzo la víctima fue atendida por un médico oftalmólogo del Hospital de Especialidades 2 de Ciudad Obregón, Sonora, quien le informó que ya nada se podía hacer por su ojo.

El paciente interpuso una queja ante la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), el 1 de julio de 2016, pero en octubre del mismo año el organismo valoró la queja como “improcedente desde el punto de vista médico”, a pesar de que “las afectaciones a la integridad física de V son crónicas”.

La CNDH consideró que personal médico de los hospitales del IMSS en Sinaloa y Sonora violó derechos humanos a la protección a la salud, a la integridad personal, a la igualdad y a la no discriminación, en agravio de la víctima.

El organismo recomendó al director del IMSS coordinarse con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) para que se repare el daño de manera integral al afectado; proporcionar atención médica, psicológica y de rehabilitación visual, “hasta que alcance su sanación física, psíquica y emocional”, y colaborar con la CNDH en la formulación de denuncias ante el Órgano Interno de Control y ante la Fiscalía General de la República, contra el personal responsable de las violaciones a derechos humanos, en cuyos expedientes laborales deberá anexarse la recomendación.

La CNDH dio un plazo de tres meses a partir de la aceptación de la recomendación, para revisar los criterios de atención a los pacientes, “a fin de que no contengan criterios discriminatorios”; en un plazo de dos meses, enviar las certificaciones del personal médico adscrito a la unidad médica donde se le negó la atención al paciente portador de VIH; dar cursos de capacitación médico al personal, y tomar las medidas administrativas, financieras o de cualquier otra índole, para que la unidad en cuestión “cuente con los insumos necesarios, equipamiento e infraestructura para brindar servicios médicos con calidad”.

La Recomendación 52/2019 está relacionada con hechos ocurridos entre el 11 y el 15 de enero de este año en el Hospital Regional 45, ubicado en Guadalajara, Jalisco, donde una mujer de 22 años de edad y su producto fallecieron por fallas en la atención médica.

Tras realizar la investigación, el organismo encontró que detrás de ambas muertes hubo una “inadecuada integración del expediente clínico y acceso a la información”, violando sus derechos humanos a la protección a la salud y a la vida en agravio de la mujer embarazada, quien perdió a su hijo con una gestación de 35.5 semanas.

De acuerdo con la recomendación, la joven madre ingresó al Hospital General Regional 45 de Guadalajara, Jalisco, donde el 11 de enero se le diagnosticó gastroenteritis y deshidratación; mientras recibía atención por el cuadro de diarrea y vómito, la paciente informó que tenía dificultades para respirar, lo que fue pasado por alto.

La joven madre fue llevada a Hospital de Ginecología del Centro Médico, donde se confirmó que su producto estaba en óptimas condiciones, por lo que el 14 de enero fue dada de alta, pese a que insistía en la dificultad que tenía para respirar y presentaba baja presión sanguínea. Ante la persistencia de las molestias, fue ingresada al área de preparto el mismo 14 a las 21:45 horas, y cuatro horas después se declaró la muerte de la paciente y del producto.

La CNDH recomendó al director del IMSS reparar integralmente a los deudos de la joven madre e inscribirlos en el Registro Nacional de Víctimas, en coordinación con la CEAV, y proporcionarles atención psicológica y tanatológica, “hasta que alcancen su sanación psíquica y emocional”.

El organismo solicitó la colaboración del directivo en la integración de la carpeta de investigación que se inicie en la FGR y ante el Órgano Interno de Control, en contra de los servidores públicos responsables de la muerte materna y de su producto, así como para que se anexe a los expedientes laborales la recomendación.

Asimismo, pidió las certificaciones del personal médico al Hospital General Regional 45, y que en un plazo de tres meses se den cursos de capacitación en materia de derecho a la protección de la salud materna y en el manejo de las normas oficiales mexicanas en la materia.

Comentarios

Load More