Transportistas y gobierno de CDMX logran reuniones calendarizadas, pero sin aumento de tarifas

Movilización de transportistas por la CDMX. Foto: Alejandro Saldívar Movilización de transportistas por la CDMX. Foto: Alejandro Saldívar

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tras ocho horas de negociación, autoridades del gobierno capitalino acordaron con los transportistas que a partir del próximo martes 10 comenzarán una serie de reuniones calendarizadas para tratar sus diferentes demandas. Sin embargo, dejaron claro que hasta el momento no está en negociación el aumento a las tarifas.

Entrevistada al respecto, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, dijo que el mensaje a los transportistas es: “Nosotros no vamos a ceder en hacer del transporte de la Ciudad de México un transporte accesible, un transporte seguro, un transporte en donde la gente se sienta orgullosa de la Ciudad de México, y en eso vamos a colaborar con todos los transportistas concesionarios que estén dispuestos a caminar hacia una mejor forma de transporte”.

En conferencia, luego de la reunión, el titular de la Secretaría de Movilidad (Semovi), Andrés Lajous, informó que en la mesa de trabajo se abordará el tema del uso de la tecnología en el transporte concesionado, así como la certeza jurídica sobre las concesiones, además del registro de operadores.

Sobre este último punto, el funcionario aclaró que los líderes transportistas no están en desacuerdo con la medida, “simplemente plantearon que tenían algunas dudas sobre las características de cómo se hace el registro y sus implicaciones”.

De igual manera, Lajous mencionó que durante el encuentro se mantuvo la diferencia sobre el tema de la tarifa, y aclaró que en este momento “el gobierno de la ciudad no plantea un incremento”.

Por su parte, la secretaria de Gobierno, Rosa Isela Rodríguez, dijo que escucharon los planteamientos de los transportistas, pero también pusieron sobre la mesa el interés del gobierno para tener transporte púbico “accesible, seguro y moderno, en el que se contemplen nuevos esquemas de movilidad”.

Reiteró que aceptar los derechos de los capitalinos “no es la mejor forma de generar acuerdos”, e insistió en la necesidad de privilegiar el diálogo, la concertación y la civilidad, pero que en breve los transportistas se reintegren a su servicio cotidiano mientras avanzan las mesas de trabajo.

La mañana de este martes, cientos de transportistas concesionados de distintas rutas, pertenecientes al Frente Amplio de Transportistas, se manifestaron desde distintos puntos de la ciudad y se concentraron –al menos con 300 unidades– en el zócalo capitalino.

Los dueños de las unidades y sus choferes demandan el aumento de dos pesos a su tarifa y rechazan la obligación de instalar en sus unidades GPS, contadores y cámaras para dar seguridad a los usuarios. Tampoco aceptan la incorporación al registro de operador y el uso de una tarjeta de prepago, cuyos recursos maneje el gobierno de la ciudad. Además, piden que no sea obligatoria la compra de nuevas unidades mediante arrendamiento.

Sheinbaum Pardo aseguró que, si bien siempre estarán abiertos al diálogo, no cederán ante la exigencia del aumento, debido a que “ellos también tienen que hacer un esfuerzo por mejorar unidades, y por lo pronto no se está haciendo ninguna cuestión para elevar la tarifa”.

La mandataria capitalina afirmó que muchos transportistas no están de acuerdo en que la Semovi haya hecho cambios para acabar con el “coyotaje” y los gestores que recibían mucho dinero.

“En el momento en que el trámite se hace de manera directa con la autoridad se rompen muchos lazos de clientela y ahí es donde hay mucha gente que no le gusta, pero nosotros vamos a seguir insistiendo en eso, porque es para beneficio del usuario”, recalcó.

Y recordó que la instalación del GPS es por una normatividad ya establecida desde hace tiempo y que ahora la financia el gobierno.

Comentarios

Load More