En el aire, la participación de Ricardo Anaya en el diplomado de la FCPyS

Uno de los carteles colocados en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM contra la visita de Ricardo Anaya. Foto: Tomada de Twitter Uno de los carteles colocados en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM contra la visita de Ricardo Anaya. Foto: Tomada de Twitter

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La participación del exdirigente nacional y excandidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, este sábado en el diplomado ‘Política mexicana contemporánea, una mirada plural’, quedó en el aire, luego de que el grupo de alumnos que tomó la escuela en protesta por su inclusión en la lista de ponentes lo declaró “persona non grata” en el campus universitario.

En una asamblea celebrada pasado el mediodía, la comunidad estudiantil inconforme acordó entregar las instalaciones, pero advirtieron que, si la directora Angélica Cuellar Vázquez no asiste al diálogo programado para el próximo lunes 9 de septiembre, volverán a tomar la escuela.

Por lo pronto, la inauguración del diplomado, al que había sido invitado el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, se tuvo que posponer ante la rebelión de una parte del alumnado. Las autoridades de la FCPyS no informaron si el evento sigue en pie o se reprogramará.

Todo comenzó poco antes de las siete de la mañana. Un grupo de estudiantes, hombres y mujeres, con el rostro cubierto tomaron las instalaciones de la FCPyS en protesta por la participación anunciada del expresidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, en el diplomado ‘Política mexicana contemporánea, una mirada plural’. En un comunicado, argumentaron que se trataba de “la aceptación de la ultra derecha en nuestra Universidad”.

Antes de que amaneciera, los encapuchados ya habían montado una barricada en las rejas de acceso a la FCPyS. Ahí comenzaron a recibir los reclamos de sus compañeros que llegaban de manera habitual para tomar sus clases, quienes argumentaban que no habían sido consultados para tomar dichas acciones.

Tras varios minutos, los inconformes ofrecieron disculpas al resto de los alumnos. Posteriormente, en una asamblea estudiantil, los inconformes hicieron públicos los motivos para no dejar pasar al excandidato presidencial: “Representa el conservadurismo en México que ha atentado contra conquistas sociales”, además de que “está acusado de lavado de dinero y corrupción” y “representa grupos religiosos que van contra el aborto y los matrimonios igualitarios”.

En contraparte, algunos estudiantes apelaron a la pluralidad de la UNAM y a la libertad de cátedra. Uno de ellos recordó, incluso, que la mayor parte de los rectores han evidenciado su simpatía con el PRI. El caso más reciente, citaron, es el del José Narro Robles, quien, refirieron, buscó la presidencia de ese partido y, al no lograrlo, renunció a su militancia.

En la asamblea, los estudiantes pusieron sobre la mesa el “problema de fondo” que se viven en la UNAM, como el de los profesores que cobran salarios de 80 pesos la hora, mientras que la institución llega a pagar hasta 20 mil pesos por un diplomado.

Además, reclamaron que muchos alumnos carecen de acceso a este tipo de cátedras y pidieron abrir más espacios de formación académica para la comunidad, así como la trasparencia de los recursos extraordinarios de la FCPyS.

Pasado el mediodía, los inconformes decidieron abrir la facultad, esperar a sus compañeros del turno vespertino y solicitaron que se abra un diálogo con la directora del plantel para encontrar soluciones al respecto.

Poco después de las dos de la tarde, alumnos y profesores se congregaron frente al auditorio Ricardo Flores Magón para escuchar el acuerdo alcanzado provisionalmente.

En el documento, los estudiantes dejaron en claro que no están de acuerdo en la participación de Ricardo Anaya en el diplomado de 120 horas que se impartiría los viernes y sábados en la FCPyS.

“Reprobamos que la Facultad abra sus puertas y recursos al excandidato presidencial, quien ha sido señalado en investigaciones por corrupción y lavado de dinero, en las cuales está relacionada”, argumentaron.

Y manifestaron que el panista representa el servilismo a intereses extranjeros, que purgan la organización y la resistencia social a través de la militarización.

El reclamo se extendió a las autoridades universitarias, a quienes acusaron de cobijar a “otros grandes actores de la corrupción nacional” como el experredista Carlos Imaz, quien se desempeña desde hace varios años como profesor.

Además, se deslindaron de cualquier partido, incluido el que ahora ostenta el poder, y advirtieron que las derechas “no pasarán” a la UNAM, por lo que exigieron una aclaración de la doctora Cuéllar por la ocupación de los espacios de la Facultad con “fines políticos e individualistas”, así como diálogo y consulta para las actividades que incluyan el uso de los espacios estudiantiles por parte de “figuras políticas, públicas y polémicas”.

Asimismo, pidieron pluralidad educativa al alcance de la comunidad estudiantil, la democratización de la facultad, transparencia de los recursos presupuestarios y adquiridos por la institución, eliminación de cuotas para actividades académicas internas, diálogo mensual con la directora y la apertura de las sesiones del consejo técnico y universitario.

Luego de escuchar las propuestas, el secretario general de la FCPyS, Arturo Chávez López, indicó que la doctora Cuéllar se encontraba en Mérida por cuestiones académicas de trabajo y adelantó que no sería posible que se presentara el lunes, por lo que se ofreció a continuar el diálogo ahí mismo.

Visiblemente molestos, los alumnos reprocharon que la funcionaria no tuviera tiempo para atender la problemática de la escuela que dirige y exigieron que alguien con facultades pudiera darles solución a sus demandas, por lo que únicamente pidieron que se recibiera el documento y se retiraron para dar su pronunciamiento a los medios de comunicación.

En el diplomado también participarán figuras como Cuauhtémoc Cárdenas, José Woldenberg, Rubén Aguilar (vocero presidencial en el gobierno de Vicente Fox), Salomón Chertorivski y las priistas Beatriz Paredes y Dulce Maria Sauri Riancho, entre otros miembros de la clase política e investigadores.

Comentarios

Load More