Washington no abandona la idea de convertir a México en “Tercer País Seguro”: Mike Morgan

Mike Morgan, titular de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. Foto: Tomada de Facebook Mike Morgan, titular de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. Foto: Tomada de Facebook

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A pesar de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador adoptó “medidas significativas y sin precedentes” para impedir que decenas de miles de personas lleguen a pedir asilo a Estados Unidos, Washington no abandona la idea de convertir a México en “Tercer País Seguro”, aseguró hoy Mike Morgan, jefe de la Patrulla Fronteriza.

Momentos después de las declaraciones de Morgan, Ebrard reaccionó en su cuenta de Twitter. En eco a la entrevista que dio a Proceso esta semana, el canciller reiteró: “México no es ni aceptará ser tercer país seguro”. Y añadió: “Tenemos mandato en este sentido del presidente de la República y es consenso en el Senado de todas las fuerzas políticas”.

Morgan pronunció su mensaje en la Casa Blanca –es decir, bajo el impulso del presidente Donald Trump–, en vísperas del encuentro que el canciller Marcelo Ebrard Casaubón sostendrá con el vicepresidente estadunidense Mike Pence, en Washington, para evaluar las acciones de contención migratoria implementadas en México.

Aseveró que la administración Trump “absolutamente” tiene discusión con el gobierno de México para llegar a un “acuerdo de cooperación” de Tercer País Seguro, y abundó: “No especularé; seguimos negociando y es un poco temprano, lo dejaré al vicepresidente (Pence) en su discusión esta semana”.

Abundó: “No obstante que México intensificó de manera sin precedente su colaboración (…) necesitamos que hagan más, necesitamos que México haga más. Necesitamos certeza de que los esfuerzos sostenidos actualmente –la Guardia Nacional y sus 25 mil tropas desplegadas– se queden sobre este objetivo, sobre esta tarea”.

Morgan insistió: “Estoy preocupado de que el gobierno de México y nuestros aliados en el Triángulo Norte de Centroamérica no puedan sostener el nivel de compromiso que tienen”.

Minutos después de la reacción de Ebrard, la Cancillería difundió un mensaje en el que reafirmó: “De ninguna manera se aceptará dicho acuerdo bilateral, menos aún en el contexto de una reducción del 60% del flujo de migrantes indocumentados que entran desde México a Estados Unidos”.

Las declaraciones de Morgan confirman la información que adelantó el diario The Washington Post el pasado viernes 6, según la cual Trump “presionará” a Ebrard en su reunión de mañana para que el gobierno federal aplique un “enfoque más agresivo” en materia migratoria e implemente una “intercepción más robusta” para que las cifras de migración caigan en “mínimos históricos”.

El pasado jueves 5 venció el plazo de 90 días que el gobierno de Trump dio al de López Obrador para reducir “significativamente” el número de personas que alcanzan la frontera de Estados Unidos; el acuerdo celebrado el 7 de junio planteó que, después de este plazo, Trump determinaría “a su discreción” si los resultados fueron suficientes; en caso contrario, ambos gobiernos negociarían para convertir a México en Tercer País Seguro.

En su conferencia de hoy, Morgan informó que los agentes migratorios de Estados Unidos registraron a 64 mil personas en su frontera sur durante agosto (56% menos que en mayo, cuando se registraron 144 mil 255 detenciones), y reconoció que el gobierno mexicano realizó un “incremento sustancial en detenciones” de personas migrantes, pero repitió con insistencia que ello no basta.

También reiteró el deseo de la administración de Trump de “expandir” el Protocolo de Protección a Migrantes (MPP) –plan mejor conocido como “Quédate en México”– , a través del cual las autoridades de Estados Unidos devolvieron más de 42 mil solicitantes de asilo a México para que aguarden de este lado de la frontera a que un juez de migración determine si les otorga protección internacional o no.

“El presidente (Trump) ha sido muy claro en decir que usará todas las herramientas a su disposición para enfrentar esta crisis sin precedentes en la frontera sur. Vimos un acuerdo histórico (con México) y políticas echadas a andar por esta administración”, sostuvo el jefe de la Patrulla Fronteriza.

Y celebró: “Los países del Triángulo Norte y México de verdad se unieron a Estados Unidos como verdaderos aliados por primera vez”.

Comentarios

Load More