Diputado denuncia la muerte de fauna en El Chupadero por contaminación de empresas camaroneras

El diputado Vladimir Parra. Foto: Twitter @congresocolima El diputado Vladimir Parra. Foto: Twitter @congresocolima

COLIMA, Col. (apro).- Reconocido desde 2008 como humedal de importancia internacional, con la designación Ramsar, y declarado además Área Natural Protegida, el estero El Chupadero sufre la contaminación generada por empresas camaroneras que vierten sus desechos y agua contaminada sin procesar en plantas de tratamiento.

Esa situación fue denunciada por el diputado Vladimir Parra Barragán, coordinador de la fracción parlamentaria de Morena en el Congreso local, quien se comprometió a realizar las acciones necesarias ante las autoridades correspondientes, como la Procuraduría Federal de Protección del Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Ubicado en el municipio de Tecomán, El Chupadero tiene una extensión aproximada de mil 500 hectáreas y posee manglares de diferentes tipos, que son hábitat de varias especies de aves, mamíferos, peces y reptiles, así como venados cola blanca, jabalíes, tlacuaches, armadillos, garzas, gaviotas y patos, entre otros.

También sirve como barrera natural contra ciclones, tsunamis y mareas, y se encuentra considerado entre los tres más importantes para la anidación de la tortuga golfina.

Este ecosistema funciona como zona de alimentación de muchas especies hidrobiológicas como pargo, robalo, tilapia, jaiba, cuatete y camarón, así como nutrias, aves residentes y aves migratorias, que aprovechan su hábitat para la alimentación, descanso, refugio y su protección.

Sobre los daños ecológicos causados en la zona, Vladimir Parra señaló que durante una visita realizada al lugar constató que en algunas áreas del estero el agua presenta un color rojizo con mal olor, y esto ocasiona un paulatino aumento de la cantidad de lirio.

“Esta contaminación ha traído como consecuencia la muerte de fauna, principalmente peces, poniendo en riesgo la sobrevivencia del ecosistema y, a la vez, disminuyendo notablemente los ingresos de 69 pescadores, quienes cuentan con las concesiones necesarias y se sostienen directamente de esa actividad”, añadió Parra.

El reconocimiento a este estero por parte de la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional fue otorgado como hábitat de aves acuáticas y por ser un bosque de manglar poco alterado, al contar con cuatro tipos diferentes de mangle: blanco, rojo, botoncillo y caballero.

En su visita al estero, el legislador se entrevistó con la presidenta de la Cooperativa de Pescadores de la Comunidad de “El Chupadero”, Cecilia Jiménez, quien le expuso que la causa de la contaminación del agua en la zona es el derrame de sustancias nocivas para la flora y fauna del lugar, por parte de empresas que se dedican a la crianza de camarones para su venta, lo que ha generado el surgimiento de lirios acuáticos que agravan la situación por la pérdida de oxígeno que generan.

La representante de los pescadores también denunció que dichas empresas no cuentan con plantas de tratamiento de aguas, y que al no existir un monitoreo ni supervisión de las autoridades vierten sus aguas de desecho al estero.

El 27 de julio de 2018, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y el gobierno de Colima firmaron un acuerdo de coordinación con el propósito de impulsar durante tres años la conservación, monitoreo, educación ambiental, protección, restauración, mitigación y adaptación al cambio climático y gestión de las Áreas Naturales Protegidas en Colima, así como los humedales de importancia internacional, incluido El Chupadero, junto con Boca de Apiza y Tecuanillo, además de otras áreas como Sierra de Manantlán, Volcán Nevado de Colima, Laguna de Cuyutlán, El Jabalí y Las Huertas, “sitios con alto valor ecológico, donde hemos coordinado acciones de restauración, protección de recursos naturales y especies”, finalizó.

Comentarios

Load More