La pirotecnia en el documental Poetas del Cielo

El cineasta Emilio Maillé. Foto: Columba Vértiz El cineasta Emilio Maillé. Foto: Columba Vértiz

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Emilio Maillé aborda la pirotecnia de La Habana, Cuba; Río de Janeiro, Brasil; Toyohashi y Omagari, Japón; La Camargue, Francia; Hong Kong, China; Valencia, España, y Tultepec, México, en el documental Poetas del cielo.

“La idea era abordar los fuegos artificiales desde un punto de vista de su estética y que la película fuera un viaje sensorial y visual. La magia de las explosiones causa que a todos les impacte simbólicamente, emotivamente, y eso es lo que me interesaba reflejar”, específica Maillé a este medio informativo.

Poetas del cielo (que forma parte de la segunda edición de la Fiesta del Cine Mexicano que inició el pasado 6 de septiembre y finalizará el 12 de este mismo mes) contiene testimonios de los creadores de este “arte”, quienes igual muestran su proceso creativo y emotivo.

Maillé (Rosario Tijeras, película nominada a los Premios Goya como Mejor Película Extranjera, y Miradas múltiples, documental nominado a los Emmy International Awards y al Ariel) manifiesta que “las explosiones iban ligadas a la guerra, a la violencia, y aquí se muestran para el placer y el disfrute”.

Al comentarle que es interesante cómo son captados los fuegos artificiales con la cámara, menciona:

“Cuando arrancamos, si tuvimos un poco que encontrar el truco, pero una vez que lo hallamos fue una cosa muy, muy sencilla. Debíamos conservar una mega calidad de imagen y a la vez poseer una autonomía de movimiento. No éramos un equipo grande, así que correspondía tener un equipo ligero, que pudiéramos transportar nosotros. Lo encontramos y funcionó perfecto para este documental, el cual escribí en el 2000, hace mucho tiempo, pero la tecnología de esa época, no nos hubiera permitido lograr la mayor calidad posible y la libertad de movimiento. Hoy es algo que se puede con la tecnología actual”.

Poetas del cielo es una coproducción México-Brasil; al respecto Mallé detalla:

“Se convirtió en una coproducción con ese país por nexos amistosos con productores de allá. La música se elaboró allá y fue una colaboración muy interesante con técnicos brasileños.

“¡Fue una aventura muy bonita!…”.

La Fiesta de Cine Mexicano, donde también se estrenan Mamá se fue de viaje, de Fernando Sariñana; Disparos, de Elpidia Nikou, y Rodrigo Hernández, y El sembrador, de Melissa Elizondo Moreno, abarca 750 salas de todo el país, en cines de las cadenas Cinemex, Cinépolis, Citicinemas, Xtracinemas, Cinemagic y Cinebox, así como en más de una docena de cines independientes. El boleto cuesta 20 pesos.

Además se reestrenan 15 películas mexicanas, de las cuales cinco son filmes clásicos, y 10 largometrajes lanzados a las salas en el último año.

Este evento implica la coordinación y la colaboración en pro del cine mexicano de casi 30 instituciones y empresas de la industria cinematográfica que donaron recursos en dinero y en espacie. Son Canacine, Mundet, Cinépolis, Cinemex, Cinebox, Citicinemas, Cinemagic, Xtracinemas, Cineteca Nacional, Cineteca Mexiquense y Filmoteca de la UNAM.

Comentarios

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Load More