Andy Ruiz Jr. convive con reos del Topo Chico y revive su experiencia en la cárcel

Andy Ruiz Jr. fue felicitado por los reos del Topo Chico en su cumpleaños número 30. Foto: Emilio Vásquez Andy Ruiz Jr. fue felicitado por los reos del Topo Chico en su cumpleaños número 30. Foto: Emilio Vásquez

MONTERREY, N.L. (apro).- El boxeador mexicano Andy Ruiz Jr. convivió esta tarde con internos del penal del Topo Chico, a los que acompañó en la función de box para definir a los campeones de los penales estatales en diversas categorías.

Al subir al ring, instalado en la cancha de futbol de la penitenciaría, el monarca mexicoamericano de los pesos pesados, se dirigió a centenares de reos que fueron encerrados en sus celdas y que podían verlo a través de ventanas enrejadas de los ambulatorios 12 y 13.

“Gracias a todos los compas de allá arriba. Les quiero decir unas palabras porque yo también estuve donde ustedes están. Estaba en las malas y las buenas también, pero creyendo en Dios y en mí solo, me cambió la vida y en el boxeo también”, dijo el californiano ante la algarabía de los internos que lo ovacionaron desde que llegó al viejo centro de readaptación social que cerrará sus puertas a fin de mes.

Junto a su padrino Carlos Bremer, empresario de la Casa de Bolsa Value, que ha impulsado su meteórico estrellato, el peleador mexicoamericano se dirigió a los presidiarios que estaban encerrados, y también a un centenar que estuvo entre las sillas instaladas para la tardeada pugilística.

Al ingresar a la penitenciaría, Bremer le había dicho bromista: “Está mejor esta arena que la de Arabia, se me hace que cambiamos la sede de la pelea, Andy”.

El empresario se refería a la pelea programada para el 7 de diciembre en Riad, Arabia Saudita, donde el mexicoamericano le dará la revancha al inglés Anthony Joshua, al que destronó sorpresivamente por nocaut el 1 de junio en el madison Square Garden, pelea que le dio renombre mundial.

Luego de ser felicitado con aplausos, al cumplir 30 años este miércoles, el Destroyer dio unas palabras de aliento a la población penitenciaria.

“Ando bien orgulloso de todo ahora que hice historia, que soy el primer (mexicano de los pesos pesados) campeón del mundo. Nadie pensaba que iba a ganar porque me miraba gordito, pero pegaba duro y tenía ese sueño de ser el primer mexicano campeón del mundo y gracias a Dios que logramos eso”, expuso el campeón, con marcado acento y visiblemente desacostumbrado a hablar en público.

Antes de que fuera escenificado el primero de los cinco combates de la tardeada, avalados por la Comisión Estatal de Boxeo, Andrés Ponce Ruiz se mostró conmovido con los reclusos a los que les invitó a superar su adversidad para superarse.

“Cuando salgan, hagan algo positivo. Si tienen hijos y familia estén con ellos. Sé que es duro, pero sí se puede. Yo quiero ser esa cara para que vean que todo es posible y puede ser. ¡Pero ánimo, cabrones! Que estén bien. Gracias a todos”, dijo en su mensaje.

Luego tomó asiento en primera fila, junto con el campeón Francisco “Chihuas “Rodríguez y el exmonarca Jhonny González, que lo acompañaron, para ver la pelea por el campeonato del Torneo de Box Intercarcelario Guantes por la Paz, de los semipesados, entre José Eleuterio “Polín” Espinoza, del Topo Chico. y Jorge “Chucky” González Rodríguez, del Penal de Apodaca.

Al finalizar la riña, que ganó el “Polín” por decisión unánime, Andy recorrió los asientos, saludó de mano a los presos, se tomó montones de fotografías con ellos y les firmó las playeras blancas del uniforme penitenciario. También se tomó gráficas con “Polín” y el “Chucky” y otros peleadores que se alistaban a subir al ensogado.

De repente, Andy pidió a las autoridades penitenciarias que lo llevaran a los ambulatorios donde estaban los reos encerrados. Acompañado de una decena de custodios de Fuerza Civil, fue abierto un único acceso, y por ahí subió el campeón y fue arropado durante algunos minutos por los reclusos que lo abrazaron y le expresaron admiración.

Con su gorra verde y camisa roja, con logotipos de Value, Andy se dejó querer mientras estuvo en el Topo Chico, donde fue el centro de atención.

Antes de salir, dio una breve entrevista a los medios, donde dijo que se reportaba listo para darle la revancha a Joshua.

Reconoció que el combate será complicado, porque Joshua trae ánimos de venganza para la revancha denominada Choque en las dunas, aunque se mostró confiado en retener el cetro unificado, al señalar que empezará el lunes su concentración para llegar en la mejor forma al compromiso en Medio Oriente.

“Me siento muy fortalecido, con ánimo, porque esta pelea es muy importante para mí y para mi gente, los mexicanos. Quiero tener esos títulos y lo vamos a lograr todo. Quiero que la gente me apoye, voy a defender el título y vamos a ganar. Joshua tiene muchas ganas de venganza y yo también. Todos tenemos un plan hasta que nos pegan”, dijo.

Afirmó que esta visita a prisión lo estimula, pues percibió el respaldo de un público que quiere que triunfe, para colocar en alto el nombre de México.

“Todos me están apoyando, me quieren mucho, por eso debo entrenar duro para no dejar a mi gente abajo. Por eso me subí con los muchachos (al ambulatorio) y fue algo bonito porque sé lo que se siente estar ahí. Y yo no tenía a nadie que fuera a visitarnos. La cosa es que hagan algo grande y cuando salgan que estén ahí para su familia”, dijo el también conocido como Rocky Mexicano.

Dijo que sus ídolos mexicanos son los “meros meros”, como Julio César Chávez y Erick “Terrible” Morales. “Y Andy Ruiz ahora”, dijo bromista.

Al terminar la visita al Topo Chico, Ruiz Jr. también se tomó fotos con los custodios que vigilan la entrada.

Video: Luciano Campos

Comentarios

Load More