El “Papa negro” reconoce que hay una lucha alrededor de Francisco

El Papa Francisco. Foto: AP / Alessandra Tarantino

ROMA (apro).- El venezolano Arturo Sosa Abascal, jefe de los jesuitas, hizo este lunes suyas las críticas de los allegados de Francisco y afirmó que alrededor del Papa argentino se está librando una guerra “política”, según dijo en un encuentro en la capital de Italia.

“No hay dudas de que hay una lucha política en la Iglesia”, afirmó el superior general de la Compañía de Jesús, una de las órdenes tradicionales y más influyentes de la Iglesia católica, a la que también pertenece el pontífice latinoamericano.

“La lucha es entre los que quieren la Iglesia soñada por el Vaticano II y los que no”, puntualizó, en un encuentro con los periodistas acreditados en la Asociación de la Prensa Extranjera de Roma.

“La lucha del papa Francisco es contra el clericalismo y el ejercicio del poder dentro de la Iglesia. El papa propone una Iglesia sinodal (es decir que define de forma conjunta las posturas de la institución) contra el clericalismo”, detalló Sosa, cuyo cargo es también conocido como el del ‘Papa negro’, por la importancia histórica de esta congregación ha tenido dentro de la Iglesia católica.

“Es que Francisco, por su edad, no va a ser el pontificado más largo de la historia. Ellos apuntan a su sucesión”, recordó Sosa, de 70 años.

Sosa hizo estas declaraciones a tres semanas de distancia de que se celebre en Roma el próximo Sínodo de la Amazonía, que se llevará a cabo del 6 al 27 de octubre en el Vaticano.

Durante este encuentro, se reunirán los obispos de todo el mundo para hablar de temas que involucran a esta extensa región latinoamericana, de siete millones de kilómetros cuadrados repartidos entre nueve países, que en los últimos años ha sido duramente afectada por amplios incendios y deforestación.

Otro de los temas anunciados ha sido la posible abertura a que hombres casados pueda ejercer como sacerdotes, una medida destinada a hacer frente al aislamiento que sufren las comunidades más aisladas de la Iglesia.

“El sínodo no toma decisiones doctrinales”, indicó, sin embargo, el prelado.

“Será un encuentro de carácter pastoral, para intercambiar ideas, hacer recomendaciones para una pastoral más efectiva en zonas importantes, como América Latina”, agregó, al hacer hincapié en el carácter ecológico del encuentro.

El sínodo es “una oportunidad” y un llamamiento a “la Iglesia y a la sociedad a comprometerse con una ecología integral”, abundó, sobre este encuentro que ya ha suscitado polémicas en el bando conservador de la Iglesia, por algunos temas como la posibilidad de permitir que laicos casados ejerzan como sacerdotes.

“Estoy convencido de que no se trata de un ataque sólo contra el papa. Francisco está convencido de su acción desde que fue elegido papa. En realidad es un modo de influir en la elección del próximo papa”, razonó Sosa, antiguo rector de la Universidad Católica de Táchira y exdirector del centro de análisis y estudios Gumilla.

Sin armas para Venezuela

En cuanto a Venezuela, el país en el que nació, Sosa afirmó que cree que un hecho político es que se produzca un cambio de sistema, que le permita al país de salir de la actual situación de bloqueo político y crisis social y humanitaria en la que se encuentra.

“No sólo se necesita un cambio de gobierno, sino un cambio de sistema”, dijo el prelado, quien se convirtió en jefe de los jesuitas en 2016, tras remplazar al español Adolfo Nicolás Pachón.

Por esto, consideró, es necesario que haya apoyo internacional para que Caracas lleve adelante una transición política pacífica, algo que se conseguirá sólo evitando toda acción armada y a través de unas nuevas elecciones democráticas.

“Eso no es una utopía. En el pueblo venezolano existe una cultura democrática, que no ha olvidado y que no se debe olvidar. Hay muchos intereses y fuerzas armadas, pero la solución no es el enfrentamiento armado”, afirmó.

Comentarios

Load More