Guaidó asegura que el mecanismo de Barbados para Venezuela se agotó

Juan Guaidó. Foto: Twitter @jguaido Juan Guaidó. Foto: Twitter @jguaido

CARACAS.- El presidente de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, Juan Guaidó, aseveró este lunes que el régimen de Nicolás Maduro abandonó “con excusas falaces” el proceso de negociación que sostenían en Barbados con la mediación del reino de Noruega y con apoyo de Grupo de Contacto Internacional de la Unión Europea.

A juicio del jefe del Parlamento, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, este formato “se agotó”, luego de que la representación de Nicolás Maduro bloqueara una “salida pacífica, rechazando discutir y acordar una propuesta sensata realizada por nuestra delegación para ponerle fin a este conflicto”.

La delegación de Maduro declinó asistir a la reunión pautada el 7 de agosto en Barbados fecha en la que los representantes de Guaidó ya se encontraban en la isla para continuar la negociación.

Propuesta rechazada

“Hay una propuesta no de diálogo, sino de una solución concreta (…) tan avanzada que el régimen salió corriendo” y abandonó la negociación, dijo en conferencia de prensa.

Guaidó explicó que su delegación propuso convocar a un Consejo de Gobierno –basado en la Constitución y en la Junta de Gobierno conformada en 1958, tras la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez– que debe ser “plural, equitativo y con todas las fuerzas del país”, incluida la Fuerza Armada Nacional.

Dijo que esta sería “la forma de Gobierno” en Venezuela hasta que se elija en comicios libres a un nuevo Presidente.

“Implicaría, además, por supuesto, la salida inmediata de Maduro y mi separación del cargo (como presidente interino) hasta una elección presidencial real”, precisó.

Añadió que esta elección debe darse “en el menor tiempo posible” y con un nuevo órgano electoral, petición frecuente de la oposición por considerar que el actual Consejo Nacional Electoral (CNE) está subordinado al chavismo.

La propuesta también contempla la liberación de los más de 500 pesos políticos que hay en el país, el cese de la inhabilitación política de varios opositores, el ingreso inmediato de ayuda humanitaria, un acuerdo para superar el aislamiento económico y la protección del Esequibo, territorio que Guyana y Venezuela disputan desde el siglo XIX.

Maduro suspendió el pasado 7 de agosto las negociaciones que tenían lugar en Barbados en vista de que, a su juicio, Guaidó “celebra, promueve y apoya” las sanciones del Gobierno de Estados Unidos contra funcionarios del Ejecutivo y empresas venezolanas.

A principios de septiembre puso como condición para retomar las negociaciones que Guaidó rectifique su supuesta pretensión de entregar el Esequibo, territorio que Venezuela y Guyana tienen en disputa desde hace más de medio siglo.

Acuerdo paralelo

Al mismo tiempo que el presidente del Paramento ofrecía estas declaraciones, en la sede de la Cancillería, las organizaciones políticas Movimiento al Socialismo (MAS); Avanzada Progresista (AP); Soluciones y Cambiemos anunciaron que conformarán junto al régimen de Nicolás Maduro una “nueva mesa nacional de negociación y diálogo”.

Entre los acuerdos parciales firmados en esa instancia proponen la reincorporación a la Asamblea Nacional de la fracción parlamentaria chavista del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y sus aliados; la conformación de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE); exhortar al sistema de justicia acordar medidas de sustitución de privación de libertad “en aquellos casos en los que el ordenamiento jurídico venezolano así lo permita”; la defensa sobre la Guayana Esequiba; el rechazo a la aplicación de sanciones económicas de EU y Europa contra funcionarios de Maduro y exigir el inmediato levantamiento de las mismas; así como la instrumentación de un programa de intercambio de petróleo por alimentos, medicamentos e insumos.

“Hemos concertado voluntades, renunciado a posiciones para construir, unir y sumar”, aseguró Timoteo Zambrano, de Cambiemos, y diputado a la Asamblea Nacional con ausencias en las últimas sesiones.

En el acto, el dirigente político agradeció “a los colegas del gobierno”, encabezados por la vicepresidenta Delcy Rodríguez, y su hermano y ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, el canciller Jorge Arreaza, y el ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz.

“Damos inicio a un proceso constitutivo de una mesa nacional por Venezuela, sus instituciones, su democracia, la libertad de todos y la paz como afán supremo. El fin debe ser una Venezuela de todos no de una parte frente a la otra”, sostuvo Zambrano.

Aseguró que se “rebelan frente al odio y la ira”, por lo que sabe que deberán “asumir un costo político significativo”.

Además de Zambrano, estuvieron presentes Felipe Mujica, por el MAS; Claudio Fermín, por Soluciones y Luis Augusto Romero, por Avanzada Progresista, agrupación política del excandidato presidencial Henri Falcón, quien se midió con Maduro en mayo de 2018.

Por su lado, el también vicepresidente de Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez, leyó un mensaje de Nicolás Maduro en el que asegura la disposición de su gobierno a “conversar y llegar a convenios en la búsqueda de la paz de la nación”.

“Queremos que sepan todos los factores políticos, sociales, económicos de Venezuela y que lo sepa el mundo entero a través de los representantes diplomáticos aquí presentes que lleven a sus países nuestra disposición absoluta para mantener abiertas todas las puertas para el diálogo, la negociación, el acuerdo y la paz”, leyó Rodríguez.

En el mensaje, el gobierno de Maduro asegura: “No hemos cerrado ni cerraremos ninguna puerta para resolver entre venezolanos los asuntos que solo conciernen a los venezolanos”.

Rodríguez afirmó que “está en plena evolución el proceso de consecución de los acuerdos” y enfatizó que “hay una invitación a todos los que se quieran incorporar a esta negociación”.

Oposición fabricada

Este acuerdo fue rechazado de plano por el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, tras considerarlo como irresponsable.

“Ya el régimen ha intentado antes este tipo de maniobras, como el 20 de mayo (de 2018, con las presidenciales adelantadas) y sabemos cuáles fueron las consecuencias (…) Estamos hablando de una solución real”, al referirse a la propuesta que llevó a la negociación en Barbados.

“Poner hoy pañitos de agua caliente a esta emergencia sería irresponsable o sádico (…) Que explique el régimen, en lugar de buscar alternativas que ya sabemos a dónde derivan, a mayor aislamiento”, manifestó.
Freddy Guevara, diputado en calidad de huésped en la residencia del embajador de Chile en Venezuela, también se refirió a esta nueva mesa.

“No puede haber duda: Maduro es el obstáculo para cualquier salida política”, escribió a través de su cuenta Twitter.

Aseguró que Nicolás Maduro se levantó de la mesa de negociación que tenía con Guaidó en Barbados y “acordó (con) la falsa oposición mantener la ANC, nombrar falso CNE para (crear un) nuevo Parlamento” servil.

Por su lado, el segundo presidente de la AN, Stalin Gonzaléz, sostuvo que “mientras nosotros proponemos  solución a la crisis y terminar con el sufrimiento de la gente, el régimen plantea opciones que sólo profundizan la crisis y llaman a la polarización”.

El diputado en el exilio y comisionado presidencial del gobierno de Guaidó para las Relaciones Exteriores, Julio Borges, indicó que la delegación de sectores opositores conformadas por Timoteo Zambrano de Cambiemos; Claudio Fermín, por Soluciones; Luis Romero, de Avanzada Progresista y Felipe Mujica, del Movimiento al Socialismo (MAS) “no representan al pueblo venezolano”.

“La Unión Soviética y Cuba también fabricaron su oposición a la medida y esta complicidad siempre terminó en un gran fracaso”, escribió Borges.

La diputada Delsa Solórzano, por su parte, aseguró que el regreso de los diputados chavistas al parlamento no cambiará la ruta que tienen establecida los factores democráticos para salir del régimen de Nicolás Maduro.

“Será un reconocimiento parcial, pero no necesitamos que nos reconozcan, nosotros fuimos electos por el pueblo. Esto es no más que una demostración que el régimen está caído. No tiene apoyo popular y deben disfrazarse con otros cómplices. El régimen buscó a unos payasos para que firmaran un documento para legitimar a Maduro. Ninguno de los partidos que han luchado por la democracia del país se va a prestar a esa marramucia”, manifestó.

Al respecto, el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, ratificó que los diputados del chavismo se reincorporarán al Parlamento “para debatir y prepararse para las futuras elecciones del Poder Legislativo”.

“Los diputados del Psuv se reincorporan a la Asamblea Nacional, un órgano que ha estado en desacato. Ahí hay un espacio para el diálogo. Nuestros diputados estarán ahí para el debate. Próximamente habrá elecciones para el Parlamento y tenemos que irnos preparando”, dijo.

El también presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) agregó que “estamos incorporados, que no estemos yendo es otra cosa. Se integrarán los 54 diputados que somos (…) Que se preparen, porque vamos a elecciones (parlamentarias)”.

Comentarios

Load More