Partidos cruzan reproches en España tras no haber alcanzado un acuerdo

Pedro Sánchez y el rey Felipe VI, después de su reunión del martes 17 de septiembre de 2019. Foto: AP Pedro Sánchez y el rey Felipe VI, después de su reunión del martes 17 de septiembre de 2019. Foto: AP

MADRID (apro).- España esta abocada a sus cuartas elecciones en cuatro años, luego del bloqueo político que se mantiene con el fracaso del presidente Pedro Sánchez para conseguir ser investido. Y la sesión de control del Pleno del Congreso de este miércoles fue el epicentro del cruce de acusaciones entre los principales líderes políticos, arranque de motores del ambiente preelectoral.

Un día después de que el rey Felipe VI decidiera no designar ningún candidato a la investidura por el fracaso de las negociaciones para hacer presidente a Pedro Sánchez, los partidos aprovecharon la sesión de hoy para lanzarse reproches.

Este lunes 23 vence la fecha en la que se podría formar gobierno y el martes 24 se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el anuncio de la disolución de las Cortes (Congreso de los Diputados y Senado) y la convocatoria a nuevas elecciones, que se celebrarán el 10 de noviembre. Con ello, se espera que España tenga un gobierno hasta el inicio de 2020.

El país entra en un otoño complicado, porque seguirá detenido el aparato parlamentario que permitiría modificar las reformas a las leyes laboral y la de pensiones, entre otras. España, además, asoma a un momento de desaceleración de la economía.

Transcurrieron 146 días desde las elecciones de abril pasado, sin que los partidos fueran capaces de formalizar un gobierno. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Pedro Sánchez fue incapaz de alcanzar un acuerdo con Unidas Podemos, su socio preferente, ya que las posiciones se alejaron al pedir el primero el apoyo a un programa de más de 300 políticas progresistas y la formación de Pablo Iglesias plantear un gobierno de coalición.

“Para este viaje no hacían falta alforjas. Usted quería ir a elecciones desde el principio”, reprochó a Sánchez el líder de la oposición, Pablo Casado, presidente del Partido Popular (PP), la formación de derecha.

A juicio de Casado, el presidente en funciones “ha instrumentalizado las instituciones de una forma soez”. “Ofrece –le dijo- la incapacidad más fatua, la nada”.

“Quien no es capaz de gestionar su investidura difícilmente puede gestionar una nación como España”, recalcó Casado.

Le reprochó también que pretende “ser investido por agotamiento electoral”. Y finalmente le dijo: “Usted ha traicionado a todos y ha demostrado que no es de fiar”.

En su respuesta, el líder socialista envió un mensaje a los electores, cuando señaló en tribuna que espera que el 10 de noviembre, “los españoles nos den una mayoría más rotunda para que ustedes no tengan la capacidad de bloquear la formación de un gobierno”.

Y dirigiéndose a Casado, apuntó que “el 28 de abril después de siete años con recortes e injusticia social”, durante el mandato de Mariano Rajoy, los españoles “votaron de manera alta y clara un gobierno progresista que no dependiera de los independentistas” catalanes.

“Lo que ha ocurrido es que no han asumido su responsabilidad ni tampoco el resultado electoral”, aseguró.

Insistió en que la “primera fuerza que ha ganado” ha intentado formar gobierno y “otras tres que lo que han hecho es bloquear la formación de Gobierno”, en alusión a Unidas Podemos, PP y Ciudadanos, estos dos últimos a los que pidió se abstuvieran para que la aritmética parlamentaria le permitiera ser investido y a lo que se negaron.

Desde que el martes por la noche el presidente en funciones salió de la consulta con el rey Felipe VI, ha atizado a sus adversarios políticos sobre la imposibilidad de formar gobierno, pero no ha tenido una sola palabra autocrítica, pese a que hubo semanas de inacción de su parte.

A Pablo Casado le dijo que no tiene “sentido de Estado” por no facilitar su investidura; a Albert Rivera de Ciudadanos, con quien mantiene un duro pulso político, le tachó de “irresponsable” y a Pablo Iglesias le acusó de “dogmatismo”

El portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Gabriel Rufián, le reprochó a Sánchez haber “perdido una oportunidad histórica”.

Con dureza se lamentó: “Creo que la gente está hasta los bemoles de todos nosotros”. Y a los socialistas les acusó de haber demostrado “que son a la negociación lo que Vox al feminismo”.

Acusó a Sánchez de haber pedido la abstención a las derechas, en concreto a Ciudadanos. “Ha intentado pactar con quien nos llama banda. Ha intentado pactar con la derecha”.

Y criticó a Unidas Podemos que, a su juicio, ha estado “donde querían: en platós de la tele quejándose y con razón”. “Han perdido una oportunidad histórica”, lanzó a ambos bandos de izquierda.

Comentarios

Load More