Cable de caseta con el que Lesvy habría sido asfixiada fue resguardado dos días después, admite la PGJ-CDMX

El cuerpo de Lesvy fue hallado en CU el 3 de mayo de 2017. Foto: Alejandro Saldívar El cuerpo de Lesvy fue hallado en CU el 3 de mayo de 2017. Foto: Alejandro Saldívar

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El cable del auricular con el que Lesvy Berlín Rivera Osorio habría sido asesinada el 3 de mayo de 2017 en Ciudad Universitaria no fue preservado, admitió el perito adscrito a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX), Javier García Ortiz.

En el quinto día de audiencia contra Jorge Luis “N”, presunto feminicida de la joven, el especialista forense pretextó el levantamiento del “arma homicida” -cable y el auricular- se realizó hasta dos días después, porque para ello requerían un oficio de autorización por parte de la UNAM.

Además, agregó, que el 5 de mayo cuando regresó al lugar, la escena del crimen no estaba acordonada y había sido contaminada con cartulinas, flores y veladoras, por lo que no pudo tomar huellas dactilares del teléfono.

Aunque no pudo afirmarlo o negarlo, el perito coincidió con las declaraciones de sus colegas del Instituto de Ciencias Forenses (Incifo) en el sentido de que el homicidio de Lesvy pudo haberse producido por el ahorcamiento en la caseta telefónica.

En la víspera, Jaime Cruz Huerta, médico forense del Incifo, ratificó la causa de muerte de la joven “asfixia por ahorcamiento con suspensión incompleta” y aseguró que la necropsia realizada al cuerpo de Lesvy, el 4 de mayo de 2017, se hizo con apego a los protocolos de feminicidio, Estambul y Minnesota.

Sin embargo, de acuerdo con la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México en su Recomendación 01/2018 afirmó que Cruz Huerta cometió irregularidades en el dictamen de necropsia, pues no precisó el tiempo aproximado de la muerte de Lesvy, la mecánica de producción, la temporalidad de las lesiones ni las cicatrices no recientes y tampoco tomó fotografías de las lesiones.

Por todo lo anterior, el especialista tuvo que ampliar su dictamen el 19 de mayo de 2017 y asentó que el cuerpo de la joven presentaba lesiones en la frente, nariz, palma izquierda, tobillo, y mentón, aunque no se atrevió a confirmar si se trataba o no de un feminicidio.

Por estas omisiones y la falta de debida diligencia en la investigación el pasado 22 de mayo, el Incifo tuvo que ofrecer una disculpa pública a la familia de la joven por falta de debida diligencia en la investigación.

Testimonios coinciden: Lesvy sufría violencia

Desde la sala 1 del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJ-CDMX) una de las compañeras de vivienda de la pareja recordó que los insultos y gritos de Jorge Luis “N” contra Lesvy eran constantes.

Natalia, quien vivió alrededor de dos meses en el lugar, aseguró que al menos tres veces por semana escuchaba a Jorge Luis “N” gritarle a Lesvy frases como “eres una puta” y “eres una pendeja”. Añadió que una de esas noches él la golpeó tan fuerte que el cuerpo de la joven se estampó contra la puerta de su habitación y la abrió.

Al ser cuestionada por la defensa del presunto feminicida sobre por qué no denunció antes, la joven respondió: “Estoy muy arrepentida de no haberlo hecho, quizá no lo hice por ignorancia o desconocimiento”.

En la audiencia previa, otra de las amigas de Lesvy llamada Guadalupe dio a conocer un audio en el que Jorge Luis “N” insiste en no recordar lo sucedido la madrugada del 3 de mayo del 2017, pues “estaba hasta la madre de drogado”.

Luego de plantear algunas hipótesis de lo ocurrido la noche anterior, el imputado se pregunta “¿y si sí lo hice?” en relación a su responsabilidad en la muerte de la joven y después afirma que de ser el culpable asumirá las consecuencias.

Guadalupe explicó que decidió grabar la conversación ante la insistencia de Jorge Luis “N” de hablar con ella durante el funeral de Lesvy, el 5 de mayo de 2017.

En su testimonio, la joven afirmó que ese día el presunto feminicida no lucia triste, pero sí nervioso e incapaz de formar frases completas, por lo que creyó que estaba tomado o drogado.

La quinta audiencia del juicio oral contra Jorge Luis “N”, presunto feminicida de la joven, concluyó está tarde con las declaraciones de tres testigos y aunque el testimonio de Araceli Osorio, madre de Lesvy estaba programado para hoy, se pospuso hasta mañana por falta de tiempo.

El juicio continuará mañana 19 de septiembre en los juzgados del Reclusorio Preventivo Varonil Oriente y será la última oportunidad para que las abogadas de la familia de Lesvy desahoguen el resto de las evidencias para convencer a los jueces de que “no fue suicidio, fue feminicidio”.

Comentarios

Load More