Damnificados del Multifamiliar Tlalpan honran a las víctimas de los sismos de 1985 y 2017

En el complejo habitacional de Tlalpan todavía están a flor de piel las heridas dejadas por el sismo de hace un par de años. Foto: Manuel Alejandro Godínez En el complejo habitacional de Tlalpan todavía están a flor de piel las heridas dejadas por el sismo de hace un par de años. Foto: Manuel Alejandro Godínez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con una misa oficiada por el presidente y fundador del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, Miguel Concha Malo, y una caminata a la calle de Avenida del Taller 21, donde perdieron la vida decenas de costureras al caer el inmueble, damnificados del Multifamiliar Tlalpan conmemoraron un aniversario más de los terremotos de 1985 y 2017, los dos más demoledores que han golpeado a esta capital.

En el complejo habitacional de Tlalpan todavía están a flor de piel las heridas dejadas por el sismo de hace un par de años. Los vecinos afectados viven desde hace 24 meses en campamentos improvisados o de arrimados con familiares. El duelo por las pérdidas humanadas todavía se respira en este lugar.

Aquí, el megasimulacro oficial pasó de largo para los damnificados que el 19 de septiembre de 2017 vieron caer años de esfuerzo y trabajo en cuestión de segundos, cuando en punto de las 13:14 horas un terremoto de 7.1 grados destruyó su hogar.

“Es una simulación, no es un esfuerzo para prevenir. Los que padecemos las consecuencias de un sismo lo sabemos. No tenemos capacitación mínima de primeros auxilios, para hacer un apuntalamiento o de sacar a alguien de los escombros”, dice Juan Carlos Miranda.

Los damnificados elevaron su exigencia de justicia. Foto: Manuel Alejandro Godínez
Los damnificados elevaron su exigencia de justicia. Foto: Manuel Alejandro Godínez

Lo que hace el gobierno de Ciudad de México para conmemorar los sismos del 19 de septiembre de 1985 y 2017 es, subraya, con “afán de seguir tapando la tragedia”.

El joven lamenta que las autoridades capitalinas no tomen en cuenta a los damnificados para hacer acciones más significativas en este día. “Me parece poco sensible de su parte que nos ignoren”, se queja.

Enfundado en una sudadera oscura con la leyenda Damnificados Unidos de la Ciudad de México a la altura del pecho, Miranda refiere que no ha sido fácil la lucha por recuperar lo perdido hace dos años. “Llevamos dos años batallando para recuperar nuestro patrimonio, el primero año fue una lucha para acceder al recurso público y poder reforzar los edificios sin tener que cargar una deuda impagable, gracias a la lucha social”, señaló.

A pesar de que la reconstrucción de sus inmuebles avanza, las fechas de entrega se han postergado. “Primero nos dijeron que la entrega se haría en el mes de julio, incluso estuvo aquí la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, para supervisar las obras”.

En su visita, dice Juan Carlos, Sheinbaum pidió a las empresas encargadas de la reconstrucción que fijaran una fecha para la entregar de viviendas y se comprometieron a hacerlo el 31 de agosto. “El plazo ya venció y aquí seguimos, viviendo en casas de campaña donadas por China”, subraya.

Una tienda de campaña donada por China. Foto: Manuel Alejandro Godínez
Una tienda de campaña donada por China. Foto: Manuel Alejandro Godínez

Y cuenta que la última promesa pactada es que ocuparán sus nuevas casas el 31 de octubre próximo.

Pero el joven pone en tela de juicio dicha compromiso. No cree que pueda volver a sentir lo que es vivir en un techo.

Acompañados por damnificados de otros puntos de la ciudad y de madres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, los damnificados de Tlalpan partieron hacia Avenida del Taller donde en 1985 operaba un taller clandestino de ropa que cayó con el sismo y sepultó a mujeres obreras que ahí laboraban.

Ahí, guardaron un minuto de silencio en su memoria.

(Con información de Manuel Alejandro Godínez)

 

Comentarios

Load More