CNDH entrega a diputados recomendaciones ante iniciativa de etiquetado frontal de alimentos

El titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez. Foto: Octavio Gómez El titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ante la discusión en la Cámara de Diputados sobre el etiquetado frontal de alimentos, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, remitió a la presidenta de la Mesa Directiva, Laura Angélica Rojas Hernández, un escrito con recomendaciones que debe contener la iniciativa para que forme parte de política pública integral dirigida a eliminar la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en el país.

Tras celebrar que el Poder Legislativo debata la iniciativa sobre el etiquetado frontal de alimentos, “para garantizar la protección del derecho a la salud de la población, en especial de niñas niños y adolescentes”, la CNDH informó que el ombudsman presentó las observaciones a la diputada Rojas Hernández a partir de una investigación realizada por el organismo sobre el sobrepeso y la obesidad infantil en México.

En un comunicado, el organismo destacó que de acuerdo a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), entre los 29 países que la integran, México ocupaba el segundo lugar con los habitantes con mayor sobrepeso y obesidad en 2017, afectaciones a la salud que “se han incrementado progresivamente y representan la segunda tasa de prevalencia más alta entre los países integrantes de organismo con personas de 15 años en adelante (32.4%) y la más alta proporción de población con ambos padecimientos (73%)”.

La CNDH resaltó que “el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades ratifico las Declaraciones de Emergencia Epidemiológica EE-5-2018 y EE-6-2019 para todas las entidades federativas ante la magnitud y trascendencia de los casos de sobre peso y obesidad, para fortalecer y apuntalar las acciones de la Estrategia Nacional para la Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes”.

Con la finalidad de que la iniciativa de ley cumpla además con estándares internacionales de derechos humanos, la CNDH recomendó establecer “un sistema de etiquetado nutricional de diseño universal, comprensible, de rápida lectura para las y los consumidores de todas las edades, que considere ajustes razonables para garantizar a las personas menores de edad que viven con discapacidad el ejercicio de su derecho a la información y libertad de elección, y mecanismos para sancionar el incumplimiento de la regulación” respectiva.

Agregó que es indispensable que el etiquetado sea elaborado “con base en evidencia científica y los estándares internacionales, privilegiando la protección de la niñez y adolescencia y las y los consumidores en general”, así como establecer la prohibición expresa de “el uso paralelo de otros sistemas de etiquetado frontal en productos alimenticios, e incluir la obligación para las autoridades competentes de adecuar la regulación sobre los criterios nutrimentales para los alimentos y bebidas industrializados a los establecidos por la Organización Mundial de la Salud respecto de la ingesta de azúcares para personas adultas y personas menores de edad”.

El organismo consideró necesario que se homologue la iniciativa “para efectos de las normas sobre etiquetado frontal y el otorgamiento del Distintivo Nutricional por la Secretaría de Salud, que establezca controles efectivos de verificación, supervisión, monitoreo y sanción en caso de incumplimiento”.

Para la CNDH es indispensable que para el cabal cumplimiento de la normatividad se designe “una autoridad responsable para verificar científicamente que la proporción de azúcares, grasas, sales y otros elementos en los alimentos y bebidas coincida con la declaración de contenido y propiedades manifestado en la publicidad: evaluar los conocimientos, actitudes y prácticas de las y los consumidores respecto del etiquetado”.

La designación de una autoridad, debe ser considerada como “herramienta para impulsar la industria alimenticia reformule sus productos para reducir el contenido de elementos que propician sobrepeso y obesidad”, puntualizó el organismo.

En el documento entregado este jueves en la Cámara de Diputados también se establece que “el sobrepeso y la obesidad son problemas de salud vinculados no solo a la responsabilidad y hábitos de vida de las personas, sino a situaciones estructurales que pueden condicionar, limitar e incluso anula las oportunidades de disfrutar una vida en las mejores condiciones de salud”.

La CNDH recordó a los legisladores tomar en cuenta que “el acceso a alimentos saludables, al agua y adecuada nutrición son factores determinantes básicos de la salud considerados en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que también comprenden el acceso a la educación e información sobre cuestiones relacionadas con la salud”.

Entre sus recomendaciones, el organismo enfatizó en la importancia de establecer “las pautas normativas para regular las actividades de las empresas productoras y comercializadoras, y los mecanismos para supervisar, auditar, transparentar y dar seguimiento a su cumplimiento, con base en los principios de los derechos humanos, el interés superior de la niñez y los derechos de niñas, niños y adolescentes, así como en los compromisos internacionales derivados de la ratificación del Convenio sobre los Derechos del Niño”.

 

Comentarios

Load More