Estudiantes del Tec de Monterrey conmemoran a sus cinco compañeros fallecidos el 19S

El Tec de Monterrey tras el sismo del 19 de septiembre del 2017. Foto: J. Raúl Pérez El Tec de Monterrey tras el sismo del 19 de septiembre del 2017. Foto: J. Raúl Pérez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Tecnológico de Monterrey se unió este jueves al simulacro nacional para conmemorar los sismos de 1985 y 2017. En este último perdieron la vida cinco estudiantes de esa institución académica, tras el colapso de los puentes que comunicaban a los edificios en el campus Ciudad de México.

En las instalaciones alternas, a unas cuadras del inmueble devastado, los estudiantes salieron a los patios y guardaron silencio en memoria de sus compañeros.

Fue como recordar aquel movimiento de la tierra que hizo tronar los muros de las instalaciones originales, que hasta la fecha no han podido ser levantadas. En un recorrido, Apro pudo constatar que en algunos edificios continúan los vidrios rotos, las paredes agujeradas y el polvo que dejó la tragedia, hace dos años.

Pero en otra parte del campus ya avanzan las obras: hay materiales y trabajadores con cascos reconstruyendo las aulas del prestigiado centro educativo. Sin embargo, en los alrededores, los puestos ambulantes acumulan otro día sin vender tortas, tacos, papas, ensaladas, dulces y artículos de papelería.

En la sede alterna, ubicada en la calle Transmisiones, el simulacro se realizó sin contratiempos, con muchos rostros serios que deambularon entre las carpas estilo geodésicas, provisionales, usadas como aulas. Eso sí, más seguras ante cualquier sismo por su sencilla estructura.

El Tecnológico de Monterrey recordó en las redes sociales a las víctimas del terremoto de 7.2 grados: “Hoy a dos años del sismo que marcó profundamente a nuestra comunidad, honramos la memoria de nuestros queridos estudiantes: Alejandro, Edgar Michel, Juan Carlos, Luis Manuel y Rubén… Su recuerdo inspira el esfuerzo de todos por ser cada día mejores y permanecerá por siempre en nuestros corazones”.

Los padres de los alumnos fallecidos (Juan Carlos Álvarez Díaz y Edgar Michel Azano González Neri) desistieron de continuar con el proceso legal contra el centro de estudios privado.

“Quiero cerrar un ciclo. Entendí que fue un accidente, parte de la naturaleza que provocó esto. Yo estaba muy enojada. Yo quise hablar con ellos y estar en buenos términos, porque ellos aceptaron que sí tenían el problema en su escuela y no sabían que la construcción estaba mal”, dijo a Forbes la madre de Edgar Michel.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More