Los saldos patrimoniales de los sismos y sus lecciones

Templo de Nuestra Señora de la Natividad, Atlixco, Puebla. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En el marco del segundo aniversario de los sismos de 2017, que dañaron dos mil 340 monumentos históricos, más 52 artísticos y 42 zonas arqueológicas, la Secretaría de Cultura (SC) presentó un informe sobre los avances en la reconstrucción, que según sus cifras ya alcanza el 42%.

Al margen de los datos sobre el tema de la vivienda, que no asume el sector (aunque hubo casas de arquitectura vernácula afectadas), en donde se reporta que la mayoría de las familias tuvieron que rescatar su hogar con sus propios recursos (Estado de México y Guerrero) o recibieron el apoyo incompleto (Chiapas, Morelos y Guerrero), el diagnóstico que presenta el gobierno actual respecto de lo realizado por el anterior destaca la ausencia de un programa de coordinación interinstitucional.

A su llegada, según el documento de la SC, se integró una comisión intersecretarial en la cual participa el sector Cultura, las secretarías de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano; Educación Pública (SEP); y Salud; la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi); y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En el caso del patrimonio cultural, el informe indica que se destinaron 522 millones de pesos para la reconstrucción del patrimonio, provenientes del Presupuesto de Egresos de la Federación correspondiente a 2019, más cuatro mil 525 millones de pesos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) del mismo año, cinco mil 500 de las aseguradoras, y sin especificar a qué se refiere exactamente, suma 127 millones de pesos cuya procedencia sólo dice “otros”, para un total de 10 mil 674 millones de pesos.

En un boletín aparte, la SC informa que se puso en marcha el Programa Nacional de Reconstrucción para apoyar la restauración, conservación y mantenimiento de bienes culturales afectados. Mediante una convocatoria lanzada por la Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural, que se supone beneficiará a más de 300 proyectos, si bien “a la fecha” todavía se espera que “los recursos estén disponibles” para iniciar las obras este año.

Arguye:

“El proceso de reconstrucción no puede ser expedito debido a que, para el rescate de la infraestructura, se considera el uso de los materiales y técnicas originales, además de trabajar en la recuperación de los bienes muebles, es decir, obras de arte, murales, esculturas, archivos históricos, entre otros.”

Especialistas del INAH intervienen pinturas de caballete de la Capilla de Santa Mara de la Asunción. Foto: Especial

Lo difícil

Se informa, respecto de los monumentos con carácter artístico bajo custodia del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), que 52 (la mayoría ubicados en la zona metropolitana de la CDMX) resultaron con “afectaciones menores o moderadas”, entre ellos el Monumento a la Revolución, el antiguo Palacio Postal, el Banco de México, la Secretaría de Salud y la casa de la representación del gobierno de Quintana Roo, entre otros. No se menciona la Columna de la Independencia, en donde ya se han colocado los andamios para los trabajos de reestructuración que están por comenzar.

Y del patrimonio que vigila el INAH se señala que, de las 42 zonas arqueológicas afectadas, se han recuperado 25 en total: cuatro en Chiapas, cuatro en Guerrero, cuatro en el Estado de México, nueve en Oaxaca, dos en Puebla y dos en Tabasco. Están en proceso de intervención nueve, una en Chiapas, cinco en Morelos y tres en Oaxaca. Y hay cuatro más apenas en etapa de estudio para su posterior atención, dos en Hidalgo, una en el Estado de México y una más en Guerrero.

En cuanto a los monumentos históricos, se destaca la entrega de 990 restaurados, que significan el 42% de los 2,340 dañados. Se desglosa: 325 en Puebla, 217 Estado de México, 118 Morelos, 91 Tlaxcala, 79 Oaxaca, 58 Guerrero, 47 Chiapas, 26 Tabasco, 14 Veracruz, ocho la Ciudad de México, y siete en Hidalgo.

El boletín añade que restan 1,350 inmuebles. Y se espera el recurso necesario para su intervención. Se ha informado a los medios que la reconstrucción terminará el próximo 2020. Aunque viene una etapa nada fácil, pues justo tendrán que intervenirse algunos monumentos con mayores problemas como la parroquia de Nuestra Señora de Los Ángeles, ubicada en la colonia Guerrero, en la Ciudad de México, que sufrió severos daños en la cúpula pues se desplomó una buena parte de ella.

En el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación se han destinado al INAH de 3,918 millones de pesos, que representan un incremento de 179 millones de pesos respecto de 2019 –cuando se le otorgaron 3,739 millones de pesos–. Esta agencia reportó la coincidencia en diferentes espacios de investigadores y autoridades acerca de que los recursos para sus tareas se complementan con ingresos “autogenerados”, pero hasta hoy están a la espera de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) les entregue lo correspondiente a 2019.

Durante la mesa de análisis “Sismos y patrimonio cultural: balance de su restauración”, los especialistas Salvador Camarena, coordinador operativo de la Oficina de Sismos del INAH; Valeria Valero, coordinadora nacional de Monumentos Históricos (CNMH); y María del Carmen Castro, de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC), coincidieron en que luego del 2017 el instituto ya no es “el mismo”, pues ha tenido un “aprendizaje intenso y continuo” para responder ante la presencia de movimientos telúricos.

En la mesa, organizada por los investigadores Bolfy Cottom y Bertha Peña, de la Dirección de Estudios Históricos del instituto, se reconoció, sin embargo, como una de las tareas más arduas la obtención de fondos.

Hace unos días, el titular de la SHCP, Arturo Herrera Gutiérrezm visitó las obras de restauración que un equipo de especialistas realiza en la calle de Guatemala, donde se encontró el Huei Tzompantli hace unos cuatro años. En su cuenta de Twitter posteó unas imágenes con la frase:

“En Hacienda tenemos que asegurarnos de dotar de suficientes recursos a la preservación y protección del patrimonio cultural mexicano.”

Y en dicha red social le llovieron críticas de investigadores y especialistas del propio INAH, pues su secretaría no ha liberado los recursos autogenerados, el incremento al instituto para el 2020 es mínimo, no se han cubierto los estímulos a la investigación, y no se plantean soluciones para los trabajadores eventuales contratados precariamente en los capítulos 1000 y 3000, además de que no se ha pagado el aumento salarial acordado a principios de año y de que –como han reportado algunos medios– no se han renovado los seguros de los monumentos y en cualquier otro momento podría presentarse otro sismo que los afecte… y, en fin.

Comentarios

Load More