El aborto es ley en Oaxaca: “la maternidad será elegida o no será”

OAXACA, Oax. (apro).- A tres días de que se conmemore el Día de la Lucha por la Despenalización y Legalización del Aborto en América Latina, Oaxaca se convirtió en la segunda entidad que despenaliza esa práctica. La primera fue la Ciudad de México.

Con 24 votos a favor y 12 en contra, el Congreso local aprobó hoy el dictamen que reforma el Código Penal para despenalizar el aborto antes de las 12 semanas, lo que generó euforia entre las organizaciones feministas denominadas “Marea Verde”, y causó desilusión entre grupos religiosos que corearon iracundos: “¡Asesinos!, ¡asesinos!, ¡asesinos!”.

De esta forma, Oaxaca se convierte en la segunda entidad en despenalizar el aborto para “resarcir la deuda histórica que la democracia tiene con las mujeres”, porque “las mujeres proclamamos la soberanía de nuestros cuerpos” y “porque el aborto ya existe”, afirmó la diputada de Morena Hilda Graciela Pérez Luis.

En tribuna, la legisladora dijo que, según datos de los servicios de salud, en la entidad alrededor de 9 mil 200 mujeres recurren a esa práctica cada año, lo que significa que “la criminalización no las persuade de no abortar, lo único que logra es poner en riesgo su salud y su vida”.

En medio de rezos, padres nuestros, reclamos a la democracia por la exclusión de las mujeres, gritos, llantos, insultos y “fallas técnicas en el tablero electrónico”, controlado por priistas, este miércoles se realizó la votación para despenalizar el aborto.

Los únicos morenistas que votaron en contra fueron el diputado Ericel Gómez Nucamendi, actual delegado especial de Morena y dueño del periódico Noticias, y Ángel Domínguez Escobar.

También votaron en contra los priistas Alejandro Avilés Álvarez, Gustavo Díaz Sánchez, Lilia Mendoza Cruz, Magda Isabel Rendón Tirado y Jorge Octavio Villacaña Jiménez, así como la panista María de Jesús Mendoza Sánchez; Victoria Cruz Villar y Aurora López Acevedo, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), y Fabrizio Emir Díaz Alcázar y Arsenio Lorenzo Mejía García, del Partido Encuentro Social (PES).

La legisladora de Morena inició su intervención con el pensamiento de la activista Margaret Sanger: “Una mujer que no tenga control sobre su cuerpo, no puede ser una mujer libre”.

Hizo hincapié que “históricamente, a diferencia de los hombres, las mujeres tenemos que alzar la voz y manifestarnos para exigir que se nos reconozcan y garanticen nuestros derechos, (y) si no fuera por las mujeres que nos antecedieron, aquellas que alzaron la voz y salieron a manifestarse para reclamar nuestros derechos políticos electorales, hoy no estaríamos aquí”.

El derecho a decidir ha sido un tema pendiente en la agenda pública, entonces –dijo—“es preciso hablar desde la perspectiva de los derechos humanos y no desde la mirada religiosa o moral que finalmente afecta el ejercicio de los derechos de terceras personas, en este caso de nosotras, las mujeres”.

Luego aclaró que ninguna ley obligará a las mujeres que no quieren interrumpir su embarazo a que lo hagan. “Por el contrario, brinda la posibilidad a quien así lo decida de practicarlo en condiciones dignas y seguras, ya que quienes han accedido a un aborto seguro, clandestino, pero seguro, han sido aquellas mujeres que cuentan con recursos económicos para tener una interrupción de embarazo en condiciones seguras. Las que se mueren son las más vulnerables, en su mayoría pobres y jóvenes”.

Subrayó: “La maternidad será elegida o no será. Debe ser una decisión libre, no una obligación, ni una imposición social, moral o religiosa”.

Antes de terminar, Hilda Graciela Pérez Luis recordó al Benemérito de las Américas, Benito Juárez, quien promulgó la separación de la Iglesia y el Estado, principio fundamental de la democracia, y coreó: “¡Educación sexual para decidir!, ¡Anticonceptivos para no abortar!, ¡Aborto Legal, seguro y gratuito para no morir!”.

A su vez, Elisa Zepeda Lagunas, también de Morena, se pronunció a favor de las reformas propuestas para permitir la interrupción del embarazo hasta antes de las 12 semanas, y modificar las penas por el delito de aborto, porque “no hay razón jurídica ni ética para evadir la aprobación de este dictamen”.

Añadió: “Puede haber razones morales, razones de conciencia, razones religiosas, y las comprendo y son respetables, pero estamos en un órgano de Estado y deben imponerse la ética pública y la razón jurídica”.

Luego de aclarar que “en ningún momento se está tomando el aborto como método de planificación de la familia”, la diputada detalló que, a nivel mundial, entre 8% y 11% de las muertes maternas se relacionan con abortos inseguros, sin embargo, en México éstos representan la cuarta causa de muerte materna.

En Oaxaca, de acuerdo con cifras oficiales, cada año se realizan dos mil 300 abortos clandestinos, y las autoridades estiman que por cada uno de ellos hubo en la realidad otros cuatro, precisó.

Además, entre 10% y 50% de las mujeres que han padecido abortos inseguros requieren atención médica posterior, por complicaciones como abortos incompletos, infecciones, perforaciones uterinas, enfermedad pélvica inflamatoria, hemorragias u otras lesiones de los órganos internos que pueden terminar en infertilidad o en la muerte.

En su intervención, la morenista Magaly López Domínguez insistió en que “nadie está a favor del aborto, estamos a favor de salvar la vida de las mujeres que se ven orilladas a tomar esa medida”.

Puntualizó: “Estamos a favor de acatar las recomendaciones internacionales a nuestro país, que piden dejar de considerar criminales y dejar de perseguir judicialmente a las mujeres que han optado por esa difícil, muy difícil y peligrosa decisión, en la que hoy se juegan la libertad, la salud y la vida”.

Citó que de enero de 2018 al 12 de agosto de 2019 se registraron 50 muertes maternas en Oaxaca, de acuerdo con la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, y las tres principales causas de muerte fueron, en ese orden: enfermedad hipertensiva, hemorragia obstétrica y aborto. “Es decir, el aborto es la tercera causa de muerte en el estado de Oaxaca, y la cuarta en el conjunto del resto del país”.

Finalmente, resaltó que ya se dijo, pero es necesario repetirlo las veces que sea necesario: “Los abortos matan, sí, y matan porque son practicados sin las condiciones médicas mínimas, y se realizan así porque son clandestinos, porque son delito”.

Y recalcó: “Mueren por aborto sólo las mujeres pobres, que no pueden pagar servicios privados de salud o viajar a la Ciudad de México. Pero el concepto es incorrecto, porque ellas no ‘mueren’: son juzgadas, sentenciadas a muerte y asesinadas por un sistema que considera peligroso que las mujeres decidan sobre su cuerpo y sus opciones de vida”.

El dictamen se aprobó en términos muy similares a la reforma de 2007 en la Ciudad de México. Esto implica que la medida ya fue analizada y discutida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y su constitucionalidad ya fue sancionada.

Aunque el dictamen sobre la despenalización del aborto estaba entre los últimos puntos y su discusión inició alrededor de las 14:45, desde temprana hora grupos religiosos y feministas coparon el recinto legislativo.

Ministros religiosos y feligreses de las diferentes iglesias se apostaron frente a la puerta principal del Congreso local para rezar ante la imagen de la virgen de Guadalupe, con la intención de evitar que se aprobara el dictamen.

Además, la Conferencia del Episcopado Mexicano y el arzobispo Pedro Vázquez Villalobos se pronunciaron en contra de la iniciativa.

Muy temprano, un centenar de fieles colocó la imagen de la virgen morena a la entrada del Congreso y comenzaron a rezar. También levantaron lonas y pancartas con las leyendas: “Legisladores y ministros ¿ProMéxico o AntiMéxico?, “¿Cómplice de aborto? ¡Cómplice de asesinato!”, Jesusito de mi vida… ¡Dile a mi mamá que quiero nacer! ¡A mi no me oye! ¡Yo la quiero tanto!”.

Con rosarios en mano, banderas y cruces de madera, alzaban sus carteles con frases: “Yo también soy mexicano sin voz, ¿a mi quién me defiende?”, “¡No votamos contra los niños!”, “Dios es vida, satanás es muerte”, “Por la vida hasta la muerte”, “¿Ayudas al aborto? ¡Ayudas al asesinato!”.

Por su lado, organizaciones a favor del aborto mostraron mantas con distintos mensajes: “Iglesia-Estado asunto separado, ¡aborto libre, ya!”, “Por el aborto legal, seguro y gratuito en todo Oaxaca”, “Aborto legal para no morir”, “Maternidad x elección no x obligación”, “Educación sexual para decidir, aborto legal para no morir”, y “Aborto libre exigimos en Oaxaca porque clandestino mujeres pobres mata”.

A las 16:02 se dio a conocer en el tablero electrónico que por 24 votos a favor y 12 en contra se aprobaba el dictamen que despenaliza el aborto en Oaxaca.

Eso desató la ira de quienes se oponían al dictamen y al unísono corearon: “¡Asesinos!, ¡asesinos!, ¡asesinos!”, “Fuera Morena”, “Morena voté por ti, ahora te moriste para mí”.

Del otro lado, la euforia hizo presa de las mujeres de la Marea Verde que gritaban, mientras saltaban y se abrazaban: “¡Sí se pudo, sí se pudo, sí se pudo!”.

Comentarios

Load More