Ayotzinapa: Registros e imágenes debilitan hipótesis del 5o autobús

El autobús Estrella Roja 3278, llamado el quinto autobús en la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa. Foto: tomada de video de Youtube

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Registros oficiales e imágenes del autobús Estrella Roja 3278, llamado el quinto autobús en la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, contradicen una de las hipótesis del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de que éste habría sido modificado para encubrir el móvil de los ataques y a los responsables de los hechos que dejaron más de 180 víctimas, entre ellas 5 personas muertas, varios heridos de bala y 43 estudiantes desaparecidos de manera forzada.

El autobús Estrella Roja 3278 ha mantenido las mismas placas, el mismo número de serie y el mismo número económico al menos desde enero de 2013, más de un año antes de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Esto debilita las sospechas del GIEI— alimentadas por varias irregularidades en las primeras pesquisas de la Procuraduría General de la República (PGR)— de que ese vehículo habría sido modificado para encubrir a los responsables por estar cargado con droga o dinero del narcotráfico.

Aquella noche

El 26 de septiembre de 2014, estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa llegaron a la ciudad de Iguala, Guerrero, para tomar autobuses. Llegaron en dos autobuses Estrella de Oro que ya tenían en su poder. Lograron tomar uno más en las afueras de la ciudad, pero el chofer les dijo que primero tenía que dejar a los pasajeros en la terminal de autobuses. Al llegar allí, el chofer se negó a llevarlos por lo que los estudiantes pidieron refuerzos a sus compañeros que se habían quedado a las afueras de Iguala, quienes llegaron alrededor de las 9:00 de la noche.

Aunque finalmente no pudieron llevarse el autobús con el chofer que les había prometido acompañarlos, una vez en la terminal pudieron llevarse otros tres autobuses. Los normalistas intentaron salir del centro de Iguala en 5 autobuses: los dos Estrella de Oro que ya llevaban desde que partieron de la escuela, más otros dos autobuses de la compañía Costa Line y uno más de la empresa Estrella Roja. Este último, el Estrella Roja 3278, sería el que levantaría las sospechas del GIEI como uno de los posibles móviles de los hechos de aquella noche.

En abril de 2015, frente al desaseo de las investigaciones de la PGR, el GIEI presentó su primer informe como grupo independiente con observaciones e hipótesis. Una de las más sobresalientes era la posibilidad de que uno de los autobuses hubiera estado cargado con droga o dinero del narco, lo que explicaría la mecánica de los hechos.

Entre las cosas que el GIEI argumentó para sostener esa hipótesis estaba el hecho de que el autobús Estrella Roja 3278 fue omitido en la primera etapa de las investigaciones. Y que fue el único autobús tomado por los normalistas que no había sido atacado, sino que incluso se le dio paso libre y hasta fue escoltado por la Policía Federal hasta una caseta de cobro cercana. El GIEI también aludió a las contradicciones en las declaraciones del chofer, a las versiones de la propia empresa y a la existencia de casos penales en Estados Unidos relacionados con el uso de autobuses de pasajeros para propósitos criminales en Iguala.

Por ello el GIEI pidió a la PGR analizar cinco autobuses en búsqueda de más indicios. Pero estos elementos levantaron más dudas por parte de los integrantes del GIEI, pues el llamado quinto autobús que se llevó para ser analizado tenía diferencias con el que fue captado por las cámaras de seguridad aquella noche.

Esas diferencias fueron: 1) el patrón de las calcomanías en una de las ventanillas era distinto; 2) el tablero en la parte del frente ahora tenía una protuberancia que no se veía en los videos de seguridad; y 3) las vestiduras de los asientos de los pasajeros eran de un color diferente.

Imágenes: Análisis ordenado por el GIEI, entre el autobús analizado por PGR y las imágenes de la cámara de seguridad de la terminal de autobuses

En esta investigación se presentan nuevas evidencias que ponen en duda la hipótesis de que el autobús 3278 fue cambiado para descarrilar las investigaciones del GIEI.

Registros de la SCT

Los registros históricos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) indican que el autobús en cuestión ha mantenido el mismo número de serie y número de placas. Según una base de datos del año 2007, estas placas corresponden con el de un autobús Volvo con número serie “3CER2E71115009050”. Este es el mismo número de serie que la PGR tiene en el expediente del Caso Ayotzinapa.

 

Imagen: Tomada de expediente público de PGR, que refiere número económico y placas

 

Imagen: Base de datos de autotransporte federal de pasajeros SCT de 2007, en la que se indica placas y número de serie
Imagen: Información actualizada (2017) de vehículos de autotransporte federal, en la que coinciden número de serie y número de placas

 

 

 

Nuevas imágenes

Otras evidencias de que el autobús no ha sido modificado son imágenes tomadas antes de los hechos en Iguala. Con fotografías y videos del autobús 3278, subidas en 2013 a cuentas de Youtube y de Facebook de aficionados a los autobuses, es posible establecer que las placas (468-HP-9) y el número económico (3278) son las mismas que registró la PGR en su investigación de 2015.

Imágenes: Tomadas de video de Youtube (29 de enero de 2013)
Imagen: Tomada de Facebook (30 de julio de 2013)

  Las fechas en las que los aficionados de autobuses publicaron esas imágenes en internet fueron: enero 2013 y julio 2013, más de un año antes de la desaparición de los normalistas.

Estas imágenes muestran que las calcomanías cambian de lugar con regularidad y que, en ese entonces, el autobús no tenía una protuberancia en el tablero, que sería un dispositivo de telepeaje colocado después de los ataques.

Las diferencias que encontró el GIEI pueden explicarse de la siguiente manera:

1.- La protuberancia que se encontró en el tablero es un dispositivo de telepeaje o Identificador Automático de Vehículos (IAVE). Este fue registrado el tres de marzo de 2015, casi seis meses después de que los normalistas tomaron este autobús, de acuerdo con información de Caminos y Puentes Federales (Capufe) y que es parte del expediente hecho público por la PGR. Por eso ese dispositivo no aparecía en las imágenes de 2014.

 

 

2.-Las calcomanías en la ventanilla se cambian cada seis meses en los autobuses de pasajeros, de acuerdo con choferes de autobuses consultados y que están familiarizados con ese proceso.

3.- Con respecto a los asientos no hay información que explique por qué el color de la vestidura es distinto. No obstante, este elemento se puede modificar con más facilidad que los otros elementos.

A pesar de estas evidencias, la hipótesis del cargamento de droga no está descartada por completo. Otro de los autobuses de aquella noche sí cambió de número económico y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha insistido en que este autobús nunca se analizó.

La conexión con el narco

La hipótesis de que los estudiantes de Ayotzinapa tomaron un autobús con un cargamento relacionado con la droga ha sido retomada por investigaciones oficiales y periodísticas. Una de ellas fue la del diario Reforma (12/abril/2018), que reveló una serie de mensajes telefónicos entre presuntos miembros de organizaciones criminales y sus pares en Chicago, Estados Unidos, en los que se mencionaban los hechos de aquella noche y en los que se discutían estrategias para desacreditar a las autoridades mexicanas.

El 30 de noviembre de 2018, la CNDH presentó sus conclusiones sobre el “Caso Iguala”, en las que apunta que una de las principales hipótesis que debe seguir la investigación es la existencia de un sexto autobús que nunca habría sido analizado: el de número económico 2513, que fue el que tomaron los normalistas a las afueras de Iguala y cuyo chofer se negó a mover de la terminal.

Pero la CNDH entrelazó la hipótesis de que el autobús 2513 habría detonado los eventos de esa noche con la sospecha de que el crimen organizado infiltró al grupo de estudiantes, o que los había identificado como enemigos. Sin embargo, los vínculos de estudiantes con el narcotráfico no quedan suficientemente establecidos por la CNDH, además de que están basados en testimonios obtenidos bajo tortura, como lo señaló una investigación de Animal Político.

A pesar de que existe una conexión entre organizaciones criminales en Iguala con el tráfico de drogas en Chicago, esta investigación ha querido demostrar que todavía no se puede probar que un cargamento ilícito estuvo en el Estrella Roja 3278, ni que este autobús hubiera sido modificado durante el proceso de la investigación para encubrir a los responsables. Pero aún queda por responder por qué la PGR omitió la existencia de este autobús en sus acusaciones iniciales y por qué el chofer y la empresa en cuestión brindaron explicaciones contradictorias sobre el trayecto de este autobús la noche de los hechos.

——

* El texto anterior está basado en una investigación de Forensic Architecture

Comentarios

Load More