Por ausencia de testigo, aplazan al 4 de octubre juicio por el caso de Lesvy

Acompañamiento a familia de Lesvy. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La ausencia de la última testigo que ofreció la parte acusada, la exdirectora de Inmujeres, Teresa Incháustegui, obligó al juez principal de la Sala 1 del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX (TSJ-CDMX), con sede en el Reclusorio Varonil Oriente, Juan Pérez Soto, a postergar hasta el 4 de octubre el desahogo de pruebas del juicio oral iniciado contra Jorge Luis ‘N’ por el presunto delito de feminicidio, en agravio de su expareja sentimental, Lesvy Berlín Rivera Osorio.

Incháustegui era la última testigo del imputado, tras lo cual el juzgador emitiría su sentencia. La defensa de Jorge Luis le preguntaría por qué Lesvy nunca denunció que era víctima de violencia por parte de su pareja.

Al faltar a la cita, el abogado del acusado solicitó tiempo a los jueces para poder localizarla. Los juzgadores no tuvieron inconveniente y programaron la audiencia para el próximo 4 de octubre.

En la audiencia de este jueves testificaron seis personas, entre ellos, una exnovia y los padres del acusado.

La mujer declaró que Jorge Luis era “muy protector”, aunque no quiso detallar el motivo de su ruptura con él después de siete años de relación.

Los padres del imputado también rindieron su declaración y dijeron que ignoraban que su hijo consumiera drogas. El padre trabaja con el Jefe de Dirección de Personal de la UNAM.

Al salir de la sala 1 del (TSJ), Araceli Osorio, madre de la víctima, afirmó que aceptaron la petición de posponer la audiencia “para que no quede lugar a dudas de que Jorge Luis decidió arrebatarle la vida a Lesvy en ese camino verde”.

Además, denunció que su hija ha sido revictimizada en el juicio, pues, como parte de los recursos de la defensa, se presentó una recreación del crimen con objetos inanimados.

Afuera del Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, el grupo de mujeres que brinda acompañamiento a la familia de Lesvy terminó de bordar una manta con el rostro de la joven de 22 años, asesinada en Ciudad Universitaria y gritaron al unísono: “No fue suicidio, fue feminicidio”.

En respuesta, Osorio aseguró que durante este largo proceso de búsqueda por justicia para su hija, descubrió que la misión de Lesvy y la de muchas otras víctimas es “provocar una voz colectiva”.

Comentarios

Load More