Disidentes atacan sede del SME; exigen la destitución de Martín Esparza

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con bombas molotov, petardos, palos y piedras, alrededor de 300 disidentes del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) atacaron este viernes la sede de esa central, ubicada en avenida Insurgentes y Antonio Caso.

La agresión se produjo luego de que el contingente, que busca derrocar a Martín Esparza, realizó una manifestación en el Zócalo capitalino para exigir al presidente Andrés Manuel López Obrador la salida del actual dirigente del gremio.

Mientras llovían los petardos, los trabajadores que respaldan a Esparza permanecían atrincherados en las oficinas sindicales, desde donde coreaban al unísono: “¡Ni cansados ni vencidos, estamos más unidos!”.

Antes del ataque, Esparza y sus seguidores participaban en el foro “En defensa de la autonomía y el respeto sindical”, donde denunció una presunta intervención gubernamental para quitarlo de la dirigencia del SME.

Los electricistas rebeldes desconocen el resultado de una votación organizada por el propio Martín Esparza porque, adujeron, nunca los invitaron a participar. “Martín traicionó los acuerdos suscritos con las autoridades federales”, exclamaron.

Uno de los voceros de los disidentes, también de nombre Martín, se comunicó con un funcionario de la Secretaría de Gobernación para plantearle que se retirarían siempre y cuando se respeten los acuerdos.

“Tenemos una carpeta de hojas, de acuerdos, de minutas con las que no podemos alimentar a nuestras familias; queremos soluciones, de documentos ya estamos llenos. Queremos que se siente a las secretarías de Energía, del Trabajo, de Gobernación y a la Junta de Conciliación y Arbitraje, para darle solución a nuestra demanda. Tenemos derecho”, dijo a su interlocutor vía telefónica.

El portavoz de la disidencia lamentó que todos los funcionarios con quienes se han entrevistado sólo les han dado la vuelta, incluso refirió que el propio presidente Andrés Manuel López Obrador les aseguró que en mayo pasado la Secretaría de Gobernación daría respuesta a las demandas que reclaman desde hace nueve años, pero hasta ahora no hay nada.

“Sólo si Martín Esparza retira a su gente y cancela su evento, nosotros nos movemos de aquí”, finalizó el vocero.

Durante la protesta, la circulación en la avenida Insurgentes se mantuvo cerrada en ambas direcciones y un contingente policiaco se mantuvo a la expectativa.

El SME acusó a Mario Benítez Chávez, Ramón Ramírez y Jorge Sánchez García de propiciar la violencia, misma que, dijo, ya llegó a las amenazas de muerte en contra de su dirigente Martín Esparza, entre otros miembros del Comité Central.

Además, hizo un llamado a todas las organizaciones del movimiento social nacional e internacional, a pronunciarse en solidaridad “con la digna resistencia” del SME y exigir a las autoridades castigo a los autores materiales e intelectuales de los ataques. (Con información de Manuel Alejandro Godínez)

Comentarios

Load More