“Fue un error la lucha armada, pero éramos jóvenes arrinconados…”

Las exequias del empresario. Foto: Tomada de www.elsiglodetorreon.com.mx Las exequias del empresario. Foto: Tomada de www.elsiglodetorreon.com.mx

El martes 17, al cumplirse 46 años del homicidio del empresario Eugenio Garza Sada, Pedro Salmerón, entonces director del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, calificó de “jóvenes valientes” a los miembros de la Liga Comunista 23 de Septiembre que participaron en el intento de secuestro y subsecuente muerte del industrial. En medio de la controversia detonada por dichas declaraciones, el exguerrillero Elías Orozco Salazar, quien participó en aquellos hechos, agradece los señalamientos de Salmerón, “fue un acto sincero de reconocimiento”, pero reflexiona sobre el “suicidio” de su lucha armada: “Éramos jóvenes arrinconados ante tanta injusticia (…) Hoy el país debe elegir la reconciliación”.

MONTERREY (Proceso).- Elías Orozco Salazar, uno de los guerrilleros que participaron en el frustrado secuestro de Eugenio Garza Sada, recuerda la fallida acción que acabó con la vida del empresario regiomontano.

El operativo duró unos 30 segundos, pero la breve balacera cambió la historia de México. Minutos después de las 09:00 horas de ese lunes 17 de septiembre de 1973, seis hombres de la Liga Comunista 23 de Septiembre (LC23S) ejecutaban el plan que días antes diseñaron: una camioneta Ford pickup amarilla esperaba en la esquina de las calles Luis Quintanar y Villagrán, en la colonia Bella Vista de esta ciudad. Hilario Juárez, al volante, esperaba la señal.

El objetivo, un Galaxy negro con placas RHK 588 avanzó por la avenida Villagrán y se detuvo en la esquina. En el lugar del copiloto viajaba el empresario de 81 años. En el asiento trasero estaba alerta uno de sus escoltas, pegado a la ventana derecha.

En viajes anteriores Garza Sada era acompañado por otro auto con personal de seguridad, pero en esa ocasión sólo llevaba dos guardaespaldas.

Al ver su objetivo, Hilario atravesó la camioneta en un trayecto de izquierda a derecha cerrándole el paso. De la pickup descendió de un salto Elías, quien venía solo en la caja del vehículo y llevaba la pistola en la mano. Su función era ayudar al conductor a detener el coche del industrial.

Otro cómplice, el médico Miguel Torres, esperaba en la esquina como vigía. Aunque estaba armado, su misión era atender a la víctima en caso de que presentara algún problema de salud durante el secuestro y su cautiverio.

Bernardo Chapa, chofer de Garza Sada, era diestro en el oficio de guardaespaldas. Fue quien disparó primero su escuadra y desató la balacera; derribó a los guerrilleros Javier Rodríguez y Anselmo Herrera, quienes se aproximaron por la puerta donde estaba el empresario. Ambos atacantes habían esperado en la acera y recibieron los tiros a quemarropa. Eran jóvenes inexpertos y dejaron su vida en la calle sin haber accionado sus armas.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2239, ya en circulación)

Comentarios

Load More