En marcha del 2 de octubre, López Obrador llama a “aislar” a provocadores

El presidente López Obrador durante su conferencia matutina desde Palacio Nacional Foto: Miguel Dimayuga El presidente López Obrador durante su conferencia matutina desde Palacio Nacional Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – El presidente Andrés Manuel López Obrador hizo un llamado a los asistentes a la marcha del 2 de octubre a aislar a los “provocadores” y mantenerlos separados de los contingentes.

“Nosotros, que venimos de la oposición, sabemos cómo se puede evitar que actúen provocadores con organización, bastante organización de los manifestantes”.

Asimismo, el mandatario pidió a los manifestantes actuar de manera “pacífica y responsable”.

Aunque confirmó que sí se realizarán operativos para garantizar la protección de personas, monumentos históricos y comercios, el morenista insistió en que su gobierno no reprimirá la protesta social, sino que garantizará las libertades y el derecho de manifestación pues, aseguró, su gobierno no es autoritario.

En conferencia de prensa, el mandatario se refirió ampliamente a las condiciones de la protesta y los movimientos sociales, les dio recomendaciones para que puedan tener base social, un respaldo necesario para la vía pacífica e inclusive para la armada.

“Todos tenemos que decir no a la violencia y llamar a todos los que deseen manifestarse a que lo hagan de manera pacífica, están garantizadas las libertades, el derecho de manifestación, no somos un gobierno represor, nosotros surgimos para que nunca más se reprima al pueblo, que nunca más sucedan hechos tan lamentables como la represión del 2 de octubre del 68 a los estudiantes. Nosotros llegamos aquí para que no se repitan esos hechos. Este no es un gobierno autoritario”, dijo

“Nosotros, que venimos de la oposición, sabemos cómo se puede evitar que actúen provocadores con organización, bastante organización de los manifestantes”.

López Obrador dijo confiar en el plan que implementará el gobierno de Claudia Sheinbaum, que estará a cargo de la vigilancia.

En los meses recientes, diferentes monumentos históricos como el Ángel de la Independencia, Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana, así como comercios incluida una sucursal de la cadena de librerías Gandhi, han sido dañados en mayor o menor medida, por contingentes autodenominados anarquistas.

Además, en diferentes ocasiones, reporteros y reporteros gráficos, así como ciudadanos, han sido agredidos por presuntos participantes en las marchas.

En estos casos, destaca el del reportero Juan Manuel Jiménez, de ADN 40, golpeado durante la protesta en contra de la violencia de género en plena transmisión, por un sujeto identificado por las autoridades como porro cercano a políticos del PRD.

López Obrador ha calificado a esos contingentes de conservadores, asegurando que no pueden ser de izquierda ni anarquistas, añadiendo que son provocaciones que “le hacen el juego a la derecha”.

“Pedimos que nos ayuden a que no se afecten comercios, que no haya violencia, que se cuide el patrimonio histórico, que se actúe como en su momento lo hizo Gandhi, Mandela y Martin Luther King… y si se infiltran provocadores, los aíslen y los mantengan separados, sabemos cómo se pueden evitar porque venimos de la oposición”, dijo.

Entre las acciones que se plantea por el gobierno capitalino –mencionadas hoy por López Obrador—destaca la participación de ciudadanos en “cordones ciudadanos”, es decir, formaciones de manifestantes y derechohumanistas enlazados que aíslen a quienes participan en las marchas dejando fuera a los contingentes con ánimo de vandalizar inmuebles.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso