En el “cinturón de paz” del 2 de octubre participarán funcionarios del gobierno y mujeres policías

Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México. Foto: Benjamín Flores Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El “cinturón de paz” que acompañará la marcha del 2 de octubre estará conformado por 12 mil funcionarios “voluntarios” del gobierno capitalino, mujeres policías “a distancia” y observadores de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM), informó la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum.

El propósito, dijo, es evitar la violencia durante la conmemoración del 51 aniversario de la represión del movimiento estudiantil de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco.

Por lo pronto, desde esta tarde trabajadores del gobierno federal protegen con vallas metálicas los accesos y fachada del Palacio Nacional para evitar que sean grafiteados, como ocurrió el pasado 26 de septiembre, al término de la marcha por los cinco años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En conferencia, la mandataria capitalina detalló que los 12 mil burócratas de distintas dependencias de gobierno que “resguardarán la movilización”, vestidos de blanco, fueron convocados a participar “voluntariamente” como parte de ese “esquema de protección de la ciudadanía”.

La gente acudirá a la manifestación, pese que ésta se realizará en su horario laboral, “porque también es parte de su trabajo”, precisó. Sin embargo, Sheinbaum no informó sobre la existencia de algún protocolo de seguridad en caso de que se presenten hechos violentos, sólo mencionó que se coordinarán de manera permanente con la Secretaría de Gobierno y la CDHCM.

También llamó a que sea una conmemoración pacífica y que las personas no se cubran la cara. “El gobierno de la ciudad hace este llamado a la conmemoración pacífica del 2 de octubre, a que no haya participación de personas que se cubran la cara. No hay ninguna necesidad, dado que desde el gobierno de la ciudad no estamos de acuerdo con la represión, pero al mismo tiempo tenemos que cumplir con la ley”, abundó.

La funcionaria reiteró que “no habrá represión, pero tampoco podemos ser permisivos de acciones de agresión que se puedan presentar”. Por ello, advirtió, si continúan las acciones violentas, podrían abrirse carpetas de investigación en la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ-CDMX).

CDHCM observará manifestación
En la conferencia, Nashieli Ramírez, presidenta de la CDHCM, informó que 50 personas del organismo acompañarán la movilización para detectar riesgos y hacer mediación si se presenta algún conflicto.

Llevará dos unidades móviles –una al principio y la otra al final de la marcha– por si alguien quiere interponer alguna queja, así como seis equipos en ambos lados del contingente con 25 “altos directivos” experimentados en procesos de resolución de conflictos, puntualizó.

La presencia de la Comisión en las marchas no es nueva, pues desde hace años su personal acude a las movilizaciones masivas, con el propósito de documentar presuntas violaciones a derechos humanos.

La diferencia ahora es que un representante del organismo estará en el C5 para hacer labor de monitoreo junto con representantes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

La ombudsperson dijo que la CDHCM coincide con “la postura del gobierno de la ciudad en torno a que no podemos, en una marcha que es para conmemorar la represión, de que nunca más se repita, el tener de bote-pronto posiciones que se acerquen a eso”.

 

Si hay violencia, habrá detenidos: Orta

Como parte del operativo, estarán presentes mujeres policías que deberán mantenerse a “distancia prudente” de los manifestantes y atentas a intervenir en caso de ser necesario.

“Estaremos pendientes de grupos que no tienen la intención de conmemorar, que tienen otras intenciones y que son por los que nosotros tendremos que estar pendientes de evitar actos de vandalismos, de violencia”, explicó por su parte el titular de la SSC, Jesús Orta.

Tras aclarar que el “cinturón de paz” es independiente al dispositivo de seguridad, agregó que “será de carácter preventivo y estará listo para reaccionar en cuanto haya necesidad”.

El jefe de la policía detalló que, además de la presencia de policías, cuyo número se reservó, habrá vallas de distintos tipos en diversos puntos, según se necesite, además de cortes viales, encausamiento “y una serie de acciones cuyo objetivo es evitar daños y, sobre todo, violencia”.

–En el caso de que lo amerite ¿habrá detenidos esta vez? –se le preguntó.

–Bueno, si hay situaciones de violencia tendrá que haber detenidos, pero insisto en que el enfoque es evitar que se den esas situaciones. Hay varias técnicas y tácticas para hacerlo, y eso es para lo que nos estamos preparando el día de mañana.

–¿Se va a encapsular a los que ubiquen como encapuchados? ¿Los van a retener?

–Esas son cuestiones justamente que iremos viendo. Tenemos escenarios, los hemos venido planeando desde el domingo, los hemos estado repasando con diversas instituciones y vamos a estar preparados para ello.

Jesús Orta recordó que tiene “la instrucción prioritaria de la jefa de gobierno de evitar el abuso policial y evitar violaciones a los derechos humanos… Yo soy responsable de que la policía actúe con base en esos principios, es la principal prioridad que tengo y lo vamos hacer supervisando de manera directa el operativo”.

Agregó que el Banco de México –cuya sede fue dañada el jueves 26– se hará cargo de su propia protección, aunque instituciones como la oficina del gobierno de Nuevo León, comercios, restaurantes y hoteles pidieron la ayuda directa del gobierno.

Comentarios

Load More