Fox, el jefe del PAN que el resto de la oposición rechaza

La reaparición de Fox en reunión panista. Foto: Octavio Gómez

Enredados por el momento en sus dinámicas partidistas, los líderes de la oposición coinciden en que es necesario formar un frente amplio o coalición para arrebatarle a Morena la mayoría del Congreso en 2021. Jesús Ortega y Gabriel Quadri coinciden en esa premisa, pero aún no se ponen de acuerdo: aunque ya hay pláticas para que el PRD ceda su registro a un nuevo partido (Futuro 21), todavía faltan por resolver las fuertes divisiones internas de la principal fuerza opositora, Acción Nacional, donde el expresidente Fox empezó por proclamarse líder del antiobradorismo.

 

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Despojado por el actual gobierno de todos los privilegios como expresidente, de los que gozó con Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, Vicente Fox fue rehabilitado por el PAN como su líder y, de inmediato, se autonombró jefe de la oposición para “darle en la madre” a la Cuarta Transformación, el proyecto de Andrés Manuel López Obrador.

 

–¿Y sí es Fox el jefe de la oposición?

 

–¡N’ombre! –responde sin vacilar el perredista Jesús Ortega–. ¡No, de ninguna manera!

 

Ortega, junto con Jesús Zambrano (Los Chuchos), acudió al Centro Fox hace tres semanas para dialogar con el expresidente sobre la necesidad de formar un “frente amplio” contra López Obrador en 2021, pero aclara que Futuro 21, la iniciativa que pretende articular a la oposición, no la encabezará él:

 

“Futuro 21 no tiene jefes. Y si los va a tener, serán producto de un procedimiento. Cualquier intención de jefaturar un esfuerzo genuino como éste es equivocado desde el punto de vista político, y efectividad no la tiene.”

 

Además de los dos perredistas, promotores del Pacto por México con Peña Nieto y de la candidatura presidencial de Ricardo Anaya, Fox también dijo que habló con el presidente del PRI, Alejandro Moreno, Alito; con Felipe Calderón y su esposa, Margarita Zavala, así como con dirigentes de Movimiento Ciudadano (MC).

 

“Estoy convocando a todas las fuerzas ciudadanas. Ya me reuní con Calderón, con Margarita; con Alito, del PRI; con el PAN; con Los Chuchos, del PRD… Ya me reuní con todos, vamos a cabalgar de nuevo, vamos a repetir el año 2000, con estrategia, descarando las mentiras y engaños de este personaje (López Obrador)”, expresó Fox el sábado 21, en la Asamblea Nacional del PAN.

 

Si bien a Los Chuchos los recibió en el Centro Fox y en su rancho a Marko Cortés, presidente del PAN que lo invitó a la Asamblea Nacional por intermediación de Ramón Muñoz, el jefe de la Oficina de la Presidencia durante su sexenio, Fox sólo ha cosechado burlas y desmentidos como supuesto jefe articulador de la oposición.

Calderón, por ejemplo, negó que se haya reunido con él y aseguró que sólo lo saludó en una plaza comercial de las Lomas de Chapultepec: “Qué barbaridad, a lo mejor es una volada, a menos que me haya confundido con alguien. Lo desmiento con mucha pena”.

 

El priista Alejandro Moreno también lo desmintió: “No he tenido la oportunidad, no me he reunido con el expresidente Fox, creo que es un mexicano comprometido con que haya participación, con que se fortalezca el sistema democrático en este país, y nosotros siempre estaremos trabajando fuerte para construir una oposición sólida, comprometida para impulsar los cambios de México”.

 

Hasta el partido MC, que decidió participar solo en las elecciones federales y locales de 2021 –justamente para medir su fuerza hacia 2024–, calificó de mentiroso a Fox por haber sostenido que se reunió con sus dirigentes y rechazó que coincida en “darle en la madre” al proyecto de López Obrador.

 

“Hoy México no necesita un frente opositor”, enfatizó Clemente Castañeda, dirigente nacional de MC, quien cuestionó la “autoridad, política y moral” de Fox para convocarlo y negó que haya tenido diálogo con él: “Ignoramos las motivaciones de esta mentira”.

 

El retorno de Fox al PAN, que lo llevó a la Presidencia de la República y del que se alejó para convertirse en promotor de los priistas Enrique Peña Nieto y José Antonio Meade, exhibió otra vez los pleitos, mezquindades, rencores y dispersión de la oposición.

 

Y así no hay manera de confrontar y vencer a López Obrador, reconoce Gabriel Quadri, el candidato presidencial del Partido Nueva Alianza en 2006, promotor junto con Los Chuchos de Futuro 21, el proyecto al que eventualmente el PRD le entregará su registro.

 

“Sin una coalición eficaz, articulada,­ sin una oposición unida, es imposible o va a ser muy difícil contener y revertir los estragos del populismo”, advierte Quadri, quien desistió de formar su propio partido para cohesionar a toda la oposición en 2021 y arrebatarle a López Obrador el control de la Cámara de Diputados.

 

–¿Es verdad que la idea es que toda la oposición apoye a los candidatos en los 300 distritos que tengan posibilidades de ganar?

 

–Exactamente, esa es precisamente la idea, y lograr que en 2021 el régimen populista no tenga la mayoría en la Cámara de Diputados. Es la forma más eficaz de poderlo contener y revertir. Si vuelven a tomar bajo su control la Cámara de Diputados, estamos perdidos.

 

–Y es clave para el 2024.

 

–Exactamente. Y el ejemplo de Venezuela es muy claro: los opositores no lograron unificarse, se mantuvieron divididos, con conflictos entre ellos, y siguen todavía divididos. Necesariamente tenemos que tomar como referencia esa realidad tan trágica de Venezuela.

Calderón, factor de división

Quadri afirma que el plan es constituir un “frente amplio”, como lo hizo la oposición en Chile ante Augusto Pinochet, pero no sólo es necesario consolidar Futuro 21, que puede tomar el lugar del PRD, sino que el PAN se reunifique con Calderón, Fox y el excandidato Ricardo Anaya.

 

Sin saber aún cuál será la posición del PRI y de MC –“veremos si logran ser realmente partidos de oposición o si van a inscribirse como partidos satélites del régimen”–, Quadri afirma que la idea es crear una gran alianza:

 

“Ante el populismo la única manera de actuar de manera eficaz es a través de las alianzas, dejando atrás mezquindades, pruritos ideológicos, en un frente muy amplio, similar a lo que ocurrió en Chile con Pinochet: desde los socialistas hasta los demócrata cristianos.”

 

Añade: “Sabemos que, de otra manera, estamos perdidos. Va a ser muy difícil contener al populismo, porque sigue construyendo una base de clientelas electorales gigantescas a través de subsidios”.

 

Por eso es fundamental la reunificación del PAN: “Debe hacer un esfuerzo por reconciliarse con Calderón y con todo el calderonismo y, desde luego, con el foxismo, y reconstruirse como un partido potente, poderoso, democrático, capaz de hacer frente al populismo en una gran coalición en 2021”.

 

Deben dejar atrás los problemas que han tenido y anteponer el interés nacional. “Soy de la idea de que Calderón y Anaya deben sentarse y el PAN debe reconstituirse. Es algo fundamental. Porque de lo contrario, con una oposición dividida, estamos en una situación muy precaria”.

 

Si Calderón obtiene el registro de su partido, México Libre, no podrá hacer coaliciones en 2021 y eso afectará una alianza de la oposición:

 

“El problema del proyecto de Calderón es que, por ley, no puede hacer alianzas. Entonces será un factor de división. Va a beneficiar enormemente al régimen. Eso es lo que a mí me preocupa. El mejor camino que pueden tomar los panistas es la reconciliación.”

 

–¿Usted sí ha hablado con Calderón?

 

–Personalmente, no. He tenido alguna forma de comunicación y no he hablado con él de esto, como con otros panistas sí.

 

–¿El plan es quitarle a Morena 40 diputados para arrebatarle la mayoría?

 

–Exactamente se abre esta posibilidad. Pero entre más partidos haya, más división, más confusión y más compleja será la construcción de un frente.

 

Justo en este frente se prevé también, admite Quadri, al presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos:

“Nos gustaría articularnos con él porque es un factor muy importante y un personaje que puede darle mucho a México. Personajes como Gustavo de Hoyos deben ser parte de esta gran coalición. En su momento hablaremos con él. Por eso es fundamental la constitución formal de Futuro 21 en diciembre o en enero.”

AMLO nos divide: Ortega

En esas fechas el PRD definirá si cede su registro para crear un nuevo partido con otro nombre, nuevos documentos básicos y nuevas prácticas, o sigue igual, aunque formando una coalición con Futuro 21.

 

En esa agrupación ya se trabaja en el nuevo membrete. Dice Quadri: “El modelo de partido que se está diseñando es el de uno moderno, progresista, socialdemócrata, de centro, ajeno a prácticas clientelares y corporativas”.

 

Eso se definirá en el Congreso Nacional, que se celebrará en enero, pero aclara que le corresponde hacerlo a miembros de ese partido. “Esto lo están trabajando Ortega, Zambrano, (Fernando) Belaunzarán, (Guadalupe Acosta) Naranjo y demás”.

 

–¿La meta es construir un nuevo partido?

 

–La idea de quienes no militamos en el PRD es, desde luego, que sea un nuevo partido, que incluya un nuevo nombre, pero eso lo terminarán decidiendo los miembros del PRD. Nosotros nos sumaremos si es un nuevo partido. Esa es nuestra idea.

 

Según Ortega, uno de los dirigentes principales del PRD, no está decidido que éste ceda su registro a Futuro 21. “No, juro que no es así. Lo digo como…”.

 

–Como jefe del PRD.

 

–No, lo digo lealmente: no está definido eso.

 

Lo que sí es urgente y necesario es la unidad de la oposición, que López Obrador –acusa– se empeña en sabotear:

 

“Andrés tiene una estrategia clara: está dispersando o pretende mantener dispersa a la oposición”, afirma quien fue secretario general del PRD cuando lo presidió López Obrador, y pone como ejemplo que Calderón está creando su propio partido.

 

–¿Y Calderón hace lo que dice López Obrador?

 

–No, pero algunos opositores, torpemente, caen en la trampa de la estrategia del gobierno y contribuyen a la dispersión. Otros no queremos caer en esa trampa.

Por eso precisamente, dice, aceptó ir a platicar con el expresidente al Centro Fox, hace tres semanas, acompañado de Zambrano: “Para contrarrestar la estrategia de López Obrador de la dispersión hay que implementar una estrategia de cohesión. Y ese es el principal propósito de Futuro 21”.

 

López Obrador, insiste, también atemoriza a la oposición: “Se está creando en el país un ambiente de tensión y no es por generación espontánea, en donde nadie puede platicar. Ya es una especie de persecución”.

 

–¿Se prohíbe hablar?

 

–¡Claro, Andrés Manuel tiene intimidado a medio mundo!

 

Hay quien se deja intimidar: “Son cobardes también, pero tiene intimidado a medio mundo. Tiene intimidado a un sector muy importante de los empresarios”.

 

–¿Qué deberán?

 

–Por eso. Hay algunos que no somos intimidables, pero hay muchos que sí son intimidables y los está intimidando, y sabe perfectamente que los puede intimidar y eso es lo que crea un ambiente.

 

Pero él, afirma, no se intimida y por eso habla con Fox: “¿Voy a hacer el ridículo de rechazar una plática? ¡Soy un hombre libre!” .

 

Renuente a dar nombres, Ortega asegura que ha tenido reuniones con cerca de cien personajes –“algunos más y otros menos relevantes”– de la vida política, social, empresarial y mediática para invitarlos a la coalición que se está construyendo.

 

Y en ese contexto se reunió con Fox, como lo hace López Obrador con los empresarios que antes desdeñaba. “Está haciendo política y, por tanto, lo que no es criticable en el presidente no puede ser criticable enotros políticos”.

 

Ortega ratifica que el objetivo de la coalición es arrebatarle a Morena el control de la Cámara de Diputados, pero también es el objetivo la sobrevivencia de la República.

“Si no hacemos del Congreso un poder independiente del presidente de la República, estamos regresando al régimen priista de partido único. No es una alegoría, es una posibilidad real.” 

Este reportaje se publicó el 29 de septiembre de 2019 en la edición 2239 de la revista Proceso

Comentarios

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Load More