Estudiantes realizan megamarcha para exigir a las autoridades freno a la violencia en Celaya

Este 2 de octubre miles de estudiantes salieron a las calles para exigir seguridad. Foto: Tomada de Twitter @almaBR17 Este 2 de octubre miles de estudiantes salieron a las calles para exigir seguridad. Foto: Tomada de Twitter @almaBR17

CELAYA, Gto. (apro).- Es 2 de octubre y miles de estudiantes marchan por las avenidas de esta ciudad.

La inseguridad, los asesinatos, los asaltos a punta de puñal o pistola; pero sobre todo, la falta de resultados de las autoridades municipales, estatales y federales para frenar la ola criminal, unieron a miles de alumnas y alumnos de varias instituciones de educación media superior y superior de este municipio y alrededores en un segundo día de protestas, que esta vez sí llegaron hasta la Presidencia Municipal.

“¡Por Ceci, por Gabo, por todos los que han matado!”, gritaron los contingentes en una marcha que inició al mediodía del miércoles y se prolongó por varias horas, con un plantón dentro de la Presidencia Municipal.

El asesinato del alumno del Instituto Politécnico Nacional de México en Celaya, Gabriel Luna Ibarra, la noche del sábado durante un asalto, detonó las dos manifestaciones del martes y miércoles y la exigencia de seguridad y justicia unió a comunidades de diversos planteles educativos superiores y tecnológicos en la segunda marcha.

Los reclamos fueron dirigidos principalmente a la alcaldesa panista Elvira Paniagua Rodríguez, a quien en sus consignas, los estudiantes responsabilizaron del fracaso en las estrategias de seguridad y vigilancia por parte de la Policía Municipal y otras corporaciones, tanto en los alrededores de los centros educativos como en toda la ciudad.

“¡Elvira Paniagua, fuera de Celaya!”, corearon durante el recorrido desde el Tecnológico, durante el cual se fueron uniendo grupos de alumnos de la Universidad de León, la Universidad de Guanajuato, la Universidad Politécnica, el Instituto Tecnológico de Roque, el Conservatorio de Música de Celaya, la Universidad Latina, la Universidad Lasallista Benavente, la Unitec, la Universidad Tecnológica Laja-Bajío y otras.

Esta vez, comerciantes, mujeres, adultos mayores se incorporaron también a la protesta. “¿En dónde están, en dónde están, los policías que nos iban a cuidar?”, preguntaban en las consignas.

Protección Civil Municipal reportó una participación de unas 14 mil personas, en su mayoría jóvenes alumnos de las escuelas mencionadas.

En el trayecto, agentes de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado –FSPE- provocaron el enojo de los estudiantes cuando descendieron de dos patrullas y comenzaron a tomar fotografías de la marcha. Sin embargo, los grupos pidieron “no caer en provocaciones” y conservaron el orden durante todo su recorrido.

El contingente arribó al jardín principal frente a la Presidencia Municipal, donde ya había policías municipales custodiando el acceso principal.

Representantes de la mayoría de las escuelas que formaron parte de la marcha ingresaron para reunirse con la alcaldesa Elvira Paniagua, personal de la Guardia Nacional y asesores de la Secretaría de Gobierno del estado.

Afuera, el patio de la Presidencia y prácticamente cada una de las puertas y ventajas de los pasillos del edificio de dos plantas fueron tapizados con las cartulinas, mantas y carteles que llevaban los estudiantes.

Lo mismo ocurrió con la fachada principal del edificio, así como el quiosco del jardín principal.

“El Tecno no está solo, UG presente”, decía una de las pancartas. “Pude ser yo”, se leía en otra. “Soy voz de quienes ya no están”, eran las letras negras en otra cartulina blanca.

Mientras esperaban a la comisión que dialogaba adentro con las autoridades, los grupos de alumnos cantaron el Himno Nacional. Pero también perdían la paciencia  a ratos y exigían a la alcaldesa Elvira Paniagua que saliera a hablar con ellos, o que renunciara.

Tras una hora de reunión, representantes de los estudiantes salieron a informar que se le expusieron a la alcaldesa y a los representantes del gobierno del estado y de la Guardia Nacional de manera detallada los problemas de inseguridad que viven las comunidades de las instituciones educativas, particularmente los asaltos, con varios casos en los que alumnas y alumnos han salido golpeados o heridos.

Los representantes quisieron calmar a quienes estaban afuera, pero después reconocieron que el acuerdo dentro de la reunión había sido salir todos juntos, y los funcionarios no habían cumplido, por lo que amenazaron con retirarse de la mesa de diálogo.

“Dijimos que no iba a haber otra forma más que salir, nos dijeron: salimos con ustedes. Pero salimos, cerraron la puerta y están adentro atrincherados; ¿qué confianza hay? Nos aseguraron que no se iba a quedar esto en palabras bonitas”, dijo una joven representante de la Universidad Politécnica de Guanajuato.

Pasaron todavía varios minutos para que por fin saliera la alcaldesa Elvira Paniagua, a quien le pasaron el megáfono.

“Estamos trabajando con sus representantes, con los directivos de sus escuelas, con los representantes estudiantes de sus respectivas instituciones; escuchándolos, entendiendo con claridad lo que estamos viviendo, que no nos gusta, que vive México, que lamentablemente en Celaya hoy lo estamos padeciendo”, comenzó hablando la alcaldesa.

Luego reconoció la forma legítima y pacífica en que la protesta se realizó para hacer saber a las autoridades el sentir de las comunidades universitarias y de los tecnológicos.

“Lo que vivimos no nos gusta y no nos gusta a nadie; por eso hoy aquí en su casa en la Presidencia, no nada más estoy yo, está la fuerza del estado y la federación escuchando y atendiendo sus demandas, llegando a acuerdos muy puntuales de acciones que se estarán implementando en sus instituciones educativas”, ofreció Paniagua Rodríguez.

Al final, la alcaldesa advirtió que “la batalla no es sencilla ni lo va a ser pronto”, pero aseguró que tiene un compromiso muy fuerte con los jóvenes, tras lo cual dio la vuelta y regresó a la sala donde se llevaba a cabo la reunión, de nuevo a puerta cerrada.

Detrás, se volvieron a escuchar los gritos de esta manifestación estudiantil en un 2 de octubre:

“¡Que renuncie, que renuncie, que renuncie!”.

Load More