Nota digital de una obra escrita a mano

El primer actor Héctor Bonilla y su esposa, Sofía Álvarez, pertenecen a la generación que se hablaba con papel. Con esa premisa, crearon la puesta "Cartas marcadas". Foto: Twitter @cartasmarcadas

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los nuevos tiempos –con sus nuevas tecnologías– han facilitado la vida de la comunicación, sin duda. Pero no han logrado suplir el romanticismo y la personalización de una carta: la caligrafía única, el papel elegido, el perfume que la acompaña.

El primer actor Héctor Bonilla y su esposa, Sofía Álvarez, pertenecen a esa última generación que se hablaba con papel. Con esa premisa, crearon la puesta Cartas marcadas, que más que una obra se trata de una selección de misivas relevantes, con las que llevan al espectador por un fantástico viaje histórico.

El matrimonio –que lleva más de 38 años juntos, y consigo una deslumbrante carrera artística– lee con distintos matices vocales, imitando al autor de cada una. Algunas tienen una explicación más amplia del contexto, otras ni siquiera la necesitan.

La última misiva que escribe el Che Guevara a sus hijos antes de partir a la lucha, aquella que denota el secreto amorío entre los escritores Adolfo Bioy Casares y Elena Garro, la correspondencia que declara el amor incestuoso entre Porfirio Díaz y su sobrina Delfina Ortega, las lujuriosas aproximaciones del escritor James Joyce a su esposa, y la dramática despedida de María Estuardo seis horas antes de ser decapitada, son algunos de los imponentes textos de los que se nutre.

Ahora las cosas son distintas: el Twitter ha sustituido a los telegramas, los mails a las largas cartas de amor, el Instagram incluso a las palabras mismas. La facilidad, inmediatez y la falta de romanticismo –hasta de ortografía ya– han despersonalizado las que alguna vez fueron documentos reales, tangibles y vitales.

Acompañada de música, proyecciones y fotografías, la pareja crea un rato íntimo y entrañable, un tanto falto de acción física pero cargado hasta el tope de verdad, risas y nostalgia. Si bien, ante todo, mucho amor. Es un viaje por la historia que logra sumergir al público en un mar de emociones, en vidas ajenas, sólo con un conjunto de potentísimas palabras.

Después de una breve temporada en el Teatro-Bar El Vicio en septiembre pasado, Cartas marcadas tendrá funciones únicas en los estados. Por ahora está confirmada el 4 octubre en el Teatro Galerías de Guadalajara, y a finales del mes en Tijuana. Imperdible.

 

Comentarios

Load More