Participación de boxeadores profesionales en Tokio 2020 enfrenta a la CMB y la FMX

Boxeo olímpico enfrenta a dirigentes del boxeo mexicano. Foto: Marcelo Palma Salas

Los Juegos Olímpicos Tokio 2020 y la posibilidad de que pugilistas profesionales participen en esa competencia reavivaron el diferendo entre los titulares del Consejo Mundial de Boxeo y de la Federación Mexicana de Box, Mauricio Sulaimán y Ricardo Conteras. El primero es tajante: de ninguna manera puede aceptarse que un boxeador profesional compita en esa justa; el segundo arguye que se hará todo lo posible para llevar a Japón la mejor delegación boxística de la historia y ganar medallas en esa disciplina.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Luego de que en septiembre pasado el Comité Olímpico Internacional (COI) autorizó por escrito la participación de púgiles profesionales en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, la Comisión Nacional de Boxeo (Conabox) y la Federación Mexicana de Boxeo (FMB) apuestan a ganar alguna presea dorada, algo que no se logra en esa disciplina desde hace 51 años, cuando Ricardo Delgado y Antonio Roldán subieron a lo más alto del podio en México 68.

El principal reto de la Conabox –creada por el presidente Andrés Manuel López Obrador para el fomento y desarrollo del boxeo– y la FMB es integrar la mejor selección olímpica de todos los tiempos, “el dream team del boxeo”, con un grupo de peleadores profesionales, al frente del cual estarían los campeones mundiales Andy Ruiz Jr. y Saúl Canelo Álvarez.

Sin embargo, uno de los organismos internacionales, el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) –en particular su presidente, Mauricio Sulaimán–, se opone a la medida. El pasado 24 de septiembre Sulaimán incluso amagó con suspender dos años de los rankings del CMB a cualquier profesional de esa disciplina que participe en Juegos Olímpicos.

“Definitivamente no podemos de ninguna manera apoyar a un boxeador profesional compitiendo en Juegos Olímpicos. Hace unos días vimos lo que pasó en (el mundial) Rusia (un combate desequilibrado entre un profesional y un oponente del sector aficionado)”, sentenció Sulaimán, pues se trata de dos deportes diferentes; combinarlos “es muy peligroso”.

El posicionamiento de Sulaimán se conoció la víspera de que la Conabox y la FMB, cuyos titulares son Miguel Torruco Garza y Ricardo Contreras, respectivamente, revelaran los pormenores del proceso clasificatorio rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Ante la negativa, Torruco escribió varios mensajes en su cuenta de Twitter el 26 de septiembre. En uno aclaró: “La petición del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es que el país logre una medalla de oro en el boxeo olímpico y echar mano de los profesionales”.

En otro expuso: “Por instrucciones del presidente, personalmente mandé una carta a todas y todos los actuales campeones de boxeo mexicano para invitarlos a participar en las eliminatorias de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, y así representarnos patrióticamente”.

En el tercero insistió: “Es indicación del presidente: aquí se hace por México. No es una cuestión de organismos, todo mundo llevará a profesionales. Queremos por primera (vez) en la historia a ese equipo de ensueño. Hace más de medio siglo que no tenemos una medalla de oro. Llegó la gran oportunidad, el momento de hacer la diferencia, y vamos a hacerla”.

Sulaimán y Contreras –los principales encargados del boxeo: uno en el ámbito profesional; el otro en el sector aficionado– están confrontados desde 2016, poco antes de los Juegos Olímpicos de Río 2016. El titular de la FMB acusó a su par de la CMB precisamente de boicotear la participación de boxeadores profesionales.

Una solución vaga

En entrevista con Proceso, Sulaimán comenta que el próximo martes 8 dará a conocer el nuevo posicionamiento del CMB, aunque adelanta: “En los Juegos Olímpicos compiten atletas aficionados que tienen el sueño de alcanzar la gloria de una medalla para su país. El Comité Olímpico Internacional empezó a hacer cambios de esa postura tomando decisiones, como el caso del básquetbol”.

Sulaimán recuerda que gracias a esos cambios profesionales de la NBA, por primera vez en las Olimpiadas en 1992, Estados Unidos presentó el llamado mejor equipo de la historia del baloncesto, creando el famoso Dream Team con figuras como Michael Jourdain, Magic Johnson y una selección impresionante de grandes estrellas.

“Fueron a Barcelona 92, aplastaron a sus rivales, los avergonzaron con marcadores de 150 a 20, y ganaron la medalla de oro.

“Después siguieron el golf, el tenis y todos los deportes que también han aceptado a profesionales, que generan espectáculo, rating y juegos interesantes para el público. Pero todo eso va en contra de la esencia de los Juegos Olímpicos, porque el desarrollo de los jóvenes se ve truncado”, sostiene el entrevistado.

E insiste: el boxeo es otra cosa; es un deporte de contacto, no es un juego. “Aquí, poner a un boxeador profesional de un nivel superior contra un jovencito es altamente peligroso. La postura del CMB durante más de 10 años ha sido absoluta y rotundamente en contra de profesionales del boxeo en las Olimpiadas, y esto ha sido una constante, no de hoy ni de ayer”.

Para Sulaimán, la decisión del COI “es absolutamente vaga, sin ningún parámetro, sin ninguna línea de comparación. No queda otra más que encontrar si hay alguna situación en la que siquiera tengan en consideración la salud del boxeador. En estos momentos dicen simple y abiertamente que cualquier boxeador profesional puede ir a los Juegos Olímpicos.

“Por otro lado, el boxeo no profesional es a tres rounds y los peleadores tienen que estar en un mismo peso durante 15 días y entrenan para marcar puntos, mientras que el boxeador profesional da el peso, pelea, da puntos y de ahí pasan de dos o seis meses para volver a pelear, por lo que no pueden mantener el peso durante 15 días. El boxeo profesional adquiere una madurez física y mental muy diferente, y la manera de colocar los golpes no es la de marcar puntos, sino de lastimar al oponente y debilitarlo para ganar.”

El CMB, asegura, hizo “una cita mundial con federaciones deportivas nacionales e internacionales, promotores, managers, entrenadores y, sobre todo, con boxeadores para saber cuál es la postura de los países y las federaciones. Es así como el próximo martes 8 haremos pública la posición oficial del CMB”.

El optimismo de Contreras

El titular de la FMB, Ricardo Contreras, en entrevista con Proceso, se ilusiona con un equipo combinado entre pugilistas profesionales –primordialmente campeones del mundo– y del sector aficionado de todas las categorías en ambas ramas.

“Hoy tenemos la oportunidad real de presentar al mejor equipo de la historia de México. Sin embargo, dependerá de que no surta efecto la amenaza del presidente del Consejo Mundial de Boxeo. Si esto es así, pasará a la historia como un hombre antipatriota, un hombre incongruente. (Mauricio) se queja de que no se ganan las suficientes medallas por no llevar a los mejores, y ahora que tenemos esa oportunidad y que muchos de ellos pertenecen a ese organismo, los veta y los amenaza con privarlos de sus derechos.

Ante la posición de Sulaimán, los pugilistas profesionales pueden acudir a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) a presentar su queja, pues “el CMB viola totalmente sus derechos humanos al impedir que representen al país. Les quita el legítimo derecho a ganarse una medalla de oro y de obtener una suma –económica–, lo que en ningún otro concepto podrían obtener. Un muchacho que gana una medalla de oro en Juegos Olímpicos se le abre el cielo en dólares.

“Ahora que el COI permite el ingreso al boxeo profesional, estoy seguro que la mayoría de los equipos van a considerar esa posibilidad para engrandecer el prestigio deportivo de su país. ¿Por qué no México?, ¿por una amenaza? Desestimamos esa amenaza. Quien la hizo tendrá que recular. De otra manera, se va a echar encima a todo un pueblo cuando vea que un mexicano le está negando a otro ese legítimo derecho de representar a su país.”

El titular de la FMB acepta que es difícil ganar una medalla de oro olímpica con una preparación tan corta. Sin embargo, con los peleadores profesionales “la oportunidad es más real todavía. Imagínese que participen el Canelo Álvarez –campeón superwelter y considerado el mejor boxeador de la actualidad–, Andy Ruiz Jr., Luis El Pantera Nery –excampeón mundial de peso gallo del CMB–, Jaime Munguía –campeón mundial de peso mediano ligero de la OMB–. Ellos reforzarían a nuestro equipo nacional; tenemos tres años preparándolo”.

El equipo incluye las ocho divisiones de hombres y las cinco de mujeres. Eso significa que son los que van a disputar los lugares para las plazas olímpicas en marzo de 2020 en Buenos Aires, entre ellos Saúl Álvarez y Andy Ruiz Jr., de ser el caso. De obtener todos los boletos, México asistirá a Tokio con equipo completo.

Casos “sui géneris”

El 30 de septiembre, tras recibir la carta de López Obrador, Ruiz Jr. escribió en su cuenta de Twitter: “Sería un honor representar a México en los Juegos Olímpicos, tengo que ver los posibles compromisos contractuales, pero haremos todo lo posible para aportar de cualquier forma y poner el nombre de México en alto una vez más. ¡Gran iniciativa!”. Sin embargo, borró su mensaje horas después.

Contreras acepta que la situación del Canelo “también es sui géneris: tiene un contrato por seis años, ignoramos si la empresa que lo contrató y le pagó una millonada en dólares le permitirá salir –temporalmente– de ese convenio para asistir a unos Juegos Olímpicos, pues los muchachos que clasifiquen a los Juegos Olímpicos en marzo ya no pueden pelear en el profesional hasta después del evento”.

De igual manera, revela, “recibimos la petición de varias boxeadoras campeonas del mundo que están interesadas. Nos dicen que cuando se abra la convocatoria van a manifestar su interés real por escrito. Imagínese que podamos competir con Saúl Álvarez, con los campeones del mundo para darle la garantía plena a nuestro país de ir con un equipo, como lo hemos llamado: un Dream Team. Se vale soñar, y si es por México más”.

Señala que otros organismos internacionales de boxeo le ofrecieron a la FMB a sus peleadores. Si ellos deciden ir, son libres de participar.

El 1 de junio de 2016 la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA) aprobó la participación de los pugilistas profesionales a partir de los Juegos Olímpicos Río 2016 con los votos de 84 de los 88 miembros del organismo. El filipino Many Pacquiao externó sus intenciones de participar, al final declinó para buscar una senaduría en su país.

Al término de los Juegos Olímpicos Río 2016, el COI suspendió provisionalmente a la AIBA. El correctivo aplica hasta después de Tokio 2020. Por lo anterior, el COI conformó un comité denominado Fuerza de Tarea de Boxeo, cuya encomienda es vigilar los procesos clasificatorios y la organización del evento en Tokio.

Su titular, el japonés Morinari Watanabe, confirmó por escrito el pasado 12 de septiembre al presidente del Comité Olímpico Mexicano, Carlos Padilla, que podrán participar con pugilistas profesionales y que espera su apoyo en el torneo selectivo que tendrá lugar en Buenos Aires en marzo de 2020.

El 26 de septiembre último, Miguel Torruco escribió en su cuenta de Twitter:­ “Anunciamos la espectacular noticia de que el Comité Olímpico Internacional aprobó por escrito la participación de boxeadores profesionales en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Haremos una convocatoria nacional para obtener a la mejor delegación boxística de la historia”.

A su vez, el titular de la FMB, Ricardo Contreras, asegura: “Tenemos abiertas las puertas para todos los boxeadores del país”. Sin embargo, advierte que “torneos patitos”, como los Juegos Nacionales Populares 2019 –organizados con el aval del CMB y por la propia Conade–, carecen de reconocimiento de las autoridades olímpicas.­

Este reportaje se publicó el 6 de octubre de 2019 en la edición 2240 de la revista Proceso

Comentarios

Reportero con 30 años de experiencia en temas deportivos, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha cubierto Copas del Mundo de Futbol, Gran Premio de Fórmula Uno, peleas de boxeo de título mundial, mundiales de ciclismo, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

Load More