CNDH envía recomendación a Rutilio Escandón por conflicto agrario en Aldama y Chenalhó

Rutilio Escandón Cadenas, gobernador de Chiapas. Foto: Twitter @rutilioescandon Rutilio Escandón Cadenas, gobernador de Chiapas. Foto: Twitter @rutilioescandon

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tras documentar ataques armados y desplazamientos forzados internos entre enero y agosto de este año, por conflictos de tierras en comunidades indígenas de los municipios de Aldama y Chenalhó,  Chiapas, hechos que han cobrado al menos la vida de dos personas, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) determinó la responsabilidad del gobierno de Rutilio Escandón Cadenas, “por la violación al derecho a la vida, integridad personal e interés superior de la niñez”.

Ante los hechos documentados, el organismo instruyó a Escandón Cadenas a proceder a “la reparación integral del daño a las víctimas y a las familias de las personas fallecidas; se les inscriba en el Registro Nacional de Víctima, el pago de una compensación y/o indemnización integral, se les brinde atención psicológica y se envíen a la CNDH las constancias con que se acredite su cumplimiento”.

De acuerdo a la Recomendación 71/2019, el organismo consideró pertinente que el gobierno de Chiapas se coordine con los municipios de Aldama y Chenalhó, así como con la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), y “se elabore un diagnóstico que permita generar una estrategia para la resolución del conflicto agrario referido y, en su caso, se realicen los diversos programas de dicha Secretaría para que, a través de algunos de ellos, con visión diferencial y multicultural se pueda brindar solución”.

En su investigación, la CNDH acreditó una permanente situación de conflicto entre ambos municipios, por la disputa de 60 hectáreas, “por lo que, a partir del año 2015, durante las noches, comenzaron a suscitarse agresiones con armas de fuego, y dichos ataques se intensificaron en 2018”.

El organismo reconoció que algunas familias desplazadas retornaron a sus comunidades a partir del reforzamiento de patrullajes y la colaboración de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), así como que el gobierno del estado “ha implementado algunas acciones para garantizar la seguridad interior del municipio de Aldama”.

Sin embargo, consideró que el gobierno de Rutilio Escandón, “debe evaluar, diseñar e implementar de forma urgente los trabajos para lograr un diálogo y conciliación entre las partes en conflicto, ya que los actos de violencia por diversos grupos armados no ha cesado, atentan contra la población indígena de la población indígena en la zona y ponen en riesgo la vida e integridad del personal de seguridad de quienes prestan diversos servicios en materia social como educación y salud, al impedir y/o dificultar el acceso a la población a servicios básicos”.

La CNDH abrió una investigación a partir de noticias difundidas por medios de comunicación sobre un ataque armado ocurrido la madrugada del 22 de enero de 2019 contra comunidades indígenas del municipio de Aldama, atribuido a pobladores de la localidad de Santa Martha, municipio de Chenalhó, con un saldo de un muerto y dos heridos, además del desplazamiento de familias que buscaron refugio en la selva, cuevas y sembradíos.

La CNDH registró disparos contra comunidades de Aldama, Xuxchen y Cocó, provenientes de Manuel Ugtrilla y Slumka, del municipio de Chenalhó, los días 9 y  10 de abril, agresiones que provocaron que elementos de la Policía Estatal abandonaran el destacamento en la comunidad de Cocó, “por la intensidad de los disparos (…) que dañaron una de sus unidades”, y que al menos nueve familias abandonaran la zona.

Otros hechos violentos se suscitaron el 27 de mayo, siendo atacadas las comunidades de Xuxchen, Cocó, Tabak, Cotzilnam, Yetón, Chivit, Tzelejpotobtik y la cabecera municipal de Aldama; en junio “una persona indígena de la comunidad de Tabak perdió la vida durante un ataque armado cuando velaba a un familiar en la misma comunidad”; el 31 de julio se registraron disparos de arma de fuego contra la comunidad de Xuxchen, Cocó, Tabak y San Pedro Cotzilnam, y el 16 de agosto una vez más se registraron dos ataques armados a Cocó.

Las agresiones ocurrieron pese a que en junio la CNDH emitió medidas cautelares a favor de los familiares de la víctima de Tabak, de los pobladores de esta comunidad y de Cocó, San Pedro Cotzilnam, Baletik y Xuxchen.

El organismo constató que “persiste una amenaza inminente contra las comunidades indígenas del municipio de Aldama que colindan con el municipio de Chenalhó, al permanecer bajo constantes ataques de arma de fuego”.

Este ambiente de violencia ha provocado que las y los niños no reciban educación, “los servicios de salud son insuficientes y el alimento que se les proporciona es escaso; características que suman a su ya precaria realidad y que es el resultado directo de la inseguridad que se vive en la zona”,

En Twitter, el gobernador Escandón anunció su disposición a atender la recomendación.

 

Comentarios

Load More