Estudiantes de Ucol crean grupo para combatir el “corporativismo” y el “control porril”

Instalaciones de la Ucol. Foto: Facebook UdeC.oficial Instalaciones de la Ucol. Foto: Facebook UdeC.oficial

COLIMA, Col. (apro).- Alumnos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad de Colima (Ucol) anunciaron este miércoles la conformación del Movimiento de Resistencia Estudiantil (MRE), con el propósito de combatir el “corporativismo” y el “control porril” que ejerce la Federación de Estudiantes Colimenses (FEC) en los planteles escolares.

Reprobaron el uso político que hace la FEC de los estudiantes, a quienes involucra en campañas electorales a favor de figuras priistas y los acarrea a diversos eventos para defender los intereses particulares de sus dirigentes.

Fundada hace más de 60 años, la FEC fue la plataforma política que hace más de cuatro décadas permitió ascender al poder –en alianza con el PRI– al Grupo Universidad, que actualmente encabeza el exrector y exgobernador Fernando Moreno Peña.

El peso del organismo estudiantil dentro de la institución educativa deriva de que casi la mitad de los espacios del Consejo Universitario, que cada cuatro años elige rector, son ocupados por estudiantes.

En rueda de prensa, Alan Fabricio Soto García y Roberto Méndez Ramírez, representantes del MRE, señalaron que una de las demandas concretas de este movimiento es que la FEC deje de organizar las elecciones de directivas estudiantiles en bachilleratos, escuelas y facultades de la Ucol.

Denunciaron que la federación estudiantil es un organismo “totalmente parcial”, pues por una parte emite las convocatorias para elegir directivas de sociedades de alumnos, e impulsa como candidatos a sus colaboradores o incondicionales, les aporta financiamiento y al final realiza el conteo de los votos, lo que constituye una desventaja para los estudiantes que no cuentan con el visto bueno de la presidencia de la FEC.

Por lo tanto, se manifestaron a favor de que los procesos electorales sean claros y obedezcan a una reglamentación que debe ser imparcial y de conocimiento público, ya que “la FEC organiza elecciones con base en una convocatoria que modifica a su conveniencia, según sea la intención, y no con base en algún reglamento debidamente establecido y de acceso público”.

Mediante un pronunciamiento, Soto García y Méndez Ramírez ejemplificaron que recientemente se realizó la elección de la sociedad de alumnos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, donde “como parte del movimiento propusimos la creación de un consejo que fuera plural, neutro y representativo, sin embargo, se nos excluyó de manera arbitraria del derecho a participar en las elecciones, por motivos que aún no nos quedan claros”.

Por ello, pidieron a sus compañeros estudiantes votar “nulo” como muestra de repudio “a la forma tan antidemocrática en la que se estaban llevando a cabo las elecciones”, en el entendido de que, si ninguna planilla obtenía el 50% más uno de los votos, nadie tendría la legitimidad de proclamarse vencedora.

Debido al descontento contra la FEC, una parte del alumnado se abstuvo de votar, mientras que entre los que sufragaron casi la mitad anuló el voto, por lo que la candidata con más sufragios apenas alcanzó 26%.

Pese al rechazo de la mayoría de los estudiantes, indicaron Alan Fabricio Soto y Roberto Méndez, la FEC, encabezada por Joel Nino Junior, pretende imponer esa directiva.

También se quejaron de que algunos participantes del MRE han recibido amenazas de parte del director de la facultad, Enrique Chaires Ramírez, y se encuentran sometidos a vigilancia por parte de guardias privados, “por el hecho de pertenecer a ese movimiento y tener una forma de pensar distinta a la que nos impone la Universidad de Colima y su brazo porril, la FEC”.

Por lo anterior, hicieron responsables al director de la facultad, a la FEC y al rector, José Eduardo Hernández Nava, de “cualquier agravio, agresión, lesión y cualquier tipo de daño físico y psicológico del cual seamos víctimas cualquier compañero estudiante, ya que nuestra facultad se encuentra vigilada por un grupo de guardias, los cuales con su celular en múltiples ocasiones nos han grabado y fotografiado, siguiéndonos incluso hasta los baños”.

Expusieron: “Como estudiantes ya no nos sentimos seguros en nuestra escuela, pues las autoridades de la universidad nos tratan como si fuéramos delincuentes y no como estudiantes”.

Invitaron a toda la comunidad estudiantil a levantar la voz y señalar cualquier tipo de amenaza e intimidación. “No permitamos más los abusos de poder por parte de autoridades universitarias ni de los porros de la federación, somos muchos más los que queremos una universidad en donde las personas sean libres de pensar diferente, en donde los corporativismos no tengan cabida, somos más los que queremos una Universidad de Colima, libre de represión, libre de simulación”.

Finalmente, llamaron a luchar juntos “por mejorar nuestra alma mater, pues nuestra universidad necesita democratizarse, necesita actualizarse, pues estos sistemas viejos y obsoletos que viene arrastrando, son antidemocráticos y no tienen cabida ya en estos tiempos”.

Comentarios

Load More