Twitch: cuando transmitir en vivo no es un juego

Logotipo de la plataforma de video en vivo Twitch. Foto: AP / Christophe Ena Logotipo de la plataforma de video en vivo Twitch. Foto: AP / Christophe Ena

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Muy rara vez la plataforma Twitch es mencionada en las noticias de información general, como ocurrió el pasado miércoles, cuando ella misma informó que fue utilizada para la difusión en vivo del ataque en una sinagoga en la población de Halle, Alemania, que dejó un saldo de dos muertos.

Actualmente propiedad de Amazon, Twitch es un canal creado en 2011 para la transmisión de competencias de videojuegos en tiempo real. Fue un spin-off surgido del éxito de su compañía matriz, Justin.tv, el portal pionero en facilitar a cualquier persona hacer streaming en vivo de sí misma y de lo que se le ocurriera. Aunque más bien solía prestar un servicio a la comunidad transmitiendo gratuitamente encuentros deportivos que sólo podían verse por medio de televisión de paga. Piratería en tiempo real.

La dinámica de Twitch permite que la audiencia no sólo vea en pantalla lo que ocurre en el escenario (virtual) de juego, sino también las reacciones de los videojugadores que se conectan mediante una webcam y cuyo rostro se deja ver en algún rincón de la pantalla, mientras los espectadores dejan sus comentarios en un chat.

Su éxito es tal que, en 2018, reportó que llegó a tener 3 millones de streamers por mes. En promedio, cada día es utilizada por medio millón de usuarios que transmiten en vivo.

Pero su dinámica no se ha reducido a los juegos, sino a otras experiencias de lo que en la jerga de las redes sociales se conoce como IRL (in real life). En Twitch existen categorías que llaman a los usuarios a transmitir contenidos de otras materias, como son música, comida y bebida, manuales y artesanías, deportes y viajes, entre otros.

Pero entre los más populares están los de “simples charlas” y ASMR, siglas de Autonomous Sensory Meridian Response, en el que los streamers tratan de estimular el sistema nervioso de la audiencia mediante sonidos generados por su voz, respiración y ciertos tipos de micrófonos.

Ya algunos de estos canales han levantado controversia por ser utilizados para contenido abiertamente sexual o para el acoso. Pero esta semana se convirtió en herramienta para la difusión de un atentado antisemita.

En su cuenta de Twitter, Twitch detalló lo ocurrido.

“Continuamos investigando el evento de Halle y nos gustaría compartir lo que hemos descubierto. El propietario de la cuenta transmitió este horrible acto en vivo en Twitch durante 35 minutos, tiempo durante el cual fue visto por aproximadamente cinco personas.

“Aproximadamente 2200 personas vieron una grabación de la transmisión, que se generó automáticamente en función de la configuración de la cuenta, en los 30 minutos antes de que el video fuera marcado y eliminado de Twitch”.

Explicó que la cuenta que transmitió el ataque fue creada unos dos meses antes de transmitir el tiroteo y había intentado transmitir solo una vez antes.

“Este video no apareció en ninguna recomendación o directorio; en cambio, nuestra investigación sugiere que las personas se estaban coordinando y compartiendo el video a través de otros servicios de mensajería en línea”.

Finalmente, Twitch aseguró tener una política de tolerancia cero contra la conducta de odio y anunció que suspenderá permanentemente cualquier cuenta que vuelva a publicar contenido “de este acto aborrecible”.

Comentarios

Load More