Venezuela se queda sin Photoshop

Mensaje de la empresa Adobe en Twitter, en relación con el cumplimiento de la orden del gobierno de Trump. Mensaje de la empresa Adobe en Twitter, en relación con el cumplimiento de la orden del gobierno de Trump.

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Los usuarios en Venezuela del conocido programa de retoque digital Photoshop quedaron en medio del enfrentamiento entre el gobierno estadunidense y el régimen de Nicolás Maduro.

El pasado martes, la empresa californiana Adobe, creadora de diversos softwares de diseño y edición, envió un correo electrónico a sus usuarios en el país sudamericano para informarles que pronto suspenderá ahí sus servicios, en cumplimiento a la orden ejecutiva 13884 emitida por la administración de Donald Trump.

Difundida en agosto pasado, la instrucción de la Casa Blanca prohíbe todas las transacciones entre empresas estadunidenses y compañías o particulares de Venezuela. En ese contexto, Adobe anunció que desactivará todas las cuentas de sus productos en ese país a partir del 29 de octubre de 2019.

Esto significa que los clientes de programas como Photoshop, Ilustrator, InDesign, Lightroom y Dreamweaver, entre los cuales están no sólo usuarios comunes sino empresas de comunicación audiovisual y editorial, tienen hasta el 28 de octubre para descargar cualquier contenido que tengan almacenado en los servidores de Adobe, pues a partir del día siguiente habrá desaparecido.

Suman 41 los programas que dejarán de funcionar, entre ellos Acrobat, fundamental para visualizar y editar archivos Portable Document Format, conocidos popularmente por sus siglas, PDF.

La cruzada del trumpismo para derribar el régimen de Maduro ya tiene entre sus primeras víctimas a diseñadores, ilustradores, publicistas, productores de video y editores de todo género, que probablemente tendrán que recurrir a la piratería, como lo sugieren algunos memes que circularon en Venezuela tras conocerse la noticia

Y quién sabe, porque uno de los principales problemas de esta decisión es que los programas de Adobe ya no son pesadas suites almacenadas en varios discos con un número limitado de licencias para luego instalarse físicamente en la computadora.

Ahora se trata de servicios de suscripción en los que la aplicación opera desde la nube mediante una conexión a internet. De esta forma, con un pago mensual, el usuario que accede al servicio Adobe Creative Cloud no compra cada programa a un precio prohibitivo, sino que lo utiliza para la necesidad específica que deba cubrir. Aunque la reciente decisión de Adobe lo obliga a respaldar sus creaciones… y a buscar una alternativa para continuar su trabajo.

Ya el autollamado “presidente encargado” Juan Guaidó dijo que buscará una forma de que las medidas impulsadas por Washington no afecten al ciudadano común. Una tarea que se antoja más compleja que retocar una foto.

Load More